Archivo de la etiqueta: mal gusto

So Kitsch me (segunda parte)

KITSCH-IMAGEN PÚBLICA
KITSCH-IMAGEN PÚBLICA

Por Carolina Vargas

“El kitsch se muestra vigoroso durante la promoción de la cultura burguesa, en el momento en que esta cultura asume el carácter de opulenta, es decir de exceso de los medios respecto de las necesidades, por lo tanto de una gratuidad limitada, y en cierto momento de ésta, cuando la burguesía impone sus normas a la producción artística. El kitsch por eso nace con cachetes de amorcillo, de bebedor tirolés, de Monalisa impresa en un plato.”  – Abraham Moles

Abarrotamiento, acumulación, sinestesia, mediocridad, confort, denominadores comunes de la vulgaridad y la cartonería poética, el adorno fácil y barato para evocar distinción y aristocracia, un espejismo barato, como una bandeja de plata repleta de galletas de animalitos, nada valioso pero altamente disfrutable. Esto queridos lectores son solo algunas de las características de la actitud kitsch.

A finales del siglo XIX el auge en la industria, la colonización y el pujante nuevo siglo llenó a Europa de muchísimos “nuevos ricos” quienes buscaron a toda costa un lugar dentro de la decadente burguesía, estas personas elevaron notablemente su calidad de vida, gracias a su cambio de “estatus social” y para poder ser aceptados de manera oficial dentro del armatoste burgués, los nuevos ricos dieron rienda suelta a su nueva capacidad de consumo “adoptando” el estilo de la gente rica, para demostrarle a los odiosos riquillos que ellos ahora eran tanto o más pudientes. El resultado, como era de esperarse fue desastroso, llevaron la opulencia a términos excesivos abusando de espacios, texturas e intención, el consumo prevaleció por encima del valor estético producto de la idealización del lujo, la comodidad y sobre todo el poder. Fue así como surgió el término kitsch, que es una derivación del verbo alemán kitschen que básicamente se refiere a la mugre callejera, lo vulgar o que te den gato por liebre, en pocas palabras: aparentar. Quizá lo que rescata un poco a esta forma de consumo en el arte, es su dignidad, el eterno sentimentalismo y la ternura que provoca ver el reloj cucú colgado de la pared. Admitámoslo todos tenemos un lado cursi y añejo que se niega a morir.

La realidad es que todos vivimos de apariencia y de nostalgia, lo queramos o no, hasta los más duros tiene su lado flaco y arrabalero, nunca he conocido a nadie que no disfrute de un café de cadena –que en sí mismo ya es una grosería- mientras va rumbo a la escuela u oficina en una camión destartalado y sin suspensión trasera, quejándose del costo del pasaje cuando el espresso que se viene tomando cuesta de 4 a 5 veces más. El deslumbramiento por el lujo, el estatus y la sensación de poder que brinda esa agenda con una ilustración de Van Gogh en la portada, el espejo con el gatito guiñando un ojo, el llaverito de la Torre Eiffel, todos son absurdos, no tienen ningún sentido, en realidad su adorno no sirve para nada, un cuaderno mientras funcione para lo que inicialmente fue diseñado no necesita de mayores adornos, pero claro ¿Por qué conformarse? ¿Por qué tomar lo simple, si se puede tener una planilla de calcomanías que jamás usaremos y que automáticamente aumenta el precio de la libreta, agenda o directorio en cuestión?

ESTILO KITSCH-IMAGEN PÚBLICA
ESTILO KITSCH-IMAGEN PÚBLICA

Cada día nos vemos invadidos por más y más artículos de consumo innecesario, de apariencia vistosa, “retro”, rellenos de nostalgia y pastelosidad que nos remiten a esa rancia idea de “todo tiempo pasado fue mejor” y solo por eso hay que tenerlo. El principal problema al que nos enfrentamos es esa delgada línea entre el precio y el valor, las chácharas son baratas, pero el problema es que en casa de todos –y ahí si no nos hagamos pendejos- hay por lo menos un vitrina rellena de chingaderitas sin valor pero de harto contenido sentimental, desde los recuerditos de la boda, bautizo, XV años, los payasitos de lladro, el retablo de la última cena en repujado que hizo la tía Teresita en sus clases del DIF…y así podemos enumerar montones de mugreros arrecholados en la vitrina imitación Luis XV comprada en las rebajas de El Palacio de Hierro y se pagó en 18 cómodas mensualidades sin intereses que llevaron a la señora de la casa directo al buró de crédito, pero ¿qué importa? Es la envidia de todas sus amigas, cuñadas y comadres cuando al llegar a su comedor ven la flamante vitrina repleta de invaluables joyas de colección.

