Archivo de la etiqueta: Comics

Muhammad V Superman

Superman vs. Muhammad Ali - Imagen pública
Superman vs. Muhammad Ali – Imagen pública

por E. J. Valdés

Hace unos días nos enteramos de la muerte de Muhammad Ali, una de las figuras más emblemáticas y polémicas del boxeo del siglo XX, y puesto que somos más afectos a hablar de personajes como él cuando ya no los tenemos entre nosotros, aprovecharé para escribir un poco sobre “el más grande”: Ali nació en 1942 en Louisville, Kentucky, como Cassius Marcellus Clay, Jr. y comenzó a boxear cuando niño; a los 22 años arrebató el campeonato de peso completo a Sonny Liston tras un combate que se ha comentado tanto como la mano de Diego Armando Maradona en el Mundial del 86, embarcándose en una carrera legendaria dentro del pugilismo. Cambió su nombre a Muhammad Ali en 1964, luego de unirse a la Nación del Islam, una controversial organización afroamericana, y durante años se mantuvo cercano a su líder, Elijah Muhammad (el mismo al que se acusó de orquestar la muerte de Malcolm X). Fue uno de los boxeadores cuyo nombre estuvo fuertemente asociado, para bien y para mal, al promotor Don King, y estelarizó algunos de los encuentros más legendarios en la historia del deporte, como sus tres combates con Joe Frazier y el muy sonado Rumble in the Jungle contra George Foreman. Contrario a lo que se acostumbraba en la época, era afecto a provocar y denostar a sus rivales antes y durante las peleas, lo cual, curiosamente, le daba buenos resultados y lo convirtió en un boxeador que siempre estaba en los reflectores y al que el público amaba odiar.

Superman vs. Muhammad Ali - Imagen pública
Superman vs. Muhammad Ali – Imagen pública

Pero Ali no solamente fue legendario sobre el ring, pues en el mundo de los cómics también tiene una estrella: en 1978, DC lo inmortalizó en una edición especial titulada Superman vs. Muhammad Ali que formó parte de una colección en la cual el Hombre de Acero también conoció a John F. Kennedy y a Jerry Lewis, entre otros. El proyecto se concibió en 1977, cuando Ali era campeón de peso completo, y fue escrito por Dennis O’Neil y Neal Adams, pero la producción fue complicada y su publicación demoró hasta febrero de 1978, cuando Ali había perdido el título ante Leon Spinks. No obstante, la historia lo presentó como el campeón indiscutible y partía del siguiente argumento: Lois Lane, Jimmy Olsen y Clark Kent, reporteros del Daily Planet, buscan al boxeador para solicitarle una exclusiva y justo en ese momento tiene lugar una invasión extraterrestre; Rat’Lar, el emperador de los Scrubb, desea destruir la Tierra,pero ésta podrá salvarse si el más poderoso guerrero humano, Muhammad Ali, vence al campeón de los Scrubb, Hun’Ya, en un encuentro de box. Para el pugilista, siempre confiado y seguro de sí, el reto suena a pan comido, pero no tarda en aparecerse por allí Superman, quien argumenta que es él y no Ali quien debe pelear. Para Rat’Lar, aquello es el pretexto de montar el más grande espectáculo del universo y queda decidido que Ali enfrentará a Superman y el vencedor hará frente a Hun’Ya. Así, los combatientes viajan al planeta Bodace para salvaguardar el destino de la Tierra, acompañados por Lois Lane, Jimmy Olsen y hasta Perry White en la esquina del último hijo de Krypton.

(Increíble que Superman haya tenido un mejor motivo para pelear con Muhammad Ali que con Batman en la reciente película de Zack Snyder, ¿no?)

Superman vs. Muhammad Ali - Imagen pública
Superman vs. Muhammad Ali – Imagen pública

Superman vs. Muhammad Ali fue un título bastante colorido, más orientado al público infantil, que no solamente nos demostró que la fama de Ali trascendía la galaxia en los años 70, sino que hizo algunas revelaciones divertidas como que Superman no sabe boxear (Ali debe enseñarle), que en la Fortaleza de la Soledad hay un pasaje al fin del universo, en donde el tiempo transcurre más lento como en la Habitación del Tiempo de Dragon Ball Z, que Superman cuenta con un sol rojo portátil en caso que tenga que equiparar su fuerza a la de un humano ordinario, que la diosa Atenea hace de referee en los encuentros de box intergalácticos, y que el comentario que hace Jimmy Olsen de la pelea puede llegar hasta los más distantes rincones del universo y ser comprendido en inglés. Sin duda es una de las más curiosas aventuras del Hombre de Acero y también una de las portadas más legendarias: en la ilustración de Joe Kubert y Neal Adams se puede apreciar a una plétora de celebridades tanto ficticias como reales.

Muhammad Ali se retiró en 1981, tres años después de pelear con Superman en el espacio, con un récord de 56 victorias y 5 derrotas. Murió a la edad de 74 años.

Anuncios

El día que Nueva York se pintó de rojo

Por E. J. Valdés

Los años noventa dieron muchas cosas buenas, entre ellas uno de los