Archivo de la etiqueta: Gerson Tovar

Carmen de regreso a Puebla.

por Gerson Tovar Carreón 

Por segunda ocasión se presentará en Puebla la ópera Carmen, una de las más emblemáticas de todos los tiempos, escrita por Bizet. En rueda de prensa se anunció el proceso de montaje y que se ofrecerán tres funciones: el martes 2 y jueves 4 de febrero a las 19 horas, y el sábado 6 de febrero a las 17 horas.

Esta puesta en escena cuenta con el maestro Fernando Lozano, quien dirigirá la Filarmónica 5 de mayo, quienes acompañarán a los 186 artistas en escena, entre el Coro de la compañía de Ópera de la BUAP y la Compañía de Danza Antoinette.

Fernando Lozano en rueda de prensa - Fotografía por Jessica Tirado Camacho
Fernando Lozano en rueda de prensa – Fotografía por Jessica Tirado Camacho

En entrevista, el maestro Lozano se mostró entusiasmado y comprometido por montar una vez más la famosa ópera dramática de Bizet en la ciudad. “Para mí, montar Carmen es un compromiso, es una ópera que conozco muy bien. Es una ópera que he hecho en muchas partes, en México y fuera de México, pero que cada vez que se hace vuelve a ser un compromiso… es como el torero que en un domingo hace una faena sensacional, al siguiente domingo eso no sirve de nada, al siguiente domingo es otra cosa y aquí es otra Carmen y hay que hacer la bien, hay que trabajar mucho y hacerlo bien.”

Asimismo, el músico y director de orquesta se mostró satisfecho con la producción a pesar de la falta de inversión económica: “Tenemos un elenco sensacional, estamos haciendo una escenografía verdaderamente de lujo con muy poco dinero. Tenemos la participación del ballet, la participación del coro. Tenemos los elementos para hacer una muy bonita cosa y estamos entregados a eso”.

Fernando Lozano y Gerson Tovar - Fotografía por Jessica Tirado Camacho
Fernando Lozano y Gerson Tovar – Fotografía por Jessica Tirado Camacho

No se pierdan la puesta ensena de la ópera Carmen en el auditorio de la Reforma. La entrada será gratuita por lo que Cinco Centros y un servidor los invitamos a anticipar alguna contingencia ya que el cupo es limitado.

Anuncios

Las tres de ley

por Gerson Tovar Carreón

No juegues limpio.
No idealices.
Ni esperes mucho.

No sé cómo escribir esto; en realidad, no sé escribir bien, tengo muchas faltas de ortografía y no siempre estructuro bien mis ideas. Los títulos de mis textos rara vez concuerdan con su contenido. Como en este momento, ya que lo que escribiré no tiene nada que ver con el título, simplemente me pareció uno bueno; pero no importa, porque existe tanta basura publicada y un poco más no hace daño.

Comenzaré entonces. Empecé a escribir hace dos años, pienso he adquirido un poco de experiencia en esto. Sólo un poco. Me gusta ordenar mis ideas, no siempre puedo; sin embargo, el escribir me ayuda. Recién leí un texto de B, no lo conozco bien, y pienso él sabe más que yo de “la palabra” y su implicación en el papel impreso y en el internet. Y no me gustó su texto, me pareció aburrido. No diré más, ese texto se describe con esa sola palabra. Esta es mi problemática… ¿importa mi opinión? ¿sirve de algo que le diga que su texto apesta cuando no tengo la experiencia de él? ¿alguien le dijo a Rulfo, Borges o Hemingway qué escribían mal, y mejor se dedicaran a la contaduría de una panadería? ¿B realmente es escritor o sólo le gusta recibir atención y becas? Por un lado, según la posmodernidad, todos tenemos la capacidad de opinar, y eso es lo malo. Basado en este argumento, mi opinión no importaría. Pero no me interesa, hablo y escribo porque sé que el otro está mal y odio dejar que su error no tenga alguna buena burla. Se lo merece.

Escritura - Imagen pública
Escritura – Imagen pública

Por otro lado, hay quienes confían en mis juicios como J. Él me ha pedido mi opinión un par de veces, y me gusta leer sus textos, me parecen brillantes, aunque no me gusta su exceso de palabras como: me caga, es pendejo, es estúpido, de la verga, pedo, culo, caca… exagero un poco al final de la lista, pero me parece que sus textos son honestos y reflejan lo jodido y gracioso de la vida. ¿A dónde voy con todo esto? La verdad no estoy seguro, sólo dejo que el ser se despliegue en las teclas. Intentaré ordenar mis ideas de nuevo. ¿Debería decirle a B que apesta su texto? ¿Servirá de algo? ¿Me dirá que coma popo? Correré el riesgo, iré con B y le diré: “Man, tu texto es una mierda, si la mierda estuviera escrita seria como ese cuento feo tuyo, la mierda huele mejor que tu texto” … Miraré a B a los ojos, sonreiré y daré la media vuelta. Me colocaré mis audífonos y escuchare Black Star de Bowie, no es un buen disco, pero fue el último. Te extrañaremos gran D.