El consumo, la nostalgia, la apariencia y la pretensión todos pecamos de eso, no únicamente con lo que adornamos nuestra casa, también en lo que vestimos, comemos y escuchamos. El arte kitsch tiene múltiples manifestaciones y no somos inmunes a ellas.

El arte kitsch y sus manifestaciones son extensas, pero me gustaría cerrar estas líneas con uno de los teóricos más importantes sobre el tema: Milan Kundera.

 “Kitsch. Cuando escribía La insoportable levedad del ser, estaba un poco inquieto por haber hecho de la palabra kitsch una de las palabras pilares de la novela. Efectivamente, hasta hace poco esta palabra era casi desconocida en Francia o conocida en un sentido muy empobrecido. En la versión francesa del célebre ensayo de HermannBroch, se tradujo la palabra kitsch por ‘arte de pacotilla’. Un contrasentido, porque Broch demuestra que el kitsch es algo más que una simple obra de mal gusto. Está la actitud kitsch. El comportamiento kitsch. La necesidad kitsch del “hombre kitsch” (Kitschmensch): es la necesidad de mirarse en el espejo del engaño embellecedor y reconocerse en él con emocionada satisfacción. Para Broch, el kitsch está ligado históricamente al romanticismo sentimental del siglo XIX. Y como en Alemania y en Europa central el siglo XIX era mucho más romántico (y mucho menos realista) que en otras partes, fue allá donde el kitsch se extendió en mayor medida, allá donde nació la palabra kitsch, donde se sigue utilizando corrientemente. En Praga vimos en el kitsch al enemigo principal del arte. No en Francia. Aquí al arte se le contrapone el divertimento. Al arte de gran calidad, el arte ligero, menor. Pero en lo que a mí respecta, ¡nunca me han molestado las novelas policíacas de Agatha Christie! Por el contrario, Tchaikovski, Rachmaninov, Horowitz al piano, las grandes películas de Hollywood, Kramer contra KramerDoctor Zivago (¡oh, pobre Pasternak!), eso sí lo detesto profundamente, sinceramente. Y cada vez me siento más irritado por el espíritu del kitsch presente en obras cuya forma pretende ser modernista. (Añado: la aversión que Nietzsche sintió por las ‘bellas palabras’ y por los ‘abrigos ostentosos’ de Víctor Hugo fue un rechazo anticipado del kitsch)”

“De eso se desprende que el ideal estético del acuerdo categórico con el ser es un mundo en el que la mierda es negada y todos se comportan como si no existiese. Este ideal estético se llama kitsch. Es una palabra alemana que se extendió después da todos los idiomas. Pero la frecuencia del uso dejó borroso su original sentido metafísico, es decir: el kitsch es la negación absoluta de la mierda; en sentido literal y figurado: el kitsch elimina de su punto de vista todo lo que en la existencia humana es esencialmente inaceptable”*

ESTILO KITSCH-IMAGEN PÚBLICA
ESTILO KITSCH-IMAGEN PÚBLICA

Estoy en casa, escuchando un mix en YouTube de éxitos ochenteros, cada uno más chafa que el anterior, sin embargo tecleo estas notas con una sonrisa en el rostro, mientras mis dedos bailan al ritmo de la música, como mi rebanada de pizza congelada y me doy cuenta de la larga lista de cosas que me hacen ser una recoge basura consumada…pero eso la semana que viene.

Continuará…

*Las definiciones de Kundera aquí citadas han sido extraídas de La insoportable levedad del ser (traducción del checo de Fernando de Valenzuela) y de El arte de la novela (traducción del francés de Fernando de Valenzuela y María Victoria Villaverde)

Anuncios

Periquita style

Venta de ropa-Imagen Pública
Venta de ropa-Imagen Pública

por Carolina Vargas

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en su último informe “The State of Food and Agriculture 2013” basado en estadísticas del 2008, ubicó a México como el país con más obesidad en el mundo, con un porcentaje de 32.8% de adultos con este problema, arriba de Estados Unidos con un 31.8%.

