Archivo de la etiqueta: Godínez

10% de propina obligatoria por favor

Soda italiana - Imagen Pública
Soda italiana – Imagen Pública

por Carolina Vargas

Soda italiana de frambuesa por favor…

Mientras esperaba mi refrescante bebida en uno de mis sitios favoritos en esta ciudad, observé detenidamente las otras mesas llenas de parroquianos que al igual que yo, se guarecían de la lluvia y la monotonía.

Esperaba pacientemente mi orden mientras revisaba mi correo y el libro de rostros la tarde transcurría sin mayor inconveniente a excepción de la lluvia que ya era un escenario habitual a esas alturas del año. Cuando por fin llego el mesero con mi elixir de sabor, paladeaba las burbujas y admiraba la sensualidad de ese concentrado color rojo, mientras escudriñaba más detenidamente el lugar; no era la primera tarde que pasaba en ese sitio, ya son varias las anécdotas que le puedo atribuir a ese hueco, pero lo que realmente me intereso era toda la vibra que se tejía a mi alrededor. Todas las mesas estaban ocupadas, el rumor de los presentes apagaba la música ambiental y la lluvia que azotaba la calle, me perdí en medio de ese tumulto de voces, y solo observaba.

La razón por la que me guarecí en ese lugar francamente no la recuerdo, pero a esas alturas de la tarde ya era irrelevante, todo era mejor que estar en casa encerrada. Cuelga decir que de todos los ahí presentes yo era la única que estaba sola, así que me  intrigaban los motivos por los que el resto de los parroquianos se habían concentrado precisamente ahí, el sitio en el que una forever alone como yo, se sentía tan a gusto.

No es un sitio precisamente romántico, más bien es como para beber y comer algo distinto a un costo no tan alto. La ausencia de acompañante facilitaba mi observación y la verdad es que resulto un ejercicio antropológico bastante entretenido. En la mesa de enfrente una pareja de adolescentes discutiendo, probablemente terminando su relación pubescente en la que se notaba un claro desinterés por parte del chico. En el rincón un trio de amigas, entradas casi en los cuarentas por la cantidad de selfies que se tomaron asumo que eran divorciadas o solteras, quizá casadas e inmersas en matrimonios sin amor y reunirse a beber era su forma de lidiar con su insostenible soledad. A mi izquierda un grupo de Godínez treintañeros y cuarentones reunidos comiendo y alardeando sobre sus increíbles y prometedores empleos. A mi derecha un grupo de hipsters desdeñando a todos los no-hipsters-veganos-ambientalistas-vintage. Detrás de mi mesa universitarios debatiendo sobre lo mal que esta el mundo y claro solo ellos están facultados para realizar un cambio verdadero. Un freak show sin juegos de azar ni mujerzuelas.

Es curioso como la casualidad delimita nuestras vidas, nos lleva por largos periplos en los que nos sitúa con personas que nos acompañarán por un tiempo, o simplemente queden en el plano de lo anecdótico, pero lo cierto es que todos nos construyen. Desconozco los motivos que llevaron a un grupo de desconocidos a coincidir conmigo en ese lugar, compartimos el mismo techo, más no así el mismo momento porque en eso influyen muchas otras cosas, para mí fue una tarde cualquiera, para una chica fue la tarde en la que le rompieron el corazón, para un grupo de amigas el día en el que por fin pudieron hacer a un lado sus obligaciones y se dieron el tiempo para poder estar juntas y huir de la sofocante rutina que las esclaviza, para unos muchachos la fecha en la que descubrieron su labor en la vida y el camino para conseguirlo.

Dicen que la vida se cuenta por algunas fechas importantes y que el tiempo entre ellas es irrelevante, yo no estoy de acuerdo. Aunque muchos de los días no los recordemos, son los que nos van forjando justamente para esos momentos memorables. De aquella tarde solo recuerdo la sensación refrescante de aquella soda italiana que me cayó como un remanso de paz en aquella lluviosa tarde. Bebía a sorbitos pequeños y bien pensados, examinaba los rostros de todos y el murmullo del lugar, aunque agitado el rumor era melodioso, bebí muy lentamente, esa soda era mi única compañía de modo que al escuchar la nota del sorbo final admito que me entristecí un poco…ya no tenía ningún motivo para permanecer ahí, solo observar y pedir la cuenta, el importe de mi bebida más una injustificada propina del 10% por un servicio mediocre e indiferente.