Un cuarto de gráfica, en Cooperativa AVE

 

Un cuarto de gráfica - Exposición Colectivo AVE
Un cuarto de gráfica – Exposición Colectivo AVE

 

por Gerson Tovar Carreón

“Ha llegado a ser obvio que ya no es obvio nada que tenga que ver con el arte, ni en él mismo, ni en su relación con el todo, ni siquiera su derecho a la vida.” Con esta frase arranca Adorno su teoría estética. ¿Qué implica esta pérdida de la esencia del arte? ¿Cuál es sentido del arte para la vida de sus productores, sus estudiantes o sus conocedores implacables que deciden su futuro? ¿Cuál es el sentido del arte para la gente común, o no tan común, la que camina sobre la acera y divaga sobre las formas y líneas del ocaso cuando puede respirar de su vida?

Es incierto que el arte sigue siendo posible, es incierto si habrá socavado sus reglas y prendido fuego a sus propios presupuestos. Pero la presencia de éste sigue dando vueltas como demonios sobre nuestra contemplación del absoluto, de la vida. La presencia de lo que podemos llamar arte cada vez va desapareciendo en esta ciudad gracias a los estrafalarios especialistas y los perros falderos que sólo critican lo que no pueden crear. Sin embargo, y no siempre, resaltan espacios honestos, con propuestas serias y libres.

 

Este es el caso de la cooperativa AVE, que inauguró la exposición Un cuarto de gráfica, una carpeta de 30 artistas del Taller de gráfica libre de Oaxaca que nos muestra un dialogo entre el aprendizaje y la libertad. Las obras están contenidas en un cuarto de papel guarro súper alfa y fueron concebidas con distintas técnicas, consolidando la libertad y la creatividad que la gráfica proporciona. Cada pieza busca un encuentro con las constelaciones personales del espectador y el artista. Se lanza a intimar con la contemplación e invita a la imaginación a romper con lo ordinario del mundo.Los invito a visitar esta exposición que estará presente hasta el 31 de enero y a seguir cuidadosamente el trabajo de cooperativa AVE.

Anatomía de un cabello

por Gerson Tovar Carreón

No me sorprende que mi frente le gane terreno a mi cabello. Las consecuencias las miro día a día frente al espejo. En mi almohada hay resto de pequeñas fibras que se soltaron de sus aposentos. Nadie los extrañará, sólo las fotos de épocas pasadas se preguntarán por su paradero, por su suicidio genético. Y sí, es genético este asunto, alimenticio posiblemente, pero en su mayoría es genético. Mi padre era calvo, su padre fue calvo y el padre de su padre también lo fue. No me quedan muchas esperanzas de que desaparezca su herencia. Es extraño sentir esa ausencia, aun puedo ver mi cabello y no es que me guste, pero el hecho de pensar en su ausencia me desconcierta. Esa sensación de perderlo lentamente, de acariciar la nada con un peine, y de aceptar lo inevitable de la tradición me hace pensar si puedo soportar la triste realidad: soy calvo.

No me alimento sano, bebo constantemente, tengo sobrepeso y el único ejercicio que hago es correr detrás del trasporte público. Ser gordo y calvo no es sencillo. Pero, la verdad, estoy aprendiendo a vivir con ello. Recuerdo a un tipo de la universidad. Daba señales de calvicie y ahora se rapa para disimular su ausencia cabello. Nunca me agradó del todo ese individuo, era un ridículo, pero sólo pensar en tomar la decisión de rasurarme me pone los nervios de punta. No sé si es posible hablar filosóficamente sobre la caída del cabello; mi hermano decía que la discusión radica en el concepto pelón y su diferencia con la categoría calvo. ¿Quién los define? ¿A qué le podemos llamar pelón y a qué le llamamos calvo?

Italo Calvino - Imagen pública
Italo Calvino – Imagen pública

Pienso que el primero en diferenciar entre estos dos conceptos fue Italo Calvino, hombre de su tiempo y de la bella signora. Fue novelista, poeta y entusiasta del análisis crítico de las fibras capilares mejor conocido como cabello. Una de las frases que mejor define su estudio critico es “a veces uno se cree incompleto y es solamente la pérdida del cabello”. Y aunque no defina claramente su postura entre lo pelón y lo calvo, los lectores de Calvino aseguran que el escritor diferenciaba estas dos categorías al confrontar su contenido capilar sobreviviente. A más sobrevivencia de la fibra capilar, se definirá como calvo, y la nula existencia de la ya mencionada fibra se le considerará como pelón.

