Archivo de la etiqueta: Teatro

Irredenta, teatro del anhelo

Iredenta, tierra de nadie
Iredenta, tierra de nadie

por José Luis Dávila

Estamos siempre a la caza de aquello que anhelamos; ya en nuestros sueños o nuestras acciones, buscamos que el mundo se configure de tal modo que logremos estar cada vez más cerca de las metas que nos planteamos y con ese fin solemos confiar en ilusiones que nosotros mismos provocamos, ilusiones que se rompen tan fácil que no da tiempo para entender dónde quedó el error, por eso volvemos a caer en ellas. Estamos a la caza, pues, de lo mismo a lo que le servimos como presa. Un círculo vicioso en toda forma.

Poco a poco esa situación nos lleva a límites incomprensibles, a situaciones de riesgo que ni siquiera notamos, y entonces se presentan las dos opciones básicas que todos tienen: seguir avanzando o vivir aferrados. Simple, ¿no?

Hace unas semanas vi Irredenta, una obra que se presenta en Rekámara, teatro íntimo, y que me dejó cuestionarme las aspiraciones que tengo respecto al exterior, a mi entorno y las personas que están en él. Creo que todos hemos pasado por etapas en las cuales existe desesperación y nos anulamos para no sentirla, momentos que preferimos dejar bajo la alfombra con tal de que no nos lastimen, o peor, de que no vean los demás que algo nos lástima porque la debilidad es algo que no nos permitimos.

Iredenta, tierra de nadie
Iredenta, tierra de nadie

Irredenta trata, me parece, de esto mismo, el proceso por el cual alguien evade aquello que tiene y busca eso que no podrá alcanzar, lo hace a través de cuatro miradas distintas, cuatro prostitutas que al avanzar la trama se vuelven entrañables y cercanas, no sólo por la manufactura del guión sino por el ambiente establecido y bien logrado por la dirección, guiada hacia la empatía del público.

Esta obra es una recomendación absoluta, necesaria, que provoca reflexión partiendo de temas que quizá ya se han tocado en otras piezas teatrales, e incluso otros formatos, pero que tiene un toque especial gracias al trabajo actoral, sabiendo retratar los conflictos internos de los personajes y estableciendo los problemas para ser pensados al salir de la función, cuando las emociones se asienten de nuevo en el espectador.

Anuncios

El secreto de Gorco: entrevista a Abdiel Degollado

Cada fin de semana se presenta El secreto de Gorco, una puesta en escena de Pasajeros de Caronte en el Foro Escénico El Nicho, una obra de teatro que presenta el conflicto del amor joven. Tuvimos oportunidad de platicar con Abdiel Degollado, director del proyecto.

El secreto de Gorco
El secreto de Gorco

José Luis Dávila: ¿Por qué representar esta obra de Alberto Chimal?

Abdiel Degollado: Yo ya había hecho esta obra antes. Me gusta. La obra ganó un premio de teatro juvenil hace como 10 años. A mí, en particular, me gusta este teatro ligero, que de repente puede venir todo mundo. No todos buscan dramas, algunas personas le huyen. Está pensado en toda la familia, aunque siempre que hemos intentado obras así, como para niños, quienes menos vienen son niños, siempre vienen personas entre 18 y 30 años. Pero la idea es una obra corta, probada, ligera, en esta idea de divertirte; obviamente, tiene su mensaje, moraleja, la idea es poner algo para todos.

JLD: ¿Qué tan complicado fue montarla?

AD: Fue bastante fácil, creo que es la obra que hemos montado más rápido, en aproximadamente diez ensayos. El equipo es muy comprometido, que ya hay algún suplente y esperamos tener todos suplentes. A la primera, me gustó cómo quedó. Creo que cuando una obra está bien escrita es mucho más sencilla ponerla en escena, y esta obra está muy bien escrita. De repente, por cuestiones logísticas, por el espacio, cortamos, porque originalmente Chimal propone como 8 o 10 personajes, entonces, cortamos algunas cosas o las resolvemos de otra manera. Pero, teniendo el texto, que probablemente fue lo más difícil, lo demás se fue dando de manera intuitiva. Algo que podemos presumir, es que como grupo estamos acoplados, nos conocemos bien, y eso facilita las cosas: ya sabemos cómo somos, sabemos cual podría ser el fuerte de cada quién, y entre todos nos apoyamos para que salga.