Olvidé la fecha de cuando ocurrió todo esto, estoy segura que fue el mes pasado, jure que nunca más tendría tardes vacías, pero puedo decir que aunque este sola en casa y aparentemente sin nada que hacer, mis ideas me acompañan, lo que soy está ahí aunque se encuentre dormido, es cuestión de despabilarlo un poco.

Ahora estoy de reposo absoluto, aunque quiera no puedo moverme ni dejarme envolver por la casualidad que nos brinda la calle, pero eso me mantiene optimista porque estoy segura que la próxima vez que me encuentre de frente con la casualidad, por primera vez en mi vida sabré que decirle y quizá tan solo quizá le invite una soda italiana.

Anuncios

Mira Bartola…ahí te dejo esos dos pesos

FREELANCER-IMAGEN PÚBLICA
FREELANCER-IMAGEN PÚBLICA

por Carolina Vargas

Dicen que madurar es dejar de sufrir por amor y empezar a sufrir por dinero, es triste y lastimosamente cierto.

En mi condición de freelancer, no debería quejarme, hago lo que me gusta, fijo mis horarios, no tengo compañeros ni jefes molestos que me respiren en la nuca y me azoten bajo el yugo explotador, conocido como jornada laboral de ocho horas. Cierto es que tengo muchas ventajas, pero no todo es miel sobre hojuelas y he aquí el gran problema al que me enfrento, no tengo ingresos fijos, pago renta y tengo la muy mala costumbre de comer todos los días.

Hasta ahora he podido capotear la situación de una manera medianamente satisfactoria, nunca falta el detalle o la invitación para ir a comer, la inauguración de alguna muestra artística, presentación de libro o mole de pueblo en donde hay comida gratis, juro que funciona, durante una semana me alimenté de canapés y vino tinto generosamente proporcionados por diversas instituciones culturales y educativas de esta ciudad.

Para muchos de ustedes quizá suene vergonzosa mi manera de vivir, pero tristemente mi caso no es una escandalosa excepción, parientes y amigos a pesar de contar con un sueldo fijo, día a día enfrentan la dura batalla de estirar cada centavo que ganan, es como si en lugar de billetes nos pagaran con ligas.

Con los nuevos impuestos y las reformas a cuanta pendejada se le ocurra al Ache gobierno de la república, el costo de la vida es exorbitante y no me refiero a una vida digna ¡qué va! me refiero a darse el lujo de poder comer y transportarse a diario ya sea al trabajo o a la escuela. Alguna vez lo dijo un tristemente célebre panista de cuyo nombre no quiero acordarme, el muy pendejo aseguraba que una familia mexicana podía mantenerse cómodamente con 6 mil pesos mensuales, incluso en su cinismo se atrevió a asegurar que con esa suma alcanzaba para mandar a los hijos a escuelas privadas…¡no mamar!

Yo pensaba que mi precaria situación se debía a mi falta de ingresos fijos si bien es cierto que eso me jode, infinidad de familias hoy en día están pasando las de Caín porque sencillamente todo está carísimo y los sueldos son una burla, todo mundo quiere regatear el costo de tu trabajo, sin importar a lo que te dediques, nadie está dispuesto a pagar algo justo por el talento y la capacidad, luego entonces, con un ingreso raquítico tienes que procurarte una vivienda, comida, pasajes, pago de servicios y si eres afortunado la seguridad social, hablar de dinero extra o para recreación es prácticamente un sueño guajiro, se los dice una persona que ya quemo su fondo de ahorro y su seguro de desempleo.

No busco un consuelo de tontos, sé que mi situación mejorará, hasta ahora no he muerto de hambre y tengo mi renta asegurada, he sobrevivido muchos meses así y creo poder dar un par de recomendaciones para todos aquellos que viven solos, ganan poco o dependen de alguna beca o patrocinio. Les comparto algunos de mis consejos para sobrevivir con pocos ingresos y no morir en el intento.