T. W. Adorno - Imagen pública

Otro gran teórico de la fibra fue el filósofo y sociólogo T. W. Adorno, su análisis político sobre el holocausto es deudor de sus reflexiones en sus primeros años de pelón. A diferencia de Italo, Adorno consideraba que pelón y calvo eran conceptos peligrosos y que se debían abrir conceptualmente al implante de cabello. Estas concepciones son lo que el mismo concepto no es. Esto significa que no se definen como pérdida de cabello sino como ausencia de este. Lo que a mi juicio lleva la discusión a un plano teórico más elevado debido a la ausencia de peluquerías en su estudio. Una vez más se demuestra que Adorno, literalmente, “no tenía un pelo de tonto”. Un colega suyo defendió esta idea durante mucho tiempo. Me refiero a Walter Benjamin, quien presentó su tesis doctoral con el título “El origen de la tragedia de la calvicie alemana”. Lamentablemente fue rechazada por Max Horkheimer, quien terminó aborreciendo al berlinés por sus teorías sobre la reproducción técnica de la calvicie, además de que éste se atrevió a defender un tema del cual no tenía ni la menor experiencia. Hasta el día de su muerte, Benjamin fue conocido por su amplia cabellera y por el uso de enjuague aurático.

Walter Benjamin - Imagen pública
Walter Benjamin – Imagen pública

Podría seguir aumentando gente a la lista, desde Lenin hasta Vin Disel. Todos tienen algo que decir sobre el tema. Menos Stalin, el bigotón nunca sufrió más que un par de atentados a su peinado por los activistas sin cabello, pero triunfó al mandarlos al gulag como peluqueros. Los especialistas han dejado las cuestiones político-sociales sobre la pérdida de cabello y se han concentrado en sus implicaciones culturales. En todas las artes, como en el espectáculo, los calvos y pelones se diferencian de la gente con cabello. Reivindican su pérdida con grandes actuaciones, cuerpos fornidos y barbas tupidas. En el peor de los casos, podríamos remitirnos a Homero Simpson, y hasta él sale bien librado.

Adorno y Horkheimer - Imagen pública
Adorno y Horkheimer – Imagen pública

En este punto se va mostrando un leve desdoblamiento de los conceptos calvo y pelón, sin embargo, debemos profundizar en un análisis cultural y político de lo que implica la pérdida de cabello, incluso psicológico. La pérdida de cabello no es una broma, no es simplemente la destrucción de las células capilares lo que impide la renovación celular de la fibra conocida como pelo, cabello o melena, sino que las consecuencias en los sujetos varían y es prudente intervenir en este mal moderno que aqueja a los individuos y los obliga a usar gorros y sombreros ridículos.

Un triste cuento de navidad

Navidad - Imagen pública
Navidad – Imagen pública

por Gerson Tovar Carreón

Actualmente la “navidad” es una de las fiestas más celebradas en todo el mundo. Gracias a Coca-Cola y el capitalismo, esta festividad se ha incluido en los imaginarios de la gente con mal gusto. Además, es la época del año que acumula más capital: la gente se vuelve loca por comprar regalos de último hora, hay más trabajo para los desempleados frecuentes -como los filósofos-, y, lo más importante, se vende mucho alcohol. Esta época te incita a mirar a tus semejantes y no querer matarlos; también, representa el inicio del fin del año fiscal, lo que quiere decir que el próximo año habrá recortes a los presupuestos y aumento de impuestos.

Entonces, ¿cuál es el significado de la navidá? A mi juicio, e imagino que es un juicio genérico, el significado es que el hiperconsumismo le ha ganado terreno al comportamiento humano de reunirse en familia y celebrar un año más de vida y miseria. Esto último me recuerda que hace mucho tiempo no festejo estas fechas con mi familia; eso se debe a la muerte de mi abuela, la cual nunca me agradó. Después de este acontecimiento, toda mi familia se dio cuenta de su propia hipocresía y su falta de compatibilidad, o por lo menos eso pienso que sucedió. Agradezco no volver a ver personajes patéticos como el tío que se hace el chistoso y tiene la gracia de una papa o la tía impertinente y su clásica pregunta: “¿Cuándo te casas?”. Sucede hasta en las mejores familias.

Sin embargo, y dejando de lado los absurdos lazos de sangre, recuerdo dos experiencias decembrinas que me conmovieron y recuerdo con nostalgia. Primero les hablaré brevemente de la navidad con G, una mujer increíble, carismática y llena de vida. En una ocasión me invitó a pasar la fiesta con ella y su familia. Recuerdo la comida y el alcohol, pero, sobre todo, bailar con sus sobrinas. G tenía la fiesta en las venas, bailó con todos, hasta con mi hermano, un apático del baile. Pasé dos navidades con ella y han pasado dos desde que G no está, y la extraño.

Por otro lado, tengo el recuerdo de L, uno de los recuerdos que más me gustan por el hecho de sentirme incluido en una familia o algo parecido a una. Recuerdo el frío en mi cara, las risas de los niños, el aroma de la carne, el sabor del tequila en mis labios y la sonrisa de L. Sin embargo, no recuerdo más, sólo ese sentimiento de calidez, lo que podríamos llamar hogar. Mi memoria nunca ha sido buena, divago y mezclo recuerdos. Pero esa noche con L y su familia es de eso recuerdos que aprecias, pero sabes que son únicos y no volverán jamás.

