Archivo de la etiqueta: Rock

Always somewhere: la música en la imagen.

por José Luis Dávila

Son los gritos, la expectación, los empujones, todo al mismo tiempo. Las primeras notas entonces, y sale la banda hacia los reflectores. Los amplificadores esparcen el sonido por todo el lugar, se mete por los oídos, sale en los movimientos, en las cabezas que van de atrás hacia adelante, de adelante a atrás. Los ojos de cientos, muchas veces de miles, sobre los escenarios, los ojos que esperan capturar instantes para guardarlos, para apalabrarlos, para compartirlos, para tenerlos presentes cada que el recuerdo ataque, cada que se escuche de nuevo esa canción dondequiera que se esté, que se escuchen los gritos, vuelva la expectación, se sientan los empujones, todo al mismo tiempo desde las primeras notas a las últimas, mientras, con los ojos cerrados, se ve a la banda bajo los reflectores.

Rebeca Martell tiene la capacidad de concentrar toda esa experiencia en sus fotografías. Cada una de las piezas que componen la exposición Always somewhere, presentada en la Fototeca Juan Crisóstomo Méndez, evoca la idea del momento transcurrido dentro del click, la idea de la atemporalidad de los ídolos ajenos y propios, una atemporalidad tanto social como personal, representativa de la música que a ella le atrae como canto de sirenas: el rock en la amplitud de sus variaciones.

Always somewhere tiene el discreto encanto de la sensibilidad musical en la imagen, y es por ese valor que debe ser visitada. Cada una de las piezas que muestra es también contenedora –quizá fuera de intención– de la fuerza que existió dentro del margen experiencial de la fotografía; en todo caso, Martell logra transmitir la emotividad del momento casi efímero que sucede dentro del concierto y, por medio de su cámara, deja que ese momento suceda en la sala de exposición para el espectador.

Para todo amante de la música esta es una exposición imperdible.

Anuncios

De tradición y nuevas rolas

Conferencia - Diario Reto
Conferencia – Diario Reto

Por Staff Cinco Centros

Esta mañana, se presentó De tradición y nuevas rolas. Una iniciativa de la Dirección General de Culturas Populares, en la que se busca rescatar parte de la tradición musical de los pueblos indígenas. Ésta, a su vez, se ha puesto a la vanguardia gracias a procesos interculturales que la fusionan con otras expresiones musicales como el rock, el hip hop, el reggae, etc.

Asimismo, se presentó el disco Piltontzintzin ihuan Pocotzitzin Tlenica moztla mohuicatia (Las niñas y los niños cantan para mañana), del Grupo Rockercoatl, y el video Puebla Urbana,  creado por Iván Flores Méndez y Blanca Elizabeth Ángel Merino.

Este festival se llevará a cabo del 10 al 12 de julio. Lo cual representa una buena oportunidad para que los poblanos se acerquen y conozcan estas propuestas, las cuales se llevaron a cabo gracias al Programa de Apoyo a las Culturas Municipales y Comunitarias (PACMYC).

El ya de por sí podrido cadáver del rock

Marilyn Manson - Imagen pública
Marilyn Manson – Imagen pública

por José Luis Dávila

en respuesta a Gerson Tovar

Justo como en 1882, cuando Nietzsche escribe en La gaya ciencia que Dios ha muerto, Marilyn Manson en 1998 canta en el Mechanical animals que el rock ha tenido ese mismo destino. Que incluso está más muerto que la muerte. Han pasado diecisiete años desde entonces, diecisiete años tediosos en los que nacen y mueren grandes cantidades de proyectos musicales que no saben mantenerse en escena porque aún aspiran a hacer rock, pobres ilusos.

Yo no creo en el rock de, al menos, los últimos veinte años. Creo que ha habido pequeños destellos de genialidad, pero tan pocos que no son nada. Lo que es peor, aquellos que lo hacían subsistir han sido cambiados por los tiempos y el sutil encanto de la actualidad. El sonido crudo de la ciudad descarnada por el rasgueo sobre las cuerdas de la guitarra, marcada desde el amanecer por la marcha de la batería, noctambula en la profundidad del bajo, elevada a los cielos durante el grito de la voz contra lo establecido por la sociedad que no ve bien a quienes se manifiestan en música furiosa pero sencilla, sin pretensiones, sin poses, todo eso está extinto como los dinosaurios después del cometa, adaptándose a nuevos climas para no dejar de ser pero tampoco siendo ellos mismos.

Nietzsche - Imagen pública
Nietzsche – Imagen pública

El rock, lamento decirlo, nunca volverá, ni siquiera en forma de fichas. Ante este panorama, hay que voltear a otros lados, saber abrir los oídos y entender que ahora estamos en la era de los híbridos sonoros. Aquello que se llamó britpop abrió la puerta del bar con una patada y todos se voltearon a verlo. De ahí partimos ahora. El rock estaba decadente en ese entonces y el metal se estancó junto con él, tanto que las mismas bandas de hace treinta años son las que mejor crítica tienen ahora que su popularidad entró en el mainstream. Era necesario un sonido nuevo, revuelto, independiente de las concepciones anteriores. El último gran ícono, quizá discutiblemente, del rock fue Kurt Cobain, pero para cuando su muerte cimbró, ya había precedentes de que el fin de una era estaba cerca, ya estaban esas bandas de la cotidianidad sin ánimo, aceptada, desglosada en versos y expuesta en el escenario para ser contemplada sin afrentas sino con despreocupación y sarcasmo.