JLD: ¿Chimal ha venido a ver la obra?

AD: No la ha venido a ver todavía, espero que venga pronto. Nos dio, rápidamente y sin ningún problema el permiso, la única condición que nos puso fue que le mandáramos fotos, ya le cumplimos, le mandamos algunas fotos. Él está invitadísimo. Además, la idea es estar aquí en El Nicho todo julio, en Cuarto Acto en Cholula, y de ahí irnos a Catemaco; queremos moverla en diferentes espacios, tanto en la ciudad de Puebla, en el estado y viajar por la República.

El secreto de Gorco
El secreto de Gorco

JLD: ¿Cómo ha sido programar sido la itinerancia de la obra?

AD: Estamos empezando, esta es nuestra función número seis. Seguramente será complicado, pero es parte de la gestión, hay que buscar apoyos, espacios. Es la segunda obra que llevamos a Cuarto Acto, pero nos ha ido bien. Es no quitar el dedo del renglón. Hacer teatro es difícil en muchos sentidos, pero perseverar tiene sus recompensas, eso está probado.

JLD: ¿Qué tan larga te gustaría que sea la temporada?

AD: Originalmente la pensamos corta, dos meses. Hay quien hace temporadas mucho más cortas. Y digo corta porque estamos acostumbrados a hacer temporadas de 30, mínimo, 50 si se puede. Y a veces muchas más. Esta la pensamos corta porque cambia la dinámica de grupo cuando ya tenemos un espacio donde tenemos que proponer, porque el público busca más cosas. Cuando no eres parte del espacio, sino que pones la obra y hay otras personas, no estás tan comprometido; aquí nos sentimos con ese compromiso de tener diferentes propuestas para los diferentes públicos, en ese sentido, pensamos una temporada corta, al menos en este espacio, al menos por ahora. Seguramente lo dejaremos descansar un tiempo y regresaremos. La idea es más bien presentarla en otros espacios de Puebla.

Alicia en escena: Entrevista a Marco Polo Rodríguez

El sábado pasado se estrenó Alicia en el País de las Maravillas, en el foro Interiores de Espacio 1900, una puesta en escena que devuelve al clásico de Carroll interpretado por talleristas que están en la línea teatral bajo el cargo del reconocido actor y director Marco Polo Rodríguez, a quien pudimos entrevistar.

José Luis Dávila: ¿Por qué regresar a Alicia en el país de las maravillas, en específico para un grupo de taller de teatro?

Marco Polo Rodríguez: Me parece que es un texto provocador, y además de que es un clásico, porque a todo mundo nos gusta y es uno de los textos consentidos, resulta un reto para cualquier actor o actriz que intente acercarse al escenario, o a una puesta en escena semiprofesional. Ciertamente hay un trabajo constante, en el escenario hay que estar entrenando todos los días. Las tablas también se logran representando, y creo que en ese sentido es afortunado el montaje. Por otro lado, independientemente de los detalles que todavía trabajaremos, también es estimulante para los actores ir hacia un texto que resulta un desafío, porque, bueno, cero escenografía, nos vamos con vestuario, música, y así; creo que cada uno de ellos está haciendo su mejor esfuerzo.

Marco Polo Rodríguez y José Luis Dávila - Fotografía por Job Melamed
Marco Polo Rodríguez y José Luis Dávila – Fotografía por Job Melamed

JLD: ¿Qué dificultades encontraste para la preparación de la obra?

MPR: En realidad, la mayoría no tiene mucha experiencia o ha sido nula. De la mayoría de los actores y actrices que vimos, hoy es su primera experiencia teatral, y creo que eso es muy importante porque te marca para toda la vida. Aquí el desafío es trabajar con disciplina, con compromiso, como siempre nos lo han enseñado nuestros grandes maestros, con disposición, porque sabemos que teniendo este elemento podemos hacer todo. Están en una búsqueda constante de trabajar, no solamente para el escenario sino para la vida, que es algo que siempre les he tratado de inculcar y mantener a flote.

JLD: Precisamente, en esa cuestión, ¿qué valor tiene para ellos, para su formación, ser parte de este taller?