Navidad - Imagen pública
Navidad – Imagen pública

Me desvié un poco sobre el significado de la navidad. Pienso que el mexicano ha sido acondicionado y guiado para que acepte esta festividad, pero la niega y le da otro significado sin que él mismo se dé cuenta. No es una contradicción, tampoco es que confunda el significado de esta “mágica” fecha, sino que encuentran en el engaño un valor. El deseo de reunir a la familia feliz, que imagino es el verdadero significado, es un engaño: no conozco familias felices, incluso no pienso que no existen. Sólo es un pastiche, una burla de lo que los medios a construido. Y eso me da esperanzas de entender porque la gente se forma para comprar regalos a gente que no quiere, con dinero que no quiere gastar, dinero que ganó en un lugar en el que no le gusta trabajar.

Y mientras eso pasa, les comento que escribí este texto mientras escuchaba via spotify a los Beatles; sé que es de mal gusto, pero finalmente podrán escuchar al cuarteto de Liverpool vía streamain’. Una señal más de que con dinero hasta baila el perro. Feliz navidad, beban, coman y olviden.

 

Hacia una sociología regional: Jorge Rovira Mas y el Portal de Sociología latinoamericana

por Gerson Tovar 

Esta semana participé en el XXX Encuentro de la Asociación Latinoamericana de Sociología (ALAS), y tuve la oportunidad de charlar con el Dr. Jorge Rovira Mas, profesor-investigador de la UCR, quien además es coordinador y gestor del Portal de Sociología latinoamericana. Este sitio web se activará este día, miércoles 2 de diciembre de 2015, y tiene como principal objetivo visibilizar una sociología regional: Latinoamérica. En entrevista el catedrático habló sobre los contenidos y dificultades que se tuvieron para construir este medio.

Gerson Tovar (GT): ¿Qué es el Portal de sociología latinoamericana?

Dr. Jorge Rovira Mas (JRM): El portal es el único sitio web del mundo que está dedicado íntegramente a visibilizar una sociología regional: la de América Latina. No existe un portal de la sociología europea, no existe un portal de la sociología africana, no existe un portal de la sociología norteamericana, que sea Canadá, Estados Unidos y México. Entonces el portal de sociología latinoamericana esta dedicado a la sociología de América Latina con una misión: visibilizar la producción científica de nuestra región.

GT: Hablando de esa visibilidad, ¿qué podemos encontrar en el portal?

JRM: Se pueden encontrar varias cosas. En primer lugar, lo que llamamos el directorio latinoamericano de instituciones. El directorio latinoamericano de instituciones de sociología, todo dedicada a la sociología de AL, lo que hace es ofrecer, por país, las asociaciones y colegios de cada uno; todos los centros e institutos de investigación en sociología de cada país de AL, todas las revistas en digital de sociología de cada país y todos los programas de posgrado, maestría y doctorado, de cada país. Hay más de 600 sitios identificados con sus links y con una breve descripción de cada uno de ellos. De manera de que alguien que quiera conocer cuál es la institucionalidad de la sociología de AL en términos de programas de posgrado y maestrías, doctorado, centros de institutos de investigación, publicaciones, colegios profesionales, allí va a encontrar, de una manera muy breve y muy rápida, eso. Aparte, damos noticias continuamente sobre publicaciones. Todo digital, nada que no sea digital. No damos a conocer un libro que este impreso, solo damos a conocer revistas, publicaciones, libros completos en digital. También ofrecemos un visor, que periódicamente cambiamos, con noticias de la sociología latinoamericana. Y tenemos una agenda de eventos de la sociología y las ciencias sociales en general.

Jorge Rovira Mas - Foto Archivo
Jorge Rovira Mas – Foto Archivo

GT: ¿Cómo se enfrenta el portal al problema del plagio en los materiales digitales?

JRM: Fundamentalmente, lo que publicamos en digital son cosas ya publicadas. Nosotros los ponemos ahí a la circulación pública, documentos públicos pero seleccionados. Por ejemplo, la SEPAL saca un estudio sobre la política pública en AL. Está en SEPAL, está en el sitio de SEPAL, pero nosotros lo hacemos circular ágilmente, llamamos la atención al sociólogo latinoamericano sobre ese tema. De manera que nosotros no nos enfrentamos ni tampoco procuramos reproducir documentos que no han pasado por sistemas de revisión de pares. Porque no tenemos la capacidad. Usted lo comprende, es una cosita pequeña, no tenemos la capacidad de hacer revisión de pares como una revista normal. Pero sí relevamos, destacamos, llamamos la atención periódicamente sobre lo que se publica y tenemos un boletín que se publica digitalmente que se envía a todos los que se registran en el portal. De ahí la importancia de acceder al portal una vez que este activado y suscribirse, con eso se recibe el boletín. 

GT: Para finalizar, ¿cuáles son las problemáticas que ha tenido para construir este portal?

