Archivo de la etiqueta: Rock Mexicano

Álex Lora: Nada ha cambiado desde el 68

IMG_3959

Por Staff Cinco Centros

Esta mañana, Álex Lora ofreció una rueda de prensa con motivo del concierto que ofrecerá esta noche en el zócalo de la ciudad de Puebla.

IMG_4291

Acompañado de Chela Lora, el músico afirmó que es un honor tocar en la plaza principal del lugar donde nació, ésta le recuerda gratos momentos de su infancia, cuando acompañaba a su padre, quien trabajaba cerca de ahí. Asimismo, explicó que durante cuarenta y seis años de carrera, ha tenido muchas satisfacciones como músico. El concierto de esta noche es una de ellas.

El líder del Tri explicó que el público poblano escuchará canciones que no habían sido versionadas con música académica, como “Nunca es tarde”, “Tierra en llamas”; sin olvidar los grandes clásicos como “Triste canción” o “Cuando tú no estás”. También, dijo que tendrían mucho respeto hacia la Orquesta Sinfónica 5 de mayo, pues respetan mucho el trabajo de los músicos y quieren que la experiencia sonora sea un éxito para todos.

IMG_3791

Además de presentar el disco que celebra los cuarenta y cinco años de la agrupación, Lora habló del libro que registra varios momentos de su larga trayectoria. El músico detalló que fue su esposa quien armó y diseñó este libro, el cual considera un regalo para el grupo.

Por último, hubo un espacio para hablar de las dificultades que se viven en México. Álex Lora considera sano que los niños conozcan la música y aprendan a tocar un instrumento, de esta manera, las posibilidades de desahogo negativo disminuyen. El rockero pidió paz para México, sobre todo para las generaciones jóvenes. Al ser cuestionado sobre la masacre de Ayotzinapa y su relación con la del sesenta y ocho, Lora dijo que el comenzó a tocar diez días después de ésta y que, desde entonces, la represión nunca ha cesado.

IMG_3621

“La diferencia entre el sesenta y ocho y Ayotzinapa es que en esos momentos no existían redes sociales y mucha gente no se enteraba de lo que pasaba. La tragedia de Ayotzinapa fue algo de lo que todo el mundo se enteró”, finalizó.

Anuncios

Las peores 20 bandas mexicanas de la historia (Parte I)

por Carlos Morales Galicia y José Luis Dávila

20. Plastilina Mosh

Si algo caracterizó a muchas de las bandas de los años noventa fue la carencia de ideas, si es que esto algún día existió dentro de nuestro rock, la llamada avanzada regia tuvo en Plastilina Mosh a uno de sus grupos representativos. Este dueto pasó de lo gracioso a lo ridículo, una de las tantas bromas que han llegado demasiado lejos dentro del panorama nacional, con Mr. P. Mosh alcanzaron fama internacional, la única buena idea que tuvieron durante su carrera, pues el morbo de ver a una de las ficheras sobrevivientes de ese género cinematográfico: Lyn May, les dio una proyección que no hubiera alcanzado de otra manera. Afortunadamente se disolvieron y, por el bien de nuestros oídos, ojalá nunca les aflore la nostalgia de un reencuentro, que nadie, nadie espera.

19. Botellita de Jerez

Se han preguntado cómo sonarían sus tíos borrachos si se les ocurriera ponerse a tocar lo que para sus oídos es rock. ¿No? Sinceramente no hace falta, porque desde 1983 tenemos al trío formado por Sergio Arau, Armando Vega Gil y Francisco Barrios “El Mastuerzo”, mejor conocidos como Botellita de Jerez. O al menos esos eran los originales porque desde hace un par de años los dejó Arau y tuvieron que llamar a dos más de sus viejos conocidos (Santiago Ojeda y Rafael González) para llenar el vacío. Esta banda es la fundadora de lo que conocemos como el guacarrock, y pues sí, ¡guácala! Con escuchar sus letras nacas y su ritmo inentendible, si a eso se le puede llamar ritmo, basta para saber que se merecen los abucheos de todas las generaciones que los han escuchado “tocar”.

18. Dildo, ahora DLD

La clásica bandita chilanga de garaje que un buen día entra a un concurso de rock, de esos que abundan en el Distrito Federal, so pretexto de buscar “nuevos talentos”. Ante la decepción de todos, los menos peores reciben los premios: este es el caso de Dildo o DLD (o como ahora sea que se llamen), quienes gracias a su segundo lugar, su música llegó a los principales canales de videos y estaciones de radio. Tuvimos la nefasta experiencia de verlos en un Vive Latino, pisando el escenario principal, y constatar cómo los jóvenes saltaban y vitoreaban sus canciones, (Sí Fito Páez, todo está perdido, no hace falta que ofrezcas tu corazón). Seguimos sin entender cómo siguen rodando a lo largo y ancho de nuestro país, si de todo su cancionero no se hace un tracklist decente.