FREELANCER-IMAGEN PÚBLICA
FREELANCER-IMAGEN PÚBLICA
  1. Si usted es el sostén principal de su familia, dejese de pendejadas, ya no siga leyendo y busque una fuente de ingresos extra, cualquier subempleo Godínez, desde vender artículos por catálogo hasta incursionar en el mercado hipster de las manualidades ecosustentables.
  2. Muy importante, si usted tiene que pagar renta o algún otro tipo de servicio, respete ese dinero y no lo gaste en pendejadas, en serio, no se puede dar el lujo de hacer tonterías. De lo contrario prepárese para dormir en la calle y le advierto que al menos el centro histórico esta infestado de ratas y huele muy mal. No se arriesgue…en serio.
  3. Si usted es físicamente agraciado, si la naturaleza lo doto de atributos envidiables, no importa su género o preferencia sexual, consiga un amante pudiente que lo saque de apuros y deje de leer esta necedad cuanto antes. En mi caso, nada que hacer… sigo jodida, por si alguien se lo preguntó.
  4. Como lo mencione antes, busque un inauguración de cualquier evento cultural, siempre ofrecen un brindis y se puede comer bastante bien, además de ampliar los horizontes artísticos y la sensibilidad saciara su voraz apetito. No se sienta mal por ser gorrón, muchas de las personas que asisten a este tipo de eventos van solo para mamasearse entre ellos y sentir que forman parte de la elite intelectual,  a mi parecer eso es mucho más vergonzoso, si usted asiste por hambre, al menos saldrá con el estómago lleno y la dignidad intacta. Los supermercados en días de quincena son abrevaderos inagotables de muestras gratis y degustaciones.
  5. Trate de utilizar el transporte público lo menos posible, camine o tome una bicicleta, son gratis.
  6. Si por alguna razón necesita comprar ropa, zapatos o accesorios, espere a fin de mes, por lo regular las tiendas van depurando su mercancía y puede encontrar excelentes opciones en el área de saldos.
  7. Como opciones de entretenimiento, tenemos la enorme fortuna de tener varias y gratuitas, desde el clásico cine-club, exposiciones, recorridos en bicicleta, teatreros y mimos.
  8. Si lo suyo es entretenimiento de primer mundo y cuenta con una computadora o teléfono inteligente, robe la señal wi-fi de su vecino o vaya a los lugares públicos con internet gratuito y disfrute en línea de los últimos estrenos cinematográficos, hay muchísimas páginas que ofrecen este servicio y en su mayoría tanto el audio como la imagen son buenos. Ahorre dinero y corajes viendo desde la comodidad de su artefacto electrónico, ya sea un bodrio o joya de cartelera.
  9. A estas alturas usted estará pensando que alguien de recursos limitados no puede darse un lujito de vez en cuando. Pues se equivoca, para los tragones como yo, tenemos los expendios de pan duro, remilgosos abstenerse, usted por la módica suma de 10 pesos puede comprar varias piezas de pan para darse un atasque de gordo recién liberado de la clínica dietética.
  10. No debemos olvidar la lamentable pero necesaria piratería cibernética. Usted puede descargar cualquier cantidad de archivos tanto de información como entretenimiento: libros, música, periódicos, películas, fotografías e infinidad de textos.
FREELANCER-IMAGEN PÚBLICA
FREELANCER-IMAGEN PÚBLICA

Lo más importante creo yo es que sin importar el hambre, privaciones o incomodidades, todo es posible cuando uno ama lo que hace y se dedica por completo a ello. Si a usted alguna vez le han dicho “deja de hacer eso y busca un trabajo en serio”…yo no cambiaría por nada el indecible placer de obedecer a la vocación. Por muy mal que pinte el panorama, la misericordia es muy grande y cuando se tienen ganas de hacer las cosas, estas se logran.

Lo decía Facundo Cabral “lo que tiene que ser será y se dará naturalmente” y yo cada día me convenzo más de su razón.

Los Godínez llegaron ya…

GODÍNEZ-IMAGEN PÚBLICA
GODÍNEZ-IMAGEN PÚBLICA

por Carolina Vargas

Siempre he creído que las mejores cosas ocurren cuando menos las esperas y los mejores encuentros surgen cuando no se planean, ese elemento sorpresa que inyecta vitaminas a la cotidianidad. Hace un par de días me encontraba arranada en mi escritorio, intentando concluir un artículo por el cual recibí una paga muy generosa, por desgracia para mí, el cerebro en ese momento no me daba para más y comencé a divagar, de pronto sonó mi teléfono y era una amiga quien me pedía nos viéramos entre otras cosas para acompañarla a hacer unas diligencias, comer algo y ponernos al día.

 Nos encontramos en los cines del boulevard, caminamos algunas calles, la acompañe en lo que ella tenía que hacer y una hora después estábamos ordenando el menú del día en el Burguer King del portal. Tomamos una mesa e inmediatamente comenzó la plática.

Había mucho que contar,  la última vez que salimos fue también de manera casual hacía poco más de un mes, tratamos de ponernos al día con celeridad, para profundizar en asuntos de mayor relevancia. Entre otras cosas, mi amiga me contaba sobre su nuevo trabajo y las vicisitudes que implicaba ser una persona eficiente y propositiva.