JRM: Muchísimas, porque se hace con muy pocos recursos. La Universidad de Costa Rica me ha apoyado, de hecho, es de la universidad, del instituto de investigaciones sociales, pero tenemos pocos recursos para eso. Entonces, lo que hacemos es un trabajo de búsqueda y selección, un trabajo hormiguita que, a veces, es muy difícil, y que lo hacemos para beneficio de crear una comunidad sociológica latinoamericana; que no desprecia, que no ignora, que no desconoce la sociología internacional. Pero, quiere visibilizar, resaltar y destacar la sociología de AL.

Puedes seguir el portal en:

http://sociologialatinoamericana.ucr.ac.cr/
portal.socio.lat@gmail.com
https://www.facebook.com/portaldesociologia.latinoamericana

Sobre la nación en tiempo Heterogéneo y la política de los gobernados

Por Gerson Tovar Carreón

Reflexionar sobre del concepto de nación en el mundo contemporáneo es una tarea compleja. Presentar las formas en las que los sujetos construyen su idea de nación y, al mismo tiempo, mostrar su relación con las estructuras dominantes bajo el contexto de las crisis actuales de los sistemas democráticos y políticos, significa mirar críticamente los parámetros y desarrollo de la democracia liberal actual.

Partha Chatterjee aborda la complejidad de esto en La nación en tiempo heterogéneo y otros estudios subalternos. El autor realiza un análisis de la modernidad en sociedades no occidentales como la India y sus experiencias, confrontando el sistema democrático y político. Para reflexionar sobre el tema, abordaré dos textos del autor. El primero es el epígrafe segundo del capítulo dos, titulado “La nación en tiempo heterogéneo. El segundo escrito será “La política de los gobernados, quinto epígrafe que conforma el tercer capítulo de la obra de Chatterjee.

La nación en tiempo heterogéneo

En este segundo epígrafe, Chatterjee se enfoca en el concepto: “política popular”. Para el autor, lo popular se encuentra en las funciones y actividades de los sistemas gubernamentales modernos. Además argumenta que su perspectiva implica, para su visión de lo “popular”, un tipo concreto de relaciones sociales entre gobierno y pueblo. Así, la política popular “crece a partir de las relaciones y es conformada por ellas” (p. 56). Asimismo, recurre a la experiencia de sociedades que no participaron en la evolución institucional de la democracia capitalista moderna para hacer una crítica al sistema y, en este apartado,  da una definición de política popular; revisa conceptos familiares de la teoría social como: sociedad civil y Estado, ciudadanía, afiliaciones universales e identidades particulares con el objetivo de elaborar una crítica.

Posteriormente, el autor discute la idea lineal de “vida moderna” en una  dimensión espacio-temporal homogéneo vacío y flexiona el concepto de nación y comunidad de Benedict Anderson  mediante el ideal universal del nacionalismo cívico. La nación moderna existe “en un tiempo homogéneo vacío y que el espacio social se distribuye en ese tiempo”. Esta tesis de Anderson resulta brillante para de demostrar “las posibilidades materiales de formas anónimas de sociabilidad de gran alcance, conformadas por la experiencia simultánea de la lectura de periódicos y diarios o por la experiencia de acompañar las vidas privadas de los personajes populares de ficción….” (p.59)

La “nación”, para Chatterjee, nunca moró en ese tiempo vacío y homogéneo que él define como “tiempo utópico del capitalismo“, comparándolo con la dimensión del “espacio real de la vida moderna en un tiempo denso y heterogéneo”, haciendo referencia al concepto de heterotopía de Foucault.

“El espacio-tiempo homogéneo y vacío es el tiempo utópico del capitalismo. Linealmente conecta el pasado, el presente y el futuro, y se convierte en condición de posibilidad para las imaginaciones historicistas de la identidad, la nacionalidad, el progreso, etc., con las que Anderson y otros autores nos han familiarizado. Pero el tiempo homogéneo y vacío no existe como tal en ninguna parte del mundo real. Es utópico. El espacio real de la vida moderna es una heterotopía […] El tiempo es heterogéneo, disparmente denso. No todos los trabajadores industriales interiorizan la disciplina de trabajo del capitalismo, e incluso cuando lo hacen, esto no ocurre de la misma manera. “(p.62)

Chatterjee hace referencia a Homi Habha para señalar esto dentro del marco de una temporalidad, asentando una ambivalencia con los dos planos temporales bajo los marcos pedagógico-nacional y la identificación permanente con la nación. Asimismo, el autor argumenta que no hay coexistencia entre  un tiempo moderno y un tiempo premoderno sino realidades muy heterogéneas y fragmentadas que “son los nuevos productos del encuentro con la propia modernidad” (p. 63).

