Archivo de la etiqueta: Festival 5 de mayo

Fito, dale alegría a mi corazón

Fito Páez - Fotografía por Jessica Tirado Camacho
Fito Páez – Fotografía por Jessica Tirado Camacho

por José Luis Dávila

En 2009 fue la primera vez que pude ver a Fito Páez en concierto. Me tocó solamente llegar al zócalo para escuchar las últimas dos canciones. Recuerdo que estaba tan atrás que tuve que ingeniármelas para subir al poste de una luminaria y, junto con algunos otros improvisados igual que yo, ocupando tanto los demás postes como las vallas de las jardineras, pude apreciarlo lo mejor posible.

Ahora que estuvo la noche pasada en el Auditorio Metropolitano, que pude verlo de principio a fin, que estaba cómodo en un lugar seco mientras afuera la lluvia,  di un suspiro por esa otra vez de seis años atrás. Tiempo al tiempo, fueron seis años en los que obviar los cambios está de más, pero es necesario mencionarlos para entender que cuando Fito salió al escenario sentí de golpe el paso de la experiencia; a mí yo de diecinueve lo vi de frente y le dije “debiste llegar más temprano”, él me vio sentado y me espetó “deberías pararte y cantar con el corazón”.

Y sí, pararse y cantar. Ser parte de la música, estar en consonancia con el lugar, emocionarse y gritar, aplaudir y chiflar: todo eso es parte de ir a un concierto, sobre todo a un concierto de Fito Páez, de Fito-homenajeando-a-Charly-García-cósmico-descubridor-de-horizontes-musicales-Páez, para ser preciso. Pararse y sentir que la vida está como una esencia sobre el público y el escenario a la vez, como una red que mantiene a todos por un par de horas tratando de quedarse con algo de esa música dentro del alma, a la vez ofreciéndole al cantante el corazón y la alegría de una noche coreada a su nombre. De un lado a otro de las emociones, Rodolfo nos hizo a todos pertenecer un poco unos a otros.

Ya no soy el chico subido al poste, Fito ya no es el del zócalo. Quizá jamás lo conoceré. Quizá no lo vuelva a ver ni siquiera así, de lejos y bajo las luces, siendo aplaudido, vitoreado, amado. Aún así…aún así..en esta tarde, mientras escribo…yo simplemente sé que su música será parte de mi vida, tanto como de la vida de todos los que lo vimos en esos dos conciertos, como de la vida que lo han visto en todos los conciertos que ha dado por tantos años de carrera, y eso es algo que no podemos parar de agradecer.

Al salir del auditorio fumé un cigarro, caminando en silencio, pensé en todo esto, al lado del camino.

Anuncios

Un nacionalismo rockero: El Tri

Reseñar un concierto de El Tri es reseñar una parte fundamental de la historia nacional, esa historia nacional que se escribe en minúsculas porque la Historia Nacional le repugna tanto como a cualquiera que tenga un ápice de criticidad dentro de un territorio afectado tanto que no le queda más salida que gritarlo en el tumulto.

El Tri, liderado por Alex Lora, es ese generador de tumultos, de desmadres que se arman para provocar la catarsis necesaria en quien se encuentra con su música, catarsis que lleva a aceptar la realidad social pero que al tiempo inspira para cambiar aunque sea un poco la misma.

La noche del 22 de mayo, en el marco del Festival Internacional 5 de mayo, El Tri, acompañado por la Filarmónica 5 de Mayo, hizo precisamente eso: despertó a gritos a gritos, llamó a las voces para corear un “Chingueeen a suu maadree” para todos los que producen ese malestar, entre las letras de sus canciones, los aplausos y chiflidos.

El Tri, con su casi medio siglo de vida, logró que el zócalo de Puebla retumbara con hórrido estruendo con las voces de quienes disfrutaron de su presentación  y que son movidas por ese ideal de cambio que viene implícito en las canciones de la banda, canciones que son casi himnos.

Álex Lora: Nada ha cambiado desde el 68

IMG_3959

Por Staff Cinco Centros

Esta mañana, Álex Lora ofreció una rueda de prensa con motivo del concierto que ofrecerá esta noche en el zócalo de la ciudad de Puebla.

IMG_4291

Acompañado de Chela Lora, el músico afirmó que es un honor tocar en la plaza principal del lugar donde nació, ésta le recuerda gratos momentos de su infancia, cuando acompañaba a su padre, quien trabajaba cerca de ahí. Asimismo, explicó que durante cuarenta y seis años de carrera, ha tenido muchas satisfacciones como músico. El concierto de esta noche es una de ellas.