Curiosamente la última vez que la vi fue cuando recién había iniciado labores en ese lugar, ahora a poco más de un mes después de todo aquello, me encuentro a mi querida amiga entusiasmada por su proyecto. Pero como siempre pasa, el cansancio era evidente en su mirada y sus palabras, entre otras cosas tenía que lidiar con el retraso de su cheque, una jefa histérica y lo peor de todo: sus compañeros de trabajo, un ejército de entes mucho más peligroso que un grupo de gremlins rabiosos; gnomos que se agazapan en el anonimato, mustios pululan por la vida navegando con bandera de bajo perfil…pero son peligrosos, nocivos, tóxicos, una amenaza, si usted amable lector ve uno de estos personajes, huya, aléjese lo más lejos posible, para mi amiga ya es tarde, pero usted sálvese, porque bajo la apariencia inofensiva de estos seres se esconde un cáncer social, adivinan de lo que hablo…por supuesto que otra cosa podía ser, hablo de todos los Godínez del mundo que se propagan como la peste y tal parece que no podremos detenerlos.

GODÍNEZ-IMAGEN PÚBLICA
GODÍNEZ-IMAGEN PÚBLICA

Al principio de su relato no me sorprendió en lo más mínimo que sus compañeros de trabajo tuvieran esas características, no es extraño encontrar a estos seres pululando por oficinas, transporte público, calles principales, estadios, centros comerciales y supermercados. ¿Por qué son peligrosos? La respuesta es evidente y muy compleja. Verán el Godínez común deja huella en todo lo que toca, su conformismo y mediocridad impregnan nuestra vida de una manera apabullante he aquí varios ejemplos:

  1. Invade su sitio de trabajo con su lonchera Tupperware apestando la oficina con la suave fragancia de las sardinas Dolores y las saladitas que desde luego son horneadas.
  2. Espera con fruición los días de quincena porque casi todos los Godínez quieren vivir pagando todo en cómodas mensualidades ya que su salario no les permite solventar todos sus gastos, se ven en la necesidad de meterse a cuanta tanda les ofrezcan, o pedir algún préstamo en Compartamos Banco.
  3. Relacionado al punto anterior, un sueldo Godínez es imposible para sostener a una familia, la dieta y estilo de vida Godínez es difícil de sostener. Es muy común encontrar en sus centros de trabajo un sinnúmero de productos ofertados por los mismos compañeros, desde las tortas o los desayunos, la comida corrida, zapatos, ropa, maquillaje o cualquier otra cosa que se pueda vender por catálogo, esto es un medio muy útil para hacer negocios para un Godínez promedio.
  4. Es muy fácil reconocer a un espécimen de estos en el transporte público, en el caso de las ladies Godínez es fácil identificarlas porque por lo regular usan zapatos de piso ya sean flats, flexi o crocs para desplazarse a su centro de trabajo en cuanto se bajen del autobús o del metro, las zapatillas las llevan muy bien guardadas en una bolsa de supermercado para poder cambiarse en las jardineras de la oficina. En el caso de un lord Godínez es fácil reconocerlo por su traje brilloso, pantalones color caqui y el estigma inconfundible: la mancha de guacamole en la corbata.
  5. Los festejos Godínez siempre son en el sitio de trabajo, se hace la coperacha de rigor para comprar un modesto pero sabroso pastel de merengue, refrescos de tres litros, platos, vasos y cubiertos desechables. Que sería de estas simpáticas reuniones si no fueran amenizadas por el Godínez musical, el clásico wey que se sabe tres acordes y siempre quiere cantar alguna de José José cuando lo único que tiene en común con él es el gusto por la bebida, además de esto siempre se puede contar con algún reproductor MP3 comprado en abonos y que en sus innumerables piezas musicales podemos encontrar los éxitos de Los Ángeles Azules, Bachata, Pit Bull, Margarita la diosa de la cumbia…entre otras invaluables joyas.
  6. Un Godinez que se respete se mantiene informado sobre los temas de actualidad, emitiendo sentencias y juicios categóricos. Por supuesto que generará controversia y las acaloradas discusiones las realizara en tres lugares estratégicos: la cafetera de la oficina, la fotocopiadora y el garrafón de agua. Entre los temas más discutidos se encuentran, las reformas gubernamentales, chismes sindicales, romances entre compañeros, partidos de futbol, reality shows, telenovelas y tweet stars.
  7. El escritorio/cubículo es el santuario personal de los Godínez, es el espacio en el que pasan ocho horas diarias y lógicamente se rodearán de todas las comodidades para soportar sus largas y extenuantes horas de trabajo jugando solitario. Entre los artilugios que podemos encontrar destacan las fotos familiares bellamente colocadas por debajo del vidrio del escritorio, los recuerditos de las últimas vacaciones casi siempre llaveritos o portalápices que se robaron del hotel Grillos Verdes en Guayabitos (por poner un ejemplo), una taza de tamaño descomunal que probablemente también es robada de algún trabajo anterior o es regalo publicitario ningún Godínez en el mundo llevará un artículo propio a la oficina, el calendario/agenda, el almanaque triangular con el mismo paisaje en todos los meses, el reloj de péndulo, el sacapuntas fijo, el santo patrono al cual se encomiendan casi siempre la virgencita de Guadalupe, en estampita o en bulto da lo mismo  y la servilleta arrugada de la torta que se acaban de comer. Con las ladies existe la variante del florerito de plástico y las postales que les regaló el novio, amante o marido también colocadas debajo del vidrio del escritorio. Todos estos objetos son venerados con absoluta devoción por el Godinez promedio y si alguien osara llevarse alguno de ellos, recibirá una maldición peor que la de Tutankamón.
  8. Recibir un regalo Godínez no es cualquier cosa, tomemos en cuenta del gran esfuerzo –y del adelanto de la tanda- que implica a este zombie contemporáneo tomarse dos minutos de su trayecto ya sea de ida o de vuelta al trabajo para comprar el detallito y no quedar mal ante los compañeros, casi siempre es un sencillo pero bonito –y barato- portarretratos, un certificado de regalo, alguna chacharita de importaciones mundiales, calcetines, MP3 con clásicos del ayer, películas clon piratas de 3×40, corbatas para los varones, perfumes Fraiché para las ladies…
  9. La jornada laboral oficial de un Godínez es de 2 horas diarias de trabajo efectivo, las 6 horas restantes se dividen en múltiples ocupaciones, todas igual de importantes aunque puede variar si es que alguien cumple años o es día festivo, en ese caso la oficina se paraliza y todo vale madre. Su hora de llegada siempre es registrada con la impecable puntualidad Godínez 15 minutos después del límite, luego viene la hora del desayuno que casi siempre dura dos horas o dos horas y media, el resto del tiempo varía entre cobrar los abonos, las tandas, el café, las idas al baño, los videojuegos en línea, las llamadas personales y si transmiten algún evento deportivo televisado en vivo ocurre los mismo que con los cumpleaños y los días festivos.
  10. Los Godínez también lloran, es decir también tienen su corazoncito. Parece casi imposible creer que pueden enamorarse entre ellos pero ocurre seguido. El lord Godínez es un romántico empedernido corteja a sus víctimas con flores de crucero, muñecos de peluche de manufactura china, chocolates de 3×10 comprados en el metro, entre las doncellas más codiciadas por estos galanes se encuentra Marthita la secretaria del jefe, la que curiosamente también se acuesta con él. Por su parte las ladies aspiran a poder encamarse al contador general o al jefe de personal para poder triunfar por su culitito esfuerzo.

Ser un Godínez no es cosa fácil, porque básicamente es ser un zombie, haberse despojado del entusiasmo por la vida, ilusiones, sueños, la falta de objetivos sustituidos por deseos inmediatos. El mundo se godiniza y no podemos evitarlo, es un apocalipsis, la crónica de una decadencia anunciada, lo único que nos queda es vacunarnos, evitar que nos muerdan los talones y nos licúen el cerebro. Tenga cuidado porque es algo altamente contagioso y durante el día nos relacionamos con al menos 6 de ellos, tome precauciones.

GODÍNEZ-IMAGEN PÚBLICA
GODÍNEZ-IMAGEN PÚBLICA

Y aquí vale la pena citar un verso de la oxidada poetisa Pita Amor que puede servirnos como mantra protector contra estos hombrecitos:

La aritmética alarmante/ la matemática fría/ la distante geografía/ el álgebra desquiciante/ la alquimia desconcertante/ la glacial filosofía/ la celeste astronomía/ la teología enajenante/ el ajedrez silencioso/ el dominó misterioso/ el deporte de la lumbre/ que es de los juegos la cumbre/ nunca podrán igualar al deporte de pensar.