La política de los gobernados

En la tercera parte del libro, Chatterjee  define el concepto de la sociedad política a partir de su crítica al concepto de la sociedad civil, el cual fracasó como modelo estándar de la población  al fundamentarse la igualdad (legal) para todos. Un ejemplo que desborda la categoría de sociedad civil fue La Asociación para el Bienestar del Pueblo, una organización que violaba las leyes de propiedad y de las normas cívicas de conducta, el estado no podía reconocerla bajo el marco de la legalidad debido a la ocupación ilegal de terreno público; sin embargo, articularon su reivindicación de vivienda en términos de derechos, utilizando a la asociación “como instrumento colectivo para obtener sus reivindicaciones”. (p.133)

Chatterjee afirma que en los países poscoloniales no se ha podido realizar el ideal moderno de la relación entre el Estado y la sociedad civil. Además, la sociedad política según el autor está constituida por grupos poblacionales organizados en asociaciones locales, también representa a pobladores cuyas estrategias de sobrevivencia muchas veces transgreden la legalidad. Teniendo en cuenta que estos pobladores no son reconocidos por las instituciones públicas como parte de la sociedad civil pero, estando incluidos dentro de la jurisdicción del Estado.

En este punto, me gustaría introducir una categoría que ilumina muy bien la problemática sociedad política-civil. La gubernamentabilidad, explica Chatterjee, funciona como operante sobre el cuerpo social heterogéneo “actuando sobre múltiples grupos de población y desarrollando diversas estrategias. No hay espacio aquí para el ejercicio igualitario y uniforme de los derechos derivados de la noción ciudadana”. (p. 134) También, esta concepción pone en entredicho la noción de comunidad como elemento de la sociedad civil y de los grupos subalternos. Debido a la pluralidad étnica y política de estos grupos, la identidad comunitaria no existe. Sin embargo, crean relaciones de parentesco al defender sus intereses frente a la retórica política.

La gubernamentalidad es un elemento crucial para la política de los gobernados, debido a su carácter “empírica funcional” para definir y aplicar políticas públicas reinventado su identidad colectiva, dándole un carácter de moral comunitaria. Si bien, tanto sociedad civil como grupos subalternos luchan por la reivindicación de sus derechos, su mayor logro no es la lucha por sí misma o la resistencia, sino el resultado de las negociaciones políticas con el Estado.

Conclusión

Chatterjee critica y explica conceptos que conforman la democracia y la política liberal a partir de experiencias de movilizaciones exitosas, y algunas no tan exitosas, de pobres, marginados y excluidos para asegurar y conservar los beneficios de los programas gubernamentales dirigidos a la sociedad civil a través de las ONGs. Estas posibilidades de negociación, como ya he mencionado, llevan a la construcción de identidades políticas de los sectores subalternos dentro las sociedades contemporáneas. Éstas no necesariamente están involucradas en el desarrollo de la democracia liberal actual e implican una mayor participación de ellos en la definición de la forma en que son y serán gobernados. Chatterjee reemplaza la idea de la totalidad política de los derechos por la de variedad de los derechos sociales, mediante demandas concretas y particulares de colectivos cada vez más centrados política, social y moralmente.

Bibliografía

Chatterjee, P. (2008), “2. La nación en tiempo heterogéneo” y “5. La política de los gobernados” en  La nación en tiempo heterogéneo y otros estudios subalternos, Argentina, Siglo XXI.

Sicario: Tierra de nadie

Sicario - Imagen del film
Sicario – Imagen del film

por Gerson Tovar Carreón

Hace tiempo que no escribía algo sobre cine. Tengo tarea por hacer, mi computadora esta en proceso de putrefacción y estoy respaldando toda mi información en drive –y con mi conexión de internet eso llevará miles de años–. En resumen, la vida apesta y por eso decidí ir al cine. Esta semana fui a ver Sicario: Tierra de nadie y tengo que decir: “me gustó”. Quizás sea banal describir una película con un “me gusta”, pero me entretuvo, y me gustó más que la súper producción del 007: Espectro. Tampoco quiero decir que Sicario sea perfecta, sin embargo, cumple muy bien el papel de mantenerte sentado y olvidar tus problemas –en mi caso, mis problemas digitales.

Sicario narra las aventuras de Kate Macy, interpretada por Emily Blunt, una agente federal idealista –por cierto, bastante desesperante– y su pesquita en el mundo del narco mexicano. No pasa de la primera escena cuando podemos ver un tiroteo, cadáveres, explosiones y un desmembrado. Además, la trama sigue el conflicto ético de la agente federal al enfrentar al crimen organizado sin tener idea de los obscuros intereses que hay de fondo. Esto, a mi juicio, tiene más contras que pros. El personaje es un poco plano y carece de carisma, aparte su idealismo por las leyes estadounidenses llega a cansar y prefieres que la maten a la mitad de la película. Pero como ya dije, ella es el personaje principal, por lo que me aguanté su actuación y me enfoqué en lo positivo: se ve increíble sin maquillaje y en topless.

Ahora, lo más ganador de la película no es ella sino la actuación de Benicio del Toro. En una palabra, mejor en dos: se mamó. No será el mejor papel que le he visto, pero vaya que rescata la película. Él interpreta a un personaje obscuro, invadido por el odio pero ecuánime, frío y calculador. No diré más, el desarrollo de su personaje fue el mejor de toda la película. Ustedes juzguen su actuación. Otro momento que me pareció destacado fueron las escenas grabadas con cámaras de visión nocturna, este recurso no es nuevo, pero le sienta muy bien en las escenas finales de la película.