MPR: Principalmente, romper con nuestros paradigmas, las estructuras que traemos, los vicios que como personas venimos arrastrando desde la familia, desde que nacemos. Y entonces encontrar otra posibilidad de expresión, una manera distinta de pensar, de ver el mundo, y también de cambiar tu propia vida, porque el teatro te transforma, te trastoca desde el interior, y creo que ese trabajo, al final, se ve en la puesta en escena. El desafío es constante, es cotidiano. No se termina nunca. Incluso los actores que tenemos varios años trabajando seguimos sin quitar el dedo del renglón y pensando que la creación es el acto más importante del artista.

JLD: ¿Cuál es el futuro que te gustaría para este taller?

MPR: Llegar un montaje profesional en un tiempo en que resulta crucial, sobre todo en Puebla, mostrar diversidad de propuestas. El reto es llegar con un texto más arriesgado y que implique verdaderamente un trabajo actoral.

Encontrar la soledad: Confesiones de una jaiba

por José Luis Dávila

Estamos acostumbrados a un mundo donde conectar con otros no queda como opción, sino como necesidad; un síntoma que aísla más que el aislamiento mismo. Encajar. Pertenecer. Identificarse. Todas acciones que buscan dejar de lado la soledad, porque la soledad es terrible, dicen. En la soledad te encuentras contigo mismo, y nadie quiere verse a solas con ese monstruo. Lo evitamos tanto que nos hacemos daño en el proceso.

La huida estéril de la soledad y su encuentro como un bálsamo, ese es el tema central de Confesiones de una jaiba, monólogo protagonizado por Joshua Sánchez, en el que la comedia explora una semana de dramas personales en la vida de un mesero que se enfrenta a las ideas familiares y el sesgo que éstas dan a sus acciones.

Dirigida por Ángel Sánchez y producida por Pasajeros de Caronte Teatro, esta obra es un coming of age adulto que se sostiene en la actuación, apunta a un entendimiento de la relación con uno mismo en la etapa que las ilusiones se encuentran desvaneciéndose y la realidad pone la disyuntiva: seguir siendo lo que los demás esperan o ser quien se quiere ser.

Es imposible decir más sin redundar, pues Confesiones de una jaiba es una propuesta inteligente y disfrutable para estos tiempos, una pieza teatral que no debe pasar desapercibida.

Todas tenemos la misma historia, y debe ser contada

Como para no dejar que olvidemos los problemas estereotípicos que nos aquejan, como para no dejar que los neguemos con lo correctamente político, como para no dejar de reflexionar sobre aquello que damos por desaparecido pero que sabemos que seguimos reproduciendo, así se nos presenta Todas tenemos la misma historia, un monólogo de Darío Fo y Franca Rame que es interpretado, en esta ocasión, por Eliza Carrazco y dirigido por Marco Polo Rodríguez.

La puesta en escena nos muestra la historia de tres momentos donde una mujer cruza por los estados amoroso, sexual y parental para poder descubrir que en el fondo existen constantes inevitablemente sociales que marcan a todas sus congéneres, constantes que sabe debe vencer pero que no puede dejar de lado tan fácil, ya sea por decisión propia, ya sea por la presión que ejerce el exterior en ella.

Esta obra en tono de burla parece buscar exponer la lucha por eliminar las generalizaciones por condición de género a través de una voz en cambio constante, una voz que denota el crecimiento en cada etapa que enfrenta, algo que Carrazco logra, captando la total atención del público.

Con todo esto, Todas tenemos la misma historia es necesaria de ver durante la temporada que tendrá, presentándose cada sábado de febrero en La Mezcalería Coyoacán a las 6 de la tarde.

El otro Pinocho, nueva propuesta escénica para sentirse completo

wpid-20151122_162003.jpg
El otro Pinocho

por José Luis Dávila

¿Quiénes somos? ¿Somos quienes somos? ¿Esos que somos, somos completos? Es decir, si nos preguntáramos cada día estas cosas, ¿cada día tendríamos la seguridad de una respuesta estable? La verdad es que no; estamos atados a los sucesos diarios, a cambiar con cada minuto del día; con cada acontecimiento tenemos nuevas perspectivas y diferentes formas de apropiarnos de eso que llamamos vida, y que no es más que la concatenación de todo aquello que hemos sido hasta el punto en el cual estemos.