El informe revela que por lo menos un 70% de los mexicanos adultos tienen sobrepeso, y el 32.8% padece obesidad. Lo anterior se origina entre otras cosas, pues a nivel nacional casi la mitad de la población es inactiva según Samantha Villaseñor, especialista en temas de nutrición.

*PIJAMASURF – 17/07/2013 A LAS 13:07:38

Para muchos, vestirse es solo cosa de pudor así como para otros comer es cuestión de combustible para el cuerpo, en mi caso considero a dichas actividades como un arte.

Quizá esto que voy a decir suene muy frívolo, pero la forma en la que nos vestimos dice mucho de nuestros procesos mentales, lo que has leído, vivido, tu identidad y eso que te hace ser tú se refleja al momento de vestir.

No me considero una autoridad en el tema y reconozco que en el momento tan crítico por el que atravesamos, hablar de ropa es una nimiedad pero en el fondo también tiene mucho que ver con las políticas de salud en nuestro país, explico el por qué. Soy una mexicana de 28 años, 1.70 de estatura y pertenezco a ese 70% de la población que tiene sobrepeso, estoy sobrada como de 8 kilos más o menos, no son muchos pero me encana el suadero.

Hace un par de días me vi en la penosa necesidad de ir a comprar ropa, concretamente una chamarra, porque el frío me había estado castigando un poco, así que con todo el dolor de mi corazón y de mi bolsillo fui a la tienda a aprovechar las liquidaciones por fin de temporada, cosa absurda tomando en cuenta que el invierno no va ni a la mitad. Al llegar a la tienda comprobé, como siempre, que todo lo que lleve la palabra “liquidación” es puro embuste, ya que dichos descuentos no existen o no lo valen.

Tienda de ropa-Imagen pública
Tienda de ropa-Imagen pública

Primer problema de la noche: encontrar la prenda. Tarea difícil si tomamos en cuenta que nunca he seguido las tendencias de la moda –concepto que me resulta un poco abstracto y difícil de definir- además soy alta y chubby lo que complica aún más la búsqueda, sobre todo si tomamos en cuenta que los fabricantes –ni siquiera diseñadores- todo lo hacen en una sola medida llamada “unitalla” aunque también tenemos a los hipócritas que con su CH, M, G engañan a los cándidos incautos que no se dan cuenta que las prendas miden exactamente lo mismo, aunque la diferencia en algunos casos entre la talla chica y la grande es de un centímetro y medio aproximadamente –les juro que no miento, yo misma tomé la medida-.

La oferta en prendas no era muy buena, telas corrientes, diseños vulgares, precios excesivos, copias del mismo modelo n cantidad de veces, la maldición unitalla queriendo uniformarnos a todos, enfundándonos en diseños que nada tienen que ver con la gente real, que hay un montón de dimensiones de estilos, estaturas y pesos, que la situación actual de muchos de nosotros no nos permite comprarnos una blusa de $600 o jeans de más de mil y aclaro, no fui a una tienda “elegante”, acudí, digamos, a algo de clasemedieros tirándole a jodidos.

Pensé que era la tienda la que tenía una oferta pobre, pero no, me di a la tarea de darme una vuelta por varios establecimientos de ropa, lugares de todo tipo, tianguis, tiendas departamentales, almacenes de cadena, supermercados,  lo lamentable es que en todos esos lugares la oferta es la misma, ropa vulgar, excesiva, telas corrientes o sintéticas y lo más preocupante es el costo excesivo para las prendas; así sea ropa de tianguis, creo que los precios son una grosería para el producto que ofrecen, pero en este país ya todo está carísimo y vestir es algo de primera necesidad, desgraciadamente a los ciudadanos de a pie no nos dejan muchas opciones, entre elegir la ropa de brillitos, los leggins, los jeans de dudosa procedencia que  pierden el color a la primera lavada, todo nos empuja hacia lo vulgar y lo corriente, la ropa hecha en serie y carente de concepto.