Sicario - Imagen del film
Sicario – Imagen del film

En general, Sicario: Tierra de nadie es una película con bastante acción, no mucha, como la ya citada 007: Espectro, pero a diferencia de ésta, tiene un guión claro, bien trabajado y con argumentos decentes. Sin embargo, algo que no me termina de agradar del todo es la intención de la película por presentar una propuesta seria, realista y políticamente correcta. Lamentablemente se queda a medias y eso la mete en el saco de “una película más sobre narco”.

Me parece buena opción para aquellos que buscan dominguear un miércoles y tienen una computadora por arreglar.

Lo individual colectivo: sobre 9×9=27

9x9=27 - Fotografía por Gerson Tovar
9×9=27 – Fotografía por Gerson Tovar

por Isaías Tovar Carreón

Empezaré diciendo que toda apreciación del arte está plagada de una esencial subjetividad, eso es lo que pasa con el arte, te gusta o simplemente no te gusta, independientemente del conocimiento que podamos tener sobre vanguardias, estilos, formas de apreciación. Tal vez pueda parecer tajante pero no es así, sabemos que más bien es gradual o parcial, me refiero con esto a que los elementos de una pieza musical o una pintura no agraden completamente, existirán elementos que sobresalen de otros. Es como percibí 9×9=27 (expuesta en la Galería Wandell), por supuesto con lo dicho hasta ahora no niego el talento de los nueve pintores, ya que mostraron sus capacidades de creación y originalidad.

9x9=27 - Fotografía por Gerson Tovar
9×9=27 – Fotografía por Gerson Tovar

Considero como bien logrado el trabajo de organización y acoplamiento del equipo. El collage de ideas presentadas me hizo recordar obras surrealistas como las de El bosco, sin afán de encasillar o poner etiquetas al trabajo presentado. El ambiente de las pinturas tenía un aura sobria aunque impregnada de color que dotaba un cierto dinamismo. La saturación, el conflicto es apreciable en la mayor parte de los cuadros.

9x9=27 - Fotografía por Gerson Tovar
9×9=27 – Fotografía por Gerson Tovar

Lo más llamativo de las obras fue presentar el proceso de creación en forma de tiras fotográficas. Mostraron como cada elemento iba siendo añadido, como cada idea original se acoplaba con la anterior. Esto sirvió para exhibir el carácter individual y al mismo tiempo colectivo de las obras. La exposición muestra, de manera general, un ambiente de armonía creativa, por tal razón no hablade ningún autor o pintura en particular, sino apreciarla como un todo.

Marx para no-marxistas (Primera parte)

por Gerson Tovar Carreón

Quisiera comenzar explicando que este texto está pensado para ser un escrito de varias partes. La razón de tal hecho no es otra que abordar algunos conceptos e ideas que se han alzado desde el marxismo, pero como no soy marxista esto me llevara bastantes horas de reflexión y enfrentarme a la frase “qué quiere decir Marx con esto”. Por lo que más de un artículo sobre este tema es prudente.

En tal sentido, expongo este escrito en dos frentes. El primero es una reflexión, como ya se ha mencionado, del marxismo desde la exploración y la experiencia personal. El segundo es un ejercicio de síntesis, compresión y explicación. Personalmente, esto último es lo más complicado porque en el fondo me preocupa que pueda trasmitir un conocimiento tan abstracto sin errar o cometer suicidio académico. De cualquier forma, es un intento de auto-reflexión que dejo en sus manos.

Marx para no-marxistas
Marx para no-marxistas

Para mí, como para muchas personas, a lo que llamamos Marxismo, lo escuchamos por primera vez en la educación preparatoria o bachiller. En la clase de historia, filosofía o estructuras socioeconómicas. Tal, a mi juicio, es por la amplia capacidad de explicación teórica que Marx acuñó sobre la realidad. Para esto, el autor del Capital se basó en tres fuentes principales de pensamiento. Suena muy ortodoxo, y lo es, pero me ayudó a comprender el origen del pensamiento marxista. David Harvey explica que Marx era un genio erudito que bien podía citar a Balzac en francés como a Platón en griego, hasta pasajes de la Biblia. El genio de Marx es la capacidad de interpretación y una divergencia muy grande de conocimiento.

Así, las tres partes fundamentales de sus estudio son: la teoría económica clásica inglesa, llámese la banda temible de Adam Smith, David Ricardo y compañía; el socialismo utópico, otra banda temible, Robert Owen, Henri de Saint-Simon, Auguste Blanqui, entre otros. Y por último la filosofía hegeliana, esta no fue tan temible en la época de Marx, de hecho fue rechazada y criticada por muchos filósofos, y tienen razón en cierta manera. Si abres un texto de Kant o Schopenhauer y lo comparas con la obscuridad hegeliana, te enfrentas a pasajes de ideas sombrías e incluso sin sentido que es preferible ignorar. Aunque, muy en su interior, Hegel tiene algo bastante ganador: la dialéctica, que si bien es la base para la teoría materialista, Marx explica que su dialéctica no es parecida a la de Hegel sino todo lo contrario. Aún me pregunto qué quiso decir con eso.