wpid-20151122_162733.jpg
El otro Pinocho

De responder esas preguntas es que va El otro Pinocho, la nueva puesta en escena de Pasajeros de Caronte, una obra que a primera vista podría parecernos infantil, pero que se cuestiona fuertemente el papel de la sociedad en el desarrollo del individuo desde sus primeros roces con la cultura mediática que nos impulsa a creer en la solución de “cuento de hadas”, en que todo debe ser igual para todos porque malentendemos las ilusiones y la magia, esperando merecer cumplirse nuestros anhelos de superioridad moral y estética.

wpid-20151122_161651.jpg
El otro Pinocho

Seguir leyendo El otro Pinocho, nueva propuesta escénica para sentirse completo

Fragmentos y reconstrucciones: Pasajeros de Caronte presenta Cinta adhesiva transparente

Cinta adhesiva transparente
Cinta adhesiva transparente

por José Luis Dávila

Estamos atados a las imágenes. Casi todo en nuestro mundo se piensa como imagen o se traduce en ella. Incluso nosotros mismos somos una imagen que se pierde entre miles y miles de imágenes más que van por la calle pensando en imágenes. Además, hay modos para ver la imagen que somos. Los espejos, por ejemplo, devuelven la forma que tenemos ante los demás, bien o mal pero completos. Y ese es precisamente el problema con los espejos, permiten que nos mintamos, que evitemos entendernos cómo realmente estamos: fragmentados, rotos como el plato que tiramos de la mesa cuando éramos pequeños, al cual tratamos de componer con cinta adhesiva transparente, esperando que nadie se diera cuenta, escondiéndolo todo lo posible hasta que un día somos descubiertos.

¿Qué pasa entonces? Igual que como los niños, después de negarlo tanto como podemos, nos justificamos absurdamente para evitar el regaño. Pero el regaño siempre llega. Las consecuencias de no hacerse responsable nos enfrentan para hacernos maduros y honestos, sobre todo con nosotros mismos, para enseñarnos que la cinta adhesiva transparente funciona, sí, pero quizá hay mejores opciones.

De lo anterior parte la nueva propuesta escénica de Pasajeros de Caronte, una obra que cuenta cómo uno se puede contar a sí mismo quién es y por qué. Un ejercicio teatral que implica tanto a actores y público como participantes del espacio que se crea para narrar el proceso de reconstrucción de cada personaje, quienes son interpretados por Joshua Sánchez, Christian Paola Aguilar, Juan José Ortega, y dirigidos por Abdiel Degollado.

Cinta adhesiva transparente es una obra que se mueve al interior de los espectadores para decirles lo que ya saben, y sacarlo a la luz; si estamos en pedazos, si cada uno busca la forma propia de repararse, ¿no sería bueno encontrar una que nos deje enteros de una vez por todas?

*Cinta adhesiva transparente se presenta todos los sábados a las 6:00 p.m. en el Foro Fernando Soler Palavicini

Missing

Por Emanuel Bravo Gutiérrez

Recordamos más que con sólo palabras. Recordamos con todo nuestro ser, recordamos las voces de nuestros padres, las voces de nuestros amigos, sus aromas, la luz tintineante de sus miradas, la forma de sus sombras, el ritmo de sus pasos, la potencia de sus movimientos, recordamos con toda nuestra piel, con todo nuestro cuerpo en una danza que nos sumerge una y otra vez en aguas a cuya corriente no siempre nos podemos oponer. Nadamos en la profundidad de nuestro pasado, la ración de tiempo que nos ha proporcionado la vida, pero no siempre salimos indemnes de semejante travesía.

El día 15 de mayo se presentó en el Teatro Principal a las 19:00 la puesta en escena titulada Missing de la compañía de teatro británica Gecko dentro del marco de actividades del Festival Internacional 5 de Mayo.

Missing nos presenta una travesía al pasado de Lily. Me gustaría poder decir más de la historia, pero eso sería un error más que un acierto. Missing va más allá de la simple historia. Los recuerdos en ocasiones desordenados, las repeticiones superpuestas, los distintos planos que con la danza son hilvanados por los actores y bailarines nos pone a la vista una obra caleidoscópica, que fluye incesante, sin pausa, con ritmos distintos, con cronologías dispares. No sabemos de dónde vendrá la siguiente escena, cada una nos toma por sorpresa, cada una nos asalta, nos revela, nos esconde, nos muestra, nos insinúa, cada una de ellas forma parte de un mosaico que cada espectador debe armar, porque Missing ofrece muchísimas lecturas al espectador, lo cual enriquece su experiencia, la hace única.