Por otro lado, tenemos las prendas de diseñador, que si bien es cierto hay una ligera mejoría en la calidad de las telas, los diseños son una cochinada, es ropa que nadie se pondría ni para una fiesta de Halloween de yonquis. La verdad es que no me imagino el clóset de alguien realmente capaz de usar esos disfraces, en el caso de las mujeres las blusas de gasa con pedrería, los pantalones de látex, animal print y vestidos hechos con tela y brocados del año uno antes de Cristo. Y para los varones: pantalones tan ajustados que hay que ponérselos con calzador y quitarlos con pelapapas, no me detendré a hablar de los sombreros y las corbatas de pajarita que son una cosa espeluznante. Hombres de México, solo Indiana Jones se ve sexy con sombrero…de nada.

No sigo la moda, no me llevo bien con ella, para empezar ni siquiera se diseña para mujeres de mi talla, me cuesta trabajo encontrar ropa linda, sobria y accesible. Por eso desde hace un tiempo opté por un estilo mucho más clásico y atemporal, algo que realmente diga “esta soy yo, una mujer grandota, que no usa ropa entallada, ni extravagante y aun así es cool” algo que sabiamente pude nombrar en colaboración con mi mejor amiga como el “Periquita Style” quizá es algo ñoño, pero las blusas con voladitos, botones y mangas coquetas son lo que mejor nos va, todo antes de embutirnos en una vestido brilloso que ni la más slutty de las coristas en Las Vegas se pondría, porque una cosa es usar vestidos llamativos y otra muy distinta es parecer espectacular del Time Square.

Pasarela de moda-Imagen Pública
Pasarela de moda-Imagen Pública

Vivir es muy caro y yo todavía tengo la enorme fortuna de poder comprar ropa nueva aunque encontrarla de mi talla es difícil, bajar de peso es más que cosa de voluntad, aquí lo preocupante es que con el paso del tiempo la sociedad se vuelve cada vez más excluyente. Te empujan hacia lo común, homogeinizan a las personas bajo conceptos tan burdos como la perversa unitalla y la vulgaridad de un estilo muy bajo que aplica para todo, ropa, música, contenido televisivo, te lo revientas porque en muchas ocasiones no tienes otra opción.

Al final del día pude comprar mi chamarra, buscaba algo sencillo que me sirviera para soportar el frío, sin muchas pretensiones porque insisto…soy una persona simple, que vive sorprendida que en el país con más obesos en el mundo se venda ropa para flacos, que el cuerpo sea considerado prácticamente un gancho en donde lo que importa es el lucimiento de la prenda y no la comodidad de quien la usa, lo que me parece un terrible error, porque al sentirte cómodo proyectas seguridad y eso mejora muchísimo tu actitud y la forma en que te percibes a ti mismo y es quizá esa dosis de confianza la que nos hace falta como sociedad, tal vez para muchos esto sea una banalidad pero no suena del todo descabellado si se analiza detenidamente, porque la cara que damos al mundo es solo una pequeña parte de nuestra realidad interior.

Nunca seré talla cero, eso es definitivo, ni mi complexión ni mi estatura me lo permiten, en este momento me cuido de  no subir ni bajar mucho de peso, más allá de la cuestión estética o de salud lo hago por economizar, porque tendría que comprarme ropa nueva y es imposible, pero me llama mucho la atención que un problema de salud pública tan grave como lo es la obesidad sea tratado con tanto prejuicio por la Secretaría de Salud y la sociedad en general, que se nos vea como ciudadanos de segunda y que estar pasadito de peso muchas veces sea sinónimo de descuido y holgazanería y se vea como una simple compulsión por comer, cuando es algo mucho más complejo que eso.

Me quedo con aquello de “Todos somos iguales a pesar de ser tan diferentes” cada persona es a su manera y tratar de homologarlas es terrible, por eso renuncio a seguir las tendencias y que se me siga discriminando por mi peso, al carajo sus cánones, mientras haya gordos, flacos, altos, chaparros, términos medios, existirán posibilidades infinitas en la creación de estilos, eso es lo que me parece maravilloso, aceptarte como un todo y que el cuerpo sea un instrumento no un aparador. Encuentra tu estilo y grítales a todos quien eres.