Antes de continuar, quisiera exponer algunas experiencias sobre mi roce con el mundo marxista. En primer lugar, el marxismo te vuelve muy hocicón, suena gracioso pero es verdad. Una vez que lees a Marx, incluso a filósofos como Heidegger, crees que tienes en ti la capacidad de comentar sobre todos los temas habidos y por haber en las ciencias sociales e históricas. Me permito hacer esta broma pero es fatal escuchar debates donde importa más una banalidad como cuál es la mejor traducción, en vez del contenido del texto. Si bien es importante la traducción no veo porque una discusión se desvíe por esta situación.

Así, recuerdo la primera clase seria sobre marxismo. El profesor, joven un poco inexperto pero accesible, explicaba a un público muy plural en pensamiento lo que significaba base y superestructura, conceptos claves para la crítica a la economía política. Básicamente, nos explicó, muy al estilo de una caricatura, que imagináramos un árbol donde la base, o sea las raíces, resulta ser el sistema económico y las ramas en la copa del árbol son las instituciones políticas, la ideología y el sistema legal. Esta explicación te permite, de manera simple, interpretar una idea compleja de la teoría marxista, donde la base sustenta al mundo capitalista en su sistema económico, y la política e ideología emanan de esta primera y no tienen una supuesta autonomía como muchos economistas pensaban en el siglo XIX.

Marx para no-marxistas
Marx para no-marxistas

Para mí fue una buena explicación y me incentivó a leer e investigar más sobre la relación que existe entre economía (base) e instituciones sociales (superestructura). ¡Ah! Pero aún no termina la anécdota. En el fondo del salón se escuchó la voz tenue de un hombrecito de porte serio diciendo: “Está mal esa explicación, Marx nunca dijo eso… mi teoría es que fue Engels quien escribió eso…” Para no hacer larga esta anécdota, el profesor confirmó que, en efecto, Marx nunca explicó de esa manera la relación base y superestructura, de hecho, es la metáfora para una explicación más compleja; pero que aludía a ese ejemplo porque muchos en ese momento –y me incluyo– no teníamos conocimiento de la crítica a la economía de Marx.

Y aquí regreso al punto: muchos piensan que el hecho de leer a Marx te permite ser autoridad y no es así; ante todo debe haber humildad y si no, simplemente callarse (algo que un servidor debería hacer más seguido).

Un segundo punto que quiero explicar es el por qué decidí acercarme al marxismo. Cuando estudias ciencias existe un paradigma, o bien lo que define qué es y qué no es ciencia. Una matriz de la disciplina, en mi caso, la disciplina histórica. Lamentablemente, durante los primeros años de mi formación académica nunca tuve la fortuna de reflexionar sobre la tarea de mi disciplina, en parte por mis profesores y profesoras, en parte por desinterés personal. Al final de mi tiempo académico en la licenciatura recibí algunos destellos sobre una matriz para mi disciplina, entre los que destacan a Ricoer, De Certeau, Danto, Topolski, Rüsen e incluso Heidegger. Pero sólo me confundieron por carecer de una formación filosófica.

Todos esos autores, a excepción de Toposlski, tienen de referente el método fenomenológico husserliano. Pero yo no le entendía, por lo que fue más una novedad. Es hasta que salgo del Colegio que puedo hacerme de un interés por mi disciplina al experimentar el desempleo y el desinterés social por el hacer del historiador. Así, me pareció atractiva la crítica de Walter Benjamin y, por primera vez, el materialismo histórico de Marx se hizo presente y me senté a reflexionar sobre el concepto de historia. En fin, quizás el texto hasta ahora resulte anecdotario, pero me parece un inicio para abordar un tema complejo. Mi interés por este tema es personal, la búsqueda de una teoría sólida que sustente el carácter social de mi formación como historiador.

Marx para no-marxistas
Marx para no-marxistas

Retomando el tema, algo que permite regresar al pensamiento de Marx, después de más de siglo y medio, es la interpretación de la realidad bajo la sospecha, lo aparente en realidad es un fondo pre-construido y que el ser humano debe dar una explicación rigurosa sobre los hechos reales: pobreza, desigualdad, despojo, explotación… Explicación que permita una solución material y no simple especulación. En sí, el materialismo histórico tiene una capacidad explicativa amplia, sin embargo, provoca cerrar conceptos. La denominada escuela de Frankfurt dio cuenta de esto al criticar la ortodoxia marxista y el socialismo real. Pero lo más destacable es la apertura del marxismo al compartir la explicación de la realidad con otras teorías y metodologías ajenas a él. Como el psicoanálisis, la teología, la estética, entre otras.

Cierro esta primer parte como una breve introducción, quedan abiertos para una mejor explicación en la siguiente entrega: 1) las tres partes fundamentales del pensamiento marxista, 2) el método dialectico de Hegel y de Marx, 3) los conceptos de base y superestructura.