Long live rock n' roll - Imagen pública
Long live rock n’ roll – Imagen pública

Esas bandas no querían ser rock, querían una identidad propia. La crítica fue la que les encasilló, por necesidad de sustitución, por inseguridad ante las propuesta del futuro como una experimentación constante para reemplazar aquello que es irremplazable. Actualmente sufrimos las consecuencias de ese proceso de negación ante las nuevas perspectivas de hace años. Entiendo que muchas personas se confundirán al pensar en la gran cantidad de denominaciones que ahora se tienen y que usan como referencia al rock, pues tendemos a categorizar géneros a través de la necesidad de un rock al cual no queremos enterrar, al que aún nos aferramos y queremos tenerlo siempre cerca aunque ya apeste. No sabemos honrarlo. La culpa no es de las bandas actuales, es de nosotros por no ser más críticos y permitirles creer que pertenecen a eso que ya debería estar bajo tierra, no olvidado, pero sí homenajeado, con respeto y no con alquímicas intenciones para reavivarlo.

A los cadáveres hay que dejarlos en las tumbas y visitarlos para mostrarles respeto por sus acciones en vida. A los vivos hay que mostrarles los límites que tienen para evitar que se maten antes de tiempo, y para que no se pudran en vida como ya les pasa a muchos.

Kurt Cobain: un montaje basura

Por Gerson Tovar

Kurt Cobain, la voz de una generación, regresa de la manera más deshonrosa posible. En las siguientes líneas desearía expresar una breve opinión sobre el documental de HBO Kurt Cobain: Montage of Heck. Sé que nadie me la pidió, ¡pero qué diablos! La traducción del título sería algo así como Un montaje del diablo. Aún no me familiarizo bien con la expresión, pero si le diera un significado sería de lo más peyorativo. ¿A qué me refiero?

Hace unas semanas, un amigo me dio la noticiada de que se estrenaría un documental sobre Kurt y recordé el bien logrado 20,000 Days on the Earth en donde Nick Cave demuestra su grandeza musical y literaria. Un recorrido fílmico elegante que aborda fragmentos de su memoria y su vida. El documental es casi exclusivo para fans aguerridos del australiano. Hasta ese momento no era fanboy de Cave pero disfrute su documental además de permitirme ver a 20,000 días como un concepto ideal en el terreno de los documentales.

Regresando a Cobain, la producción de HBO es única y exclusivamente para sacar dinero y está lejos de la elegancia que nos entregó Cave. No me malinterpreten. Nirvana marcó un antes y después en mi vida. El enojo en sus letras y el frenetismo de su música lo hace una fórmula ganadora, y si a eso le sumamos problemas familiares y esa época oscura llena de cambios conocida como pubertad, lo que tenemos ante notros no sólo es aire fresco sino unos nuevos pulmones. Y es decepcionante que la rebeldía que logró Cobain y Nirvana en su momento ahora se nos presente como una mercancía barata. Tampoco es que en su tiempo la industria musical no intentara hacer lo mismo, pero hay que tener un poco de respeto hacia los muertos.

Más que documental, lo podríamos definir como un Talk Show con interludios musicales y crestomatías animadas. Nos presentan a familiares y amigos con anécdotas muy personales que exhiben a un Kurt inmaduro, paranoico, necio y adicto, colmado de conflictos debido a una familia disfuncional que lo rechazó. El líder de la mítica banda Nirvana es despojado de todo misticismo y se despliega ante nosotros como un hombre frágil física y mentalmente. ¿Y si lo era, qué importa? El filme omite muchos pasajes de su vida, que bien se pudieron centrarse en su producción artística o resaltar su humanidad. Pero no, sólo se enfocan en intentar conmover a nueva generación de consumidores de la cultura alternativa y revivir el mito del músico de rock.

Tengo que resaltar que el director Brett Morgen no tiene claro qué hacer con este documental. La forma en que nos lo presenta va de la clásica entrevista al empleo de materiales audiovisuales pasando por diferentes tipos de animaciones. Y esto último es su mayor problema. En su afán de experimentar y verse novedoso, pagó un precio alto: dejó al film sin una identidad.  Lo más patético es la aparición de Courtney Love. En las partes finales, el filme se dedicada a consagrar su imagen como compañera y madre abnegada que a pesar de las adiciones y conflictos siguió con su vida. Parece que la honestidad no cabe en el vocabulario de esta mujer.

Pero basta de mierda. ¿Qué podemos rescatar de dos horas de documental? A mi parecer algo valioso que aporta la producción es la recopilación de diarios, periódicos y material audiovisual que aportó la familia. La primera parte del documental, que es la más consistente,  rescata muy bien estos materiales. Líneas arriba mencioné que la animación es uno de los puntos más flojos del documental; pero hay una escena que explica el proceso creativo de la primera etapa de Cobain. Ésta es la mejor en la película, mezcla una grabación de audio del mismo Kurt mientras la animación corre y va mostrando actividades que realizaba mientas estaba solo, como ver televisión todo el día,  practicar con su guitarra, grabar audios de su voz o escribir la letra de una canción. Actividades que parecerían inútiles pero que son interesantes para apreciar el vínculo existente entre creatividad, pereza y soledad. Y así podría seguir y seguir con ideas que tengo en la mente sobre este montaje basura.