17. Jumbo

Pertenecientes a la avanzada regia, los cinco integrantes de Jumbo se unieron por ahí de 1995, pero no sería hasta 1999 que lanzarían su primer disco titulado Restaurante, al que varios consideran explosivo y de gran impacto musical, aunque nosotros preferimos las palabras “simple” y “cursilón” para describirlo. Sobre todo cuando escuchamos uno de sus primeros sencillos: Siento que, con el que demuestras gran talento para las letras preparatorianas y tocar sin afinar los instrumentos.

16. Zoé

Un buen proyecto durante sus primeros años que pasó a mejor vida, una banda con buenos músicos pero un pésimo vocalista, sé que esto se compensa con buenas letras, pero tampoco sucede así. Si un cáncer tiene esa banda se llama León Larregui, a quien muchas veces estuvieron tentados a echar de la banda por maleta, y debieron hacerlo. En cambio, ahora es la cara inocultable de la banda. Canciones que van del amor a la vía láctea (sic), queriéndonos vender un producto original donde no lo hay. Su mejor trabajo fue el Unplugged, gracias a los buenos músicos que los acompañaron, mención aparte su gran presentación en el Vive Latino, fuera de ahí, lo demás es basura para niños pachecos de la “Condechi”.

15. Inspector

¿Se acuerdan de que a mediados de la década de los noventas a todos les gustaba el ska? Pues uno de los mayores crímenes de México contra ese género que ha dado joyas como los inigualables Madness, es precisamente Inspector. De inicio no pintaba mal, e incluso su primer sencillo comercial, Amnesia, fue apadrinado por Rubén Albarrán y Roco, y la cosa no era tan terrible; pero cuando se escucha toda la placa hay que aceptar que lo mejor hubiera sido que se desintegraran en vez de caer y caer, pasando de estar como líderes de los line up a ser considerados un relleno de tercera.

14. Lvzbel (no Luzbel)

Luzbel alguna vez fue la mejor banda de metal mexicano, así nomás. Nos referimos a la era de Arturo Huizar como vocalista, en ese momento alcanzaron un sonido envidiable, algo que pocas veces se veía en el país, pero como nos encanta a los mexicanos echar por la borda todo a causa de, oh sí, nuestros tremendos egos, ocurrió la eterna batalla dentro del rock and roll: vocalista contra guitarrista, así que Huizar y Raúl “Greñas” terminaron su relación, ¿qué les hubiera costado seguir como banda y odiarse como sucede en tantas otras? (hola, satánicas majestades). Metal caído del cielo y Pasaporte al infierno son y serán siempre un referente para los metaleros nacionales. Palabras más, palabras menos, volvieron a reunirse, volvieron a separarse. Años más tarde, “Greñas” cambiaría el nombre por Lvzbel, destrozando así el prestigio de la agrupación. Hoy en día, aún hacen acto de presencia en las famosas tocadas pa’ la banda, pero nada con la calidad que un día llegaron a tener.

13. Natalia y la Forquetina

De esas cosas que uno no se explica es cómo pudo ser concebida una atrocidad así. Hablamos de la banda, no de la vocalista Natalia Lafourcade, que también es una atrocidad. Esta fue una banda ready made para que la señorita Lafourcade pudiera darse a conocer y luego disociarse pero mantener a la misma banda como sus músicos de apoyo en su carrera solista. Como sea, lo poco que duró antes de ser comida por el ego de la enana esa, fueron tan grises y aburridos que solamente niñas preparatorianas sin ápice de actividad cerebral coreaban sus canciones con letras sacadas de atrás de las libretas de la época de secundaria de la banda.

12. MASK

Para quienes no lo sabían, el hair metal fue un género que intentó desarrollarse en nuestro país, sí: pelos de señora locochona, (como llamamos una vez a una de las profesoras de la universidad, que fue así durante los horribles años ochenta, y nos odió desde entonces; saludos Miss Salgado), “cuero, piel y metal, carmín y charol”, ah, no, ¿verdad?, perdón. Lo más triste de la historia es que fue el talentoso José Fors, quien era un chavo y le valía verga la vida, el que a través de MASK intentó echar raíces, pero por suerte no lo logró. The Fox fue la única placa que lanzaron, sin embargo, por esas fechas Comrock se vino abajo y con ello el sueño de tener a nuestros Def Leppard mexicanos. Se agradece que no hayan cantado rolas en español, pero el inglish de Fors es para llorar. Si no creen, escuchen y sufran, aunque después pueden curarse el espanto con El son del dolor.

11. Víctimas del Dr. Cerebro

Provenientes de la hermana república de Ciudad Nezahualcoyotl, en el Estado de México, estos rockeros, si se les puede decir así, han tenido varios cambios en la alineación, pero siempre con el mismo resultado: apestar. Tanto así que su único éxito en una carrera de casi veinte años ha sido una canción que se llama El Esqueleto, y que da vergüenza llamar rock. Una cosa es segura sobre ellos: siguen sacando discos aunque nadie los escuche realmente fuera del eje del mal conformado por Neza, Ecatepec y Chalco.