La obra combina distintos elementos experimentales cuya riqueza visual presenta uno de sus mayores atractivos para el espectador. Los diálogos están conformados en distintos idiomas, inglés, francés, español y alemán. Adquiere pues un carácter universal, situaciones que todos pueden entender, pero que confluyen en lecturas particulares.

El elenco está conformado por Anna Finkel, Amit Lahav, Chris Evans, Georgina Roberts y Ryen Perkins-Gangnes. Mientras que el equipo técnico está integrado por Laura Hammond, Mishi Bekesi, Matt O’Leary y Nathan Johnson. Todos son dirigidos por Rich Rusk y Amit Lahav.

La obra contará con otras dos funciones el día 16 y 17 de mayo a las 16:00 horas en el Teatro Principal, la entrada es totalmente gratuita.

Los Amigos: del absurdo a la conciencia

Los amigos
Los amigos

Somos uno atado a nosotros mismos. Estamos a la deriva del espejo en que nos encontramos una y otra vez, hasta el infinito; espejo empañado, por cierto, consecuencia del exterior que nos domina. Estamos, pues, tan descentralizados que ya no sabemos si somos uno u otro, o el otro del uno. O el aquél de este lado por allá. Un absurdo, eso pasa. Un poderoso yo que es todos a la vez dentro del mismo espacio.

Los amigos, de Antonio González Caballero, están en esa sincronía del absurdo que posibilita la lógica anterior. Una puesta en escena que ya tiene larga vida y aún así es tan actual que al final deja con el sabor de boca metálico de la resaca luego de beber tanta realidad envasada en el escenario. Es una obra a la que hay que acercarse con ojo crítico y paciencia, porque si al inicio puede parecer vacía, poco a poco todo el encadenamiento escénico cobra sentido y da fuerza a las palabras de cada personaje –quizá el único personaje- que vemos descarnándose bajo las luces.

Los amigos
Los amigos

¿Qué más se puede decir? Que vayan a verla y apreciarla, reír e incomodarse, a desconcertarse y repensarse. A descubrir si son fragmentos ante un espejo.

Esta obra se representa en el Teatro Alerquín, en Espacio 1900, aquí en Puebla, dirigida por Gerardo Morbius y actuada por el grupo teatral Cartucho Quemado (Santiago Cabrera, Alma Orta, Fabián m. Ruiz, Fer Montero, Abigail Rocha y Ana Karen Castillo Solís). Pueden ir todos los sábados a las 7:00 p.m.

por José Luis Dávila

Juego de niñas: Muestra de teatro hecho por niños y niñas Puebla 2015

“Se escuchan susurros a lo lejos, la noche se cuela entre los árboles y todo lo cubre con su lengua oscura,  el viento monta su carruaje de secretos y de historias, de relatos de ancianas de pueblo. Rita es una niña que aprendió a no tenerle miedo a nada, por ello la noche ni la oscuridad más aterradora serán obstáculos para su curiosidad, la cual la envolverá en una historia llena de misterio.”

El día 27 de enero dio inicio, en el Teatro Principal, la muestra de “Teatro hecho por niños y niñas, en la ciudad de Puebla. La obra inaugural fue Juego de niñas presentada por  la Escuela de Iniciación Artística Asociada al Instituto Nacional de Bellas Artes G44 (INBA-TETIEM).

Con un nutrido público, la obra escrita por Luis Santillán y dirigida por José Carlos Alonso Hernández nos cuenta la historia de Rita, una niña que conocerá el mundo de los muertos de la mano de una pequeña difunta. La muerte puede ser tan divertida como la vida, el miedo que los hombres le tienen es un miedo normal para aquellos que temen lo que no conocen, sin embargo, Rita llegará a comprender lo que significa la muerte sin que el temor la envuelva.

Con una historia llena de misterio, inicia la muestra que tiene como  fin acercar a los más pequeños al mundo de teatro. Las puestas en escena continuarán los días, 28, 29 y 30 de enero, entre los estados invitados se encuentran Chiapas, Hidalgo, Morelos, San Luis Potosí, Sonora y Tamaulipas. De esta manera, Puebla abre sus puertas a nuevas propuestas escénicas y didácticas para el público infantil.