En fin, estas son mis conclusiones: 1) Si eres fan casual, lo disfrutarás, pero si eres fan de verdad te sentirás ofendido; y si no eres fan, ni lo veas no hay nada nuevo bajo el sol. 2) Es un documental que busca generar un mercado en el público joven. 3) A los muertos se les puede seguir sacando lana. 4) Courtney Love por más que intente limpiar su nombre siempre será una perra que se aprovecha de la fama de alguien más.

Quizás exagere y el impacto no sea evidente en México ni el mundo, pero de que aumentará las ventas de su música, no me cabe la menor duda. Temporalmente, este público no sólo está lejos de la propuesta de rebeldía y libertad de Nirvana, sino también de R.E.M., Faith no more, Alice in Chains o Pearl Jam, y en general del grunge –la última gran ola del rock creativo y rebelde–  y que me disculpe mi estimado J. L. Dávila, pero Blur, Oasis, Radiohead y demás son putitos y sólo vinieron re-matar el ya de por sí podrido cadáver del rock.

Troker, mestizaje de los sonidos

Históricamente somos un pueblo de mestizajes que se dan en todos los aspectos de nuestra cultura; casi seguramente sea a causa del proceso colonialista que vivimos hace unos quinientos años, que desde entonces acostumbramos buscar el lugar adecuado donde elementos dispares armonizan para crear algo distinto a aquello que nos rodea. Puebla es una ciudad ejemplar para esto: la comida que combina sabores, el diseño urbano que hace convivir tantos estilos arquitectónicos, las costumbres que conjugan tradición y modernidad, todo el estilo de vida que tenemos como sociedad parte y se dirige a la misma idea de mestizaje.

Así pues, cuando Troker se hizo presente hace unos días en el zócalo de la ciudad, como parte del Festival 5 de Mayo, no era para menos que los asistentes disfrutaran tanto de ellos. Provenientes de Guadalajara, Troker es una banda en cuya trayectoria está presente la creación a través del establecimiento de puentes entre distintos estilos musicales, transitando del blues al rock, provcando al hard-groove jazz, y de ahí a la cumbia incluso, todo aderezado con un toque de psicodelia visual en sus conciertos.

Desde Chapala Blues a Príncipe Charro, Troker tiene un repertorio atestado de ritmos que se impregnan en quien los escucha; son evocaciones sobre la cultura mexicana desarrolladas en sonidos que pocas veces se piensan alrededor de ella, generando una experiencia distinta de la común pero al mismo tiempo apegada a los paisajes y tradiciones que todos conocemos.

Troker ha sido una de las bandas más grandes del festival de este año, una que vale la pena seguir desde ahora y no perderle la pista, pues tienen todo para lograr representar a la modernidad nacional desde un mestizaje musical que debemos apreciar.

por José Luis Dávila

Rock poblano: La Trola presentará su nuevo disco el 1 de marzo

por Victoria Sandoval

Hoy estuvimos con La Trola en Profética mientras anunciaron el lanzamiento de su disco, La Trola, y respondieron algunas preguntas.

Imagen
De izquierda a derecha: Gustavo Espíndola, Arturo Muñoz Carcará, Erick Arellano y Gary Espíndola – Fotografía por Victoria Sandoval

Los integrantes del grupo Arturo Munóz Carcará (vocalista y guitarrista), Gustavo Espíndola (guitarrista), Gary Espíndola (Baterísta y guitarrista) y Erick Arellano (bajista) hablaron sobre cómo el disco lo sacaron de forma independiente “casi está hecho con nuestras propias manos”.

Después de tres años de postproducción tienen ahora 14 canciones, que incluyen colaboraciones de Fede Schmucler en los teclados, Jacob Arroyo también en teclados y Freddy Jimenez en la trompeta y la mezcla. Los chicos de La Trola nos contaron que estas canciones fueron grabadas en sus casas con una consola y equipo que ellos mismos fueron comprando, junto con la empresa La Fondeadora consiguieron quienes les ayudaran con el diseño de la portada, la fotografía y la impresión.

Sobre el nombre de la banda, éste fue elegido por su multiplicidad de significados, en Argentina Trola significa mujer de la vida gánate, o prostituta, mientras que es una pate del encendedor, en España es una mentira y así en otros lugares.

Sus canciones las graban tal como las tocan en vivo, la tecnología ofrece muchas posibilidades y les es tentador utilizar los instrumentos digitales pero la banda opta por conservar la grabación fiel a lo que se escucha cuando ellos tocan.

Imagen
La Trola durante la rueda de prensa – Fotografía por Victoria Sandoval

Expusieron su postura con respecto a la industria musical haciendo énfasis en que están en contra de que unas bandas deban “lanzarse sobre otras, peleando por sobresalir” ellos siempre han creído que la música no se hace para ser famoso “provenimos d la ancestral tradición de sobrevivir a a ciudad como músicos callejeros, que con el tiempo y la necesidad aprendimos a hacer sonar nuestras voces e instrumentos de manera neandertal” para competir con todo el ruiderío de la ciudad.

En cuanto a su música, refleja el movimiento social de su generación, o de las generaciones que abarca La Trola ya que hay integrantes de varias, las experiencias se reflejan en sus rolas de forma un tanto pesimista, ellos lo admiten, pero eso sí, buscando denunciar lo negativo y hacer un poco de conciencia.

Imagen
Portada del disco – Fotografía por Victoria Sandoval

El disco de La Trola lo van a presentar este sábado en Rockutla(5 poniente 705) a las 9 de la noche, evento durante el cual decidieron que no habrá banda telonera, pero -dice Gary, el baterista- esperamos que asistan algunos invitados especiales de otras bandas y tener varias sorpresas para nuestros fans y amigos.

Las peores 20 bandas mexicanas de la historia (Parte II)

por Carlos Morales Galicia y José Luis Dávila

10. Coda

En su fugaz momento de gloria fueron comparados con Bon Jovi, como si ser comparados con esos perdedores fuera motivo de orgullo; esta bandita tuvo un one hit wonder: Aún, una rola que ha pasado de generación en generación y que sigue siendo la predilecta de karaokes y borrachos, en ese orden. Le hicieron un bien a la humanidad al separarse, aunque alguna vez leímos Coda: el regreso. Esperamos haya sido una broma de mal gusto, pues se encontraba junto a un anuncio de un cine porno, y el porno y nuestros oídos merecen ser respetados.

9.  Anabantha

En 1997, los conocidos como Duan Marie y Vlad Landeros decidieron formar su banda de metal gótico defeña, emulando a Lacrimosa, y pretendiendo lograr estar al nivel de los mismos Tilo Wolff y Anne Nurmi. Sin embargo, esto no sucedió. Con tendencia los temas melosos en las letras y la música que más bien parece un mero acompañamiento improvisado a una voz totalmente desfasada y plana, con agudos que nada aportan. Quizá sin esos elementos tan feos que son la voz de Duan Marie y sus versos de amor escritos para nenas malas que se quieren sentir bien darks, hubieran sido una buena idea. Como diría la ahora famosa Karen sobre el pendejo de Bieber: Recapaciten, Anabantha, recapaciten.

8. Sombrero Verde

Sabemos que no deberíamos dedicarles tantas líneas a esta atrocidad de “nuestro rock”, pero es inevitable hacer mención porque como muchos de ustedes saben, de esta banda echaría raíces una aún peor. Se supone que cuando inicias una banda de música te sobrepones a muchas circunstancias, entre ellas, a ser un inexperto y al pasar del tiempo vas en búsqueda de un estilo. Algo que en estos tapatíos no sucedió jamás. No hace falta ahondar más. Pasaron de ser una asquerosa banda de garaje, a ser una asquerosa banda masiva muchos años más tarde.

7. Kenny y los Eléctricos

Los ochentas son esa década que nunca vamos a olvidar, más que nada por todas las cosas horribles que aparecieron. Una de esas cosas es esta banda que tiene como frontwoman a Kenny Avilés, quien es la única que cree que vale la pena escucharla y ha reformado la banda varias veces en estos treinta años. Para que entiendan bien: ella es como la tía borracha que cuando agarra el micrófono del karaoke, no hay quien se lo pueda quitar. En sus mejores tiempos, el sonido de la banda era igual que el de Timbiriche pero con el volumen un poco más alto. Ahora, pues es igual, lo cual nos hace dudar si en verdad tuvo “mejores tiempos”. Ay, Kenny, huimos, huimos de ti.

6. Rostros Ocultos

Aunque ustedes no lo crean, esta banda continúa en activo. Seguramente el nombre no les dice nada, pero han escuchado en algún bar, una boda, o publicidad de tienda de autoservicio, esto: “Llegando a la fiesta, te veo besándote con otro, yo no lo quiero, hoy te tengo que olvidar”. Así es, Rostros ocultos son los culpables de esa rolita ardilla y harto ochentera que, como No rompas más y el Payaso del rodeo, siempre serán el encore de chicos y grandes. Algo que ignorábamos era su vasta discografía y los músicos que han pasado por sus filas y que han colaborado con ellos, incluido el mismísimo Andrés Calamaro. Sin embargo, esa canción los encasilló y pasarán a la eternidad por aquél buen y lamentable episodio de nuestra música llamada: Rock en tu idioma.

5. PXNDX (Panda)

La “avanzada regia” no podía quedar fuera de los primeros diez lugares de esta lista. A ver, cómo decir que estos tipitos de Monterrey, que aseguran que no les gusta encasillarse en un estilo pero siempre suenan igual, y cuando no suenan igual es porque lo que están tocando es parte de esas 35 canciones que se les han demostrado que plagiaron de bandas mundialmente reconocidas, como My Chemical Romance, Green Day, Fall Out Boy, Sum 41 y Blink 182. O sea, goei, ¿quién carajo es tan pendejo como para robarse canciones de los putos de My Chemical Romance, que apestan infinitamente? Lo más gracioso es que cuando se les pregunta al respecto, se ofenden, e incluso se atreven a declarar cosas como las que dice su baterista: «Pero no robamos, es coincidencia, no sé… Es que adrede no se hizo, no se hizo con ninguna mala intención, igual y no sé, el subconsciente te traiciona…».  Además, ¿cuál es el problema con poner x en lugar de a? ¿Acaso tomaron clases de español online a través de metroflog?  Lo peor es que hay muchas personas que los escuchan y consideran que son una de las mejores bandas que existen, porque, dicen, se identifican con lo que expresan. Obviamente, para tener el valor de decir eso hay que ser o muy imbécil musicalmente hablando, o…no, pues esa es la única razón. Pxnda (obviamente lo podemos escribir como queramos, porque de todos modos les vale madres como se escriba), ustedes son una enfermedad en casa, esto es con desprecio para ustedes.