El líder del Tri explicó que el público poblano escuchará canciones que no habían sido versionadas con música académica, como “Nunca es tarde”, “Tierra en llamas”; sin olvidar los grandes clásicos como “Triste canción” o “Cuando tú no estás”. También, dijo que tendrían mucho respeto hacia la Orquesta Sinfónica 5 de mayo, pues respetan mucho el trabajo de los músicos y quieren que la experiencia sonora sea un éxito para todos.

IMG_3791

Además de presentar el disco que celebra los cuarenta y cinco años de la agrupación, Lora habló del libro que registra varios momentos de su larga trayectoria. El músico detalló que fue su esposa quien armó y diseñó este libro, el cual considera un regalo para el grupo.

Por último, hubo un espacio para hablar de las dificultades que se viven en México. Álex Lora considera sano que los niños conozcan la música y aprendan a tocar un instrumento, de esta manera, las posibilidades de desahogo negativo disminuyen. El rockero pidió paz para México, sobre todo para las generaciones jóvenes. Al ser cuestionado sobre la masacre de Ayotzinapa y su relación con la del sesenta y ocho, Lora dijo que el comenzó a tocar diez días después de ésta y que, desde entonces, la represión nunca ha cesado.

IMG_3621

“La diferencia entre el sesenta y ocho y Ayotzinapa es que en esos momentos no existían redes sociales y mucha gente no se enteraba de lo que pasaba. La tragedia de Ayotzinapa fue algo de lo que todo el mundo se enteró”, finalizó.

Electronic Neon Fest en Puebla

Probablemente sea la música electrónica aquella que más llama la atención de la juventud por sobre todos los demás estilos, y esto se debe a la energía de la que va cargada y que imprime sobre quienes le prestan sus oídos. Así, los festivales más aclamados de música le han ido abriendo espacios al tiempo que se crean festivales especiales para los conocedores de la misma.

Rueda de prensa del Electronic Neon Fest - Fotografía por Jessica Tirado Camacho
Rueda de prensa del Electronic Neon Fest – Fotografía por Jessica Tirado Camacho

Precisamente será en Puebla, en el marco del Festival 5 de mayo, que se presente una propuesta nueva e innovadora, el Electronic Neon Fest, el cual tendrá una jornada de diez horas de música, iniciando a las dos de la tarde y hasta las 12 de la noche, tiempo en que los asistentes podrán disfrutar de un espectáculo de alto nivel y gran calidad que fue preparado durante dos años para desembocar en una experiencia que podrá ser disfrutada por personas de todas las edades.

Rueda de prensa del Electronic Neon Fest - Fotografía por Jessica Tirado Camacho
Rueda de prensa del Electronic Neon Fest – Fotografía por Jessica Tirado Camacho

Entre los DJ’s que están invitados se encuentran DJ Pelos e Iván Mateluna encabezando el line up, Sandro Peres (Brasil), Marcos Peon y DJ Frisco (España), Robert Firth (Mex/UK), Diamonds DJS (Polonia) y The Infinite Harmony Project (Mex/Arg), además de invitados especiales como Lino Nava, de la banda La Lupita, y 30 músicos más que abrirán un speed round de alrededor de tres horas para calentar el ambiente.

Rueda de prensa del Electronic Neon Fest - Fotografía por Jessica Tirado Camacho
Rueda de prensa del Electronic Neon Fest – Fotografía por Jessica Tirado Camacho

Este festival será un evento que debe ser visto, tanto por la calidad de producción como por el valor musical, el cual es avalado por el sello DanceFloor y Sony Music. La cita es en el Centro Expositor de Puebla el sábado 23 de mayo, abriéndose las puertas desde la una de la tarde.

Parque Industrial, una exposición de Daniel Alcalá sobre los paisajes urbanos

Amanece en la ciudad, cualquier ciudad, y el sol destella sobre la convergencia de dos palabras que relucen sobre el acero del cual está construida. Es inevitable pensar en cómo estamos tan acostumbrados a que los términos dispares se asocien casi naturalmente, sin siquiera parar un momento a repensarlos. Creemos que así como las cosas están, así han sido y serán, no tomando en cuenta que somos parte de un proceso donde la mayor parte del tiempo tenemos el papel de engranes menores, partes no tan imprescindibles pero funcionales de lo que es el entorno en que residimos.

Con Parque Industrial, albergada por San Pedro Museo de Arte, Daniel Alcalá pone de manifiesto que ese entorno poco a poco nos consume, que como parte del paisaje urbano interiorizamos los espacios más difusos nombrándolos por medio de contradicciones semánticas. El mismo título de la propuesta es parte de la obra: un parque en su acepción primaria es un lugar de áreas verdes, una zona natural con propósito del recreo dentro de las ciudades; de este modo, Alcalá propone un juego con base a ese sentido original en contrapunto de la idea de industrialización, deconstruyendo las imágenes provenientes de los vastos terrenos de las empresas, con las chimeneas despidiendo humo como fumadores fuera de las puertas de un hospital, los cables que llevan corriente eléctrica cortando el pedazos el cielo para repartir las rebanadas entre niños que aún se asombran al preguntarse por qué es azul, las naves llenas de trabajadores y maquinarias como transatlánticos volcados por las olas y varados en islas vírgenes, todo esto dándole su propia interpretación, sacándolas de contexto, mostrándolas como partes móviles de un diorama dentro del cual vivimos.

La experiencia de esta exposición abre la vista que se tiene sobre las calles que caminan, haciendo que poco a poco nosotros también empecemos a recomponer el rompecabezas que se nos presenta en la imagen de la caja urbana como el canon, resultando en derivaciones como las de Alcalá, quien demuestra el poder de transgredir la semántica citadina para entender al crecimiento infraestructural de los lugares como un paso a la ironía del lenguaje que concibe esas mencionadas contradicciones conceptuales para poder nombrar al mundo mientras va cambiando, eliminando los límites entre lo natural y lo artificial.

La Carlota en el Festival 5 de Mayo

Poblanos orgullosamente, La Carlota tiene casi una década de existencia, una década en que se han convertido en representantes sin par del rock latino en nuestra ciudad, una década en que sus seguidores han ido en aumento siempre, apoyando cada nuevo material que producen, como su más reciente álbum, Superfan, y del cual escuchamos el sencillo que le da nombre al mismo este sábado por la tarde cuando la banda se presentó en el escenario del zócalo, dentro de las actividades del Festival 5 de mayo.

Ante un público lleno de vitalidad, no importando la lluvia, la banda salió a tocar éxitos que se les pedían a gritos, mientras sobre el escenario cayeron un par de rosas que les arrojaron y se encontraron de frente a un inesperado verdadero superfan que desde la primera fila no dejó de dar ánimo, contagiando a todos para pararse a bailar y disfrutar de la música.

La Carlota demostró a los asistentes por qué tienen el prestigio que los precede y que todos los años de trabajo han desembocado en una banda madura en el escenario que logra mover a audiencias que incluso pueden no conocerlos y aún así transmitirles la energía que despiden, creándoles el gusto por lo que escuchan, haciéndose siempre de nuevo público que no deja de querer más de ellos, algo que esperamos suceda con quienes lean esto, ya que es una de las mejores bandas de nuestra ciudad.

Missing

Por Emanuel Bravo Gutiérrez

Recordamos más que con sólo palabras. Recordamos con todo nuestro ser, recordamos las voces de nuestros padres, las voces de nuestros amigos, sus aromas, la luz tintineante de sus miradas, la forma de sus sombras, el ritmo de sus pasos, la potencia de sus movimientos, recordamos con toda nuestra piel, con todo nuestro cuerpo en una danza que nos sumerge una y otra vez en aguas a cuya corriente no siempre nos podemos oponer. Nadamos en la profundidad de nuestro pasado, la ración de tiempo que nos ha proporcionado la vida, pero no siempre salimos indemnes de semejante travesía.

El día 15 de mayo se presentó en el Teatro Principal a las 19:00 la puesta en escena titulada Missing de la compañía de teatro británica Gecko dentro del marco de actividades del Festival Internacional 5 de Mayo.

Missing nos presenta una travesía al pasado de Lily. Me gustaría poder decir más de la historia, pero eso sería un error más que un acierto. Missing va más allá de la simple historia. Los recuerdos en ocasiones desordenados, las repeticiones superpuestas, los distintos planos que con la danza son hilvanados por los actores y bailarines nos pone a la vista una obra caleidoscópica, que fluye incesante, sin pausa, con ritmos distintos, con cronologías dispares. No sabemos de dónde vendrá la siguiente escena, cada una nos toma por sorpresa, cada una nos asalta, nos revela, nos esconde, nos muestra, nos insinúa, cada una de ellas forma parte de un mosaico que cada espectador debe armar, porque Missing ofrece muchísimas lecturas al espectador, lo cual enriquece su experiencia, la hace única.

La obra combina distintos elementos experimentales cuya riqueza visual presenta uno de sus mayores atractivos para el espectador. Los diálogos están conformados en distintos idiomas, inglés, francés, español y alemán. Adquiere pues un carácter universal, situaciones que todos pueden entender, pero que confluyen en lecturas particulares.

El elenco está conformado por Anna Finkel, Amit Lahav, Chris Evans, Georgina Roberts y Ryen Perkins-Gangnes. Mientras que el equipo técnico está integrado por Laura Hammond, Mishi Bekesi, Matt O’Leary y Nathan Johnson. Todos son dirigidos por Rich Rusk y Amit Lahav.

La obra contará con otras dos funciones el día 16 y 17 de mayo a las 16:00 horas en el Teatro Principal, la entrada es totalmente gratuita.