4. El Tri

Ser de Puebla nunca ha sido un orgullo para nosotros, pese a que haya individuos que traten de ensalzar lo pipope. No conformes con darle al país gente tan despreciable como Díaz Ordaz, Capulina, los Mascabrothers y el Gober Precioso, más los que se acumulen en los próximos años, también teníamos que destacar (sic) en el rock and roll, ni más ni menos que con Alex Lora. Que tienen muchos años tocando, sí. Que sobrevivieron al veto impuesto por el PRI hacia el rock, más o menitos, como diría Gris Toledo. Ya que Alejandro Lora ha hecho toda su carrera gracias a tirarle mierda a ese partido y creerse un cronista de todo lo que acontece en el país. No conforme con ello, tomó, cual Miguel Hidalgo, a la Virgen de Guadalupe y la hizo su estandarte: la poblanidad nunca se puede esconder. El único Tri que tuvo calidad fue el de Mariano Soto y el Cóndor. Hasta que llegó la Chela, y no fueron las adicciones las que fracturaron el grupo, sino ese amargado y terrible ser. Actualmente siguen ostentando el título de la banda “más grande del país”, si es que eso representa algo dentro del rock mexicano. El chavo de onda pasó a ser el ruquito grosero y se ha perdido en sus obsesiones. A veces, se agradece que a las bandas les llegue su tiempo y desaparezcan cuando no dan para más.

3. Jaguares

En 1995 se disolvió una de las mejoras bandas que ha dado este país: Caifanes. Pero el ego de su frontman no se iba a conformar con algo así, entonces organizó lo que ahora y por quince años duró conociéndose como Jaguares. Saúl Hernández, quien hubiera ido ahuyentando a todos sus compañeros de Caifanes por diversos motivos en los que la constante era su ego, reunió a algunos buenos músicos e hizo lo que mejor saber hacer: echarlos a perder. Pero esto no bastó, y para no perder la costumbre, en cada disco se pueden ver varios cambios en los integrantes, algo así como si Hernández fuera el Dave Mustaine de su propio Megadeth. Aunque la comparación no es nada justa, porque los de Megadeth son unos excelentes músicos, letristas y showmans, mientras que Hernández para lo único que es bueno es para pelearse con sus compañeros. Como sea, al menos tienen una buena canción, se llama Fin. Lástima que Saúl no entendió esa parte donde dice que “todo tiene un fin” hasta el 2010. (Sin embargo, hasta eso es dudoso, porque luego orquestó el regreso de Caifanes, y luego el regreso del regreso, y el regreso del regreso del regreso…y así).

2. Maná

Esta es la parte aburrida de la lista porque todos lo saben, hasta ellos: apestan. Tras la desastrosa etapa como Sombrero Verde, uno pensaría que caerían en la cuenta de que no tenían un futuro en la música, sin embargo, la necedad en muchos casos rinde frutos y tras muchos años de sinsabores, de andar por todo el país en una Van, con los instrumentos amontonados, sin que nadie se interesara pos su música, el éxito les llegó. La carrera de Maná está basada en tocar una canción toda su vida, llena de lugares comunes. Fernando Olvera es un cáncer de la música mexicana y por sus composiciones pseudopoéticas arjonescas, merece ser buleado dos veces en nuestra lista.

1. Moderatto

Era una buena parodia. Luego, las personas los empezaron a tomar en serio. Luego ellos mismos se empezaron a tomar en serio. Entonces fue cuando todo valió madres. Formada por ex integrantes de Fobia y Molotov, se dedicaban a hacer versiones de canciones ochenteras, exacerbando los elementos glam de la época. Poco a poco, como pasa con muchos, la “fama”, los acaparó y comenzaron a escribir sus propias canciones. (Aunque sabemos que “escribir” es una palabra muy compleja para ellos). Estas canciones “originales” pretenden en verdad ser rock pero quedan más bien como una versión pesada de las cumbias que se tocan en algún show de travestismo en cualquier pulquería con caché. Son como el SIDA del rock mexicano. ¿Se puede decir algo más?

El sistema al que sirve Bono: Entrevista a Harry Browne

Harry Browne - Imagen pública
Harry Browne – Imagen pública

por Alejandro Vázquez

El último evento de la Sexto Piso del pasado año fue la presentación del libro Bono: En el nombre del poder. En este evento pudimos conversar con el autor.

Alejandro Vázquez: ¿Cuál fue tu motivación para escribir este libro, precisamente sobre Bono?

Harry Browne: Me incomodaba mucho la idea de escribir un libro que fuera a ser algo negativo sobre una persona. Sabes, no soy una persona muy negativa; escribí mi primer libro sobre un grupo de personas que amo, un grupo de activistas que hicieron una acción en contra de la guerra, cosa que yo admiro profundamente. Me gustaría seguir escribiendo sobre personas que amo, pero este libro me lo pidió una editorial a la que le tengo mucho respeto: Verso, una editorial inglesa, y también Sexto Piso a quien igual respeto mucho. Yo vi el hecho de que me lo pidieran ellos como una gran oportunidad, fue un honor, así que fue una decisión simple que no tuve que pensar mucho. Superé mis prejuicios de escribir un libro de ataque. No sabía que iba a haber traducciones de mi libro, de hecho está a punto de salir en italiano. Pero también he estado observando a Bono por mucho tiempo y entendí que es un argumento que ya se ha hecho antes en muchas formas: el argumento de Bono y su rol en la estructura de poder ya lo han hablado los activistas, lo han hablado algunos investigadores académicos también, pero nunca se ha hablado de ello en un libro, de una forma que lo pueda entender el público en general, aún si sólo fuera en inglés. Pienso que el sistema al que sirve Bono, la forma en que le sirve y el origen de su poder, lo hacen diferente a otras figuras públicas. Me refiero a que yo amo el rock n’ roll y una de las cosas sobre las que más he escrito a lo largo de los años es sobre la música; no escribo mucho sobre música en este libro pero la idea de una figura que proviene del reino del rock n’ roll, del mundo de la cultura, alguien cuya música se dice que le habla a la gente y lo hace en una forma profundamente moral -como lo dije hace un rato, él habla en el nombre del amor-, la idea de que ese poder fenomenal que tiene un músico, que es un poder maravilloso para que lo asumamos y crea un sentido de energía y pasión, ese poder puede ser empleado por otros, lo pueden tomar prestado Bill Clinton, Bill Gates, Tony Blair, George Bush, yo creo que eso es lo que diferencia a Bono de figuras como George Clooney, y hasta John Lennon, pues ellos no prestan su poder de la misma forma. Esto es de lo que estamos hablando, es lo que queremos entender: esta evolución particular de una figura proveniente de la cultura con un propósito profundamente moral en su música que sirve como cubierta para otras actividades

AV: ¿Qué piensas de Bono? ¿Crees que él está entregando su poder a estos políticos o está sólo actuando como un títere?

HB: Es una pregunta interesante; no creo que las opciones sean mutuamente exclusivas, no necesariamente. Creo que él tiene poder en su propia esfera, en algunas formas es un poder parecido al que tiene un político. Por otra parte, él ha entrado en el reino de ellos por lo que inevitablemente su poder se reduce, pero los políticos quieren hacer uso del reino de él, y del poder que tiene allá en su área. Esto es fundamentalmente una historia de comunicación política y es sobre cómo los políticos usan a un comunicador como Bono, alguien cuyo poder pertenece a un reino distinto pero puede ser utilizado. Entonces: ¿es un títere? Sí y no, creo que es algo intermedio, creo que tiene un gran poder pero tal vez no tan grande como él cree. Él se ve a sí mismo entrando a una transacción donde da un poco y recibe un poco. Si lees las memorias de Tony Blair, te darás cuenta de que tiene muy claro que él, Tony Blair, es quien tiene el poder, y también de que usa a Bono para vender una versión de su poder.

Bono y Blair - Imagen pública
Bono y Blair – Imagen pública

AV: En este caso, ¿está Bono justificando al sistema o está peleando contra el sistema?

HB: No cabe duda de que está justificando al sistema. En sus entrevistas más recientes, Bono dice: “Estaría bien que existiera una alternativa, pero no la hay”, de acuerdo a él, pero algunas veces todavía construye sus ideas dando una noción de que está protestando. De hecho, el año pasado, en una convención de GA, en el norte de Irlanda, en verano, su organización creo un cd de canciones viejas de protesta, las interpretaron algunas bandas nuevas y luego básicamente se convirtió en un regalo para los líderes de la GA. Para mí, esto es como una paradoja. ¡Es como un travesti en realidad! Algunas veces yo quiero decir que él es inocente, pero cuando hace algo así, su cinismo me parece muy cercano a la superficie, digo, ¿hacer un cd de protesta y después dárselo como un regalo a los poderosos? Eso me parece que no tiene sentido; John Lennon debe estar revolcándose en su tumba, ¡es increíble! Esto me entristece, no es que quiera sobredramatizar a figuras alternativas como John Lennon, pero él sí se unió a un movimiento y eso es lo que significa ser un activista: te unes a un movimiento; no pretendes crear uno sino que tomas una posición. Cuando eres activista y tienes suerte, entonces consigues hablar con personas poderosas y puedes iniciar negociaciones y discusiones con los poderosos. Es una parte importante del activismo, algunas veces, si tienes un movimiento lo suficientemente fuerte, ganas acceso a ello, pero es sólo cuando tienes un movimiento lo suficientemente fuerte, cuando tienes el poder de ocasionar un cambio.  Mi padre era un activista, bueno, yo también lo soy, pero mi padre era un activista mucho mejor que yo; él era un cura católico en Nueva York durante los años sesentas, yo fui el hijo secreto de un padre católico, pero él trabajó para conseguirle hogares a los pobres y también trabajó en contra de la guerra de Vietnam. Mi padre era tan prominente en su trabajo que cuando llegó un nuevo alcalde en 1967, este alcalde lo puso en la comisión en contra de la pobreza. Mi papá trabajó en esta comisión durante un año, negociando para conseguir fondos, entonces renunció e hizo un escándalo al respecto. Dijo que todo era una mierda y que el alcalde no tenía ninguna política para los pobres. Él supo que no iba a desaparecer si se alejaba de los poderosos, sino que tendría su lugar por sí mismo. Creo que Bono teme que desaparecerá de la vista publica si se aleja de Barack Obama, David Cameron y de los otros poderosos. Un activista real siempre sabe que su poder verdadero yace en el movimiento y no en su propia vanidad, en su propia fama.

AV: Tú decías que Bono está promoviendo su mensaje justificando al sistema. ¿Cuál es la implicación semántica, en tu opinión, de la palabra amor que él está promoviendo, y en la palabra amor que nosotros debemos abstraer para comenzar un cambio?

HB: Me encantó la forma en que hiciste esa pregunta, me gustaría poder contestarla igual de bien, porque sí, es algo fundamental. Creo que estaría mal, como cuando Bono dice “es a mi manera o nada”; yo no podría decirte ahora “es mi manera o nada”.

Bono y Obama - Imagen pública
Bono y Obama – Imagen pública

AV: ¿Y es la manera de Bono o la de los poderosos?

HB: No estoy sugiriendo que no sea la manera de los poderosos, pero creo que lo que trato de decir es que no puedo hablar por cómo terceras personas abordan su amor. Las personas tienen diferentes capacidades, se unen a diferentes tipos de movimientos, tienen diferentes nociones de lo que constituye una lucha. Lo importante en lo que quiero enfatizar en relación a Bono es que no hay sustituto para estar dentro del tren de lucha, ciertamente no hay un sustituto en forma de una estrella del rock que dice estarse haciendo cargo de las cosas; ése es el mensaje de Bono, él dice “Ya estamos en ello, Bill Gates y yo resolveremos las cosas” y realmente es eso, es extraordinario lo cerca que está de decir “Bill Gates y yo vamos a resolver la pobreza en el mundo”. Yo no estoy aquí para decir cuál es la forma correcta, claro que tengo mis ideas propias: yo soy socialista con tendencias un poco anarquistas que vienen de las circunstancias en las que crecí, pero no pretendo nada de eso; me acercó a este trabajo como un investigador, como un periodista que trata de ser veraz y apegarse a los hechos. Me acerco a mis políticas de otra forma, me refiero a que tu concepción de lo que es amor y la mía son muy distintas y ahí está el misterio. Fue gracioso ver a Bono con Peña Nieto hoy, porque claro que el mensaje de Bono es que la privatización es buena, así que es un gran momento para que Peña Nieto aparezca con Bono estando en medio de esta reforma. Pero, por otra parte, el movimiento en la calle aquí, esta semana, ha sido decepcionante. Digo, está bien, lo amo, es genial, mucho mejor que en Irlanda, no me malentiendan, pero pareciera que ya estan listos para perder. Los números no corresponden a lo que uno espera de la Ciudad de México. El domingo en la mañana yo estaba caminando por el centro y parecía haber un millón de personas caminando por la calle, yendo a la plaza de la constitución a ver la pista de hielo, después fui al paseo de la reforma y había más granaderos ahí que personas protestando. Algo estaba mal, alguien no está luchando por comunicar.

AV: Es como si la gente aceptara su derrota.

HB: Sí, y eso es justo lo que pasa, eso significa que Bono está ganando.

AV: Bono tiene algunas buenas intenciones, sí, pero ¿qué es mejor: la caridad o la justicia social?

HB: Verás, lo gracioso sobre Bono es que él diría “Yo me ocupo de la justicia, la caridad es para otros”. Bono sabe cómo hablar, es como Barack Obama; él sabe cómo hablar el lenguaje de los movimientos, pero al final de su discurso, su mensaje es “confía en el capitalismo, confía en los ricos, ellos van a encontrar la forma”. Él de hecho escribió eso mismo en el New York Times: “confía en el capitalismo, econtraremos la forma”. Bono lo dijo, pero Obama podría haber dicho la misma cosa y eso es lo que digo sobre Bono, que es una figura ideológica, un mensajero reflejando el poder liberador que tiene el rock n’ roll, da la imagen de que le hace eco a movimientos como el de Martin Luther King; luchar en nombre del amor es lo que hacía Martin Luther King, que es un héroe. Lo ves con Mandela; Mandela siempre será un héroe popular de la resistencia por lo que hizo. Es esta capacidad de aproiarse de los mejores sentimientos: la solidaridad, el amor, la hermandad, la fe en el cambio, tomar todo este lenguaje y ponerlo en los intereses de Motorola, de Apple, de Bill Gates… vivimos tiempos difíciles porque permitimos que los movimientos sean reducidos a sus sentimientos y no a su base material.

AV: Todos estos factores, ¿no hacen que Bono sea un gran hipócrita?

HB: Sí pero no. Es una mala respuesta, pero no creo que la hipocesía sea una crítica importante, digo, por supuesto que Bono es hipócrita y no sólo por las razones ya mencionadas. La razón principal que menciona la gente en Irlanda es que él le dice a los gobiernos que den más dinero para ayuda a extranjeros mientras que mantiene su propio dinero fuera del sistema de impuestos. Así que claro que es hipócrita, pero tal vez tú eres perfecto, tal vez todas tus acciones siempre corresponden a tu sistema de creencias y nunca has hecho nada que no puedas decirle a las personas que amas, viéndolas a los ojos y siendo honesto respecto a todo lo que haces, y bien por ti si así es, pero yo no soy así. La hipocresía es parte de la naturaleza humana. Cuando las personas en Irlanda me dicen que Bono es un hipócrita yo les contesto “¿ Y qué? Dime algo que no se aplique a cualquier persona”. Yo creo que la hipocresía es algo con lo que tenemos que aprender a vivir, obviamente siempre debemos tratar de mejorar, pero no debemos reducir nuestra crítica a eso, yo preferiría tener a un revolucionario hipócrita que a uno puramente capitalista.

Bono y Bush - Imagen pública
Bono y Bush – Imagen pública

AV: Claro, pero hay algunos hipócritas cuyas acciones sólo los afectan a ellos, las acciones de Bono afectan a millones.

HB: Estoy de acuerdo, pero mejor hablemos de sus acciones y no de la hipocresía. La cosa que debemos entender, criticar y analizar son las acciones y sus consecuencias, el hecho de que ellos crean que puedes encontrar alguna desconexión entre las acciones, sus consecuencias y los supuestos sentimientos detrás de ellas, eso está bien, quizá puede ayudar políticamente señalar que es un hipócrita, pero espero que encuentren algo más allá, porque hay algo más allá que eso. Nunca tendremos un mundo sin hipocresía, pero sería bueno que tuviéramos un mundo sin capitalismo liberal.

AV: ¿Cuáles son tus fuentes? ¿De dónde viene toda la información del libro?

HB: La información en el libro tiene un pie de nota, hay más de 400 de ellos. Hay todo tipo de fuentes, la mayoría son información pública, hay algunas entrevistas que son anónimas, pero la mayoría no.

AV: Si quieres saber, por ejemplo, sobre las ganancias de U2 ¿lo buscas o..?

HB: Depende de lo que te refieras con las ganancias, por ejemplo el boletaje de los tours sí lo puedes buscar, pero la mayoría de las compañías operan en jurisdicciones que son mucho menos transparentes. Digo lo que puedo respecto a todas las finanzas de U2, pero ultimadamente es muy difícil.

AV: ¿Y sobre la campaña?

HB: Una campaña no está obligada a nombrar todas sus fuentes; aprendí más sobre cómo se financia a través de las organizaciones, aprendí más desde el reporte anual de la fundación Gates de lo que aprendí del reporte anual de una campaña, porque Gates es más transparente que Bono.

Bono performs at the Clinton Foundation - Imagen pública
Bono performs at the Clinton Foundation – Imagen pública

AV: ¿Cómo te sientes respecto a que tu libro esté siendo traducido a varios idiomas?

HB: Lo amo porque, en primera, Sexto Piso hizo una edición hermosa. La portada de la edición italiana también es muy buena, no he visto el resto pero seguro que son buenas. Para ser honesto, una parte de mí está muy orgullosa, pero sé que la razón por la que el libro está siendo publicado en español no es que el nombre Harry Browne esté en la portada, sino porque el nombre Bono lo está. Atrae el interés, y hago entrevistas no porque cause interés yo, sino la figura de quien hablo, así que es interesante. Creo que soy increíblemente afortunado de tener la oportunidad, en primera de escribir un libro y que lo publique Verso, sin duda la mejor editorial del mundo de habla inglesa, y después de tener la oportunidad de que Verso me apoye, pues ellos hicieron la labor de venderlo por todo el mundo; Sexto Piso es una empresa fascinante, pero todo es sólo buena suerte. En la edición italiana, la traducción está siendo supervisada por Wu Ming, su verdadero nombre es Roberto Bui y es una figura política muy importante, él escribió novelas políticas exitosas. Ahora lo voy a conocer en Roma y pienso que tener su nombre en un libro que yo escribí es todo un honor. Estuve en el lugar correcto en el momento adecuado, aunque sea una expresión muy americana, así que se siente increíble. Sólo pero espero que mi ego no esté creciendo demasiado por ello, porque sé que las razones para todo esto no tienen mucho que ver conmigo.

AV: En este caso yo creo que el resultado es lo que importa.

HB: Escribí el libro como activista, de hecho perdí dinero escribiendo el libro; bueno, obviamente venir a México es un beneficio increíble, pero fundamentalmente escribí el libro para abrir una discusión política, no por dinero. Yo trabajo como profesor así que no necesito escribir mierda, y estoy agradecido; me refiero a que escribí mierda mucho tiempo como periodista para pagar las cuentas, pero ahora tengo un trabajo como profesor y así es como me gano la vida, ahora puedo elegir escribir cosas que son importantes para mí, cosas que espero que hagan una pequeña contribución en el reino de la ideología, en el reino de las ideas para buscar un entendimiento político. La filantropía es algo que yo he investigado mucho y creo que continuaré con eso en Irlanda, de hecho estaré en Irlanda en un programa de radio debatiendo sobre filantropía, no sobre Bono, sino sobre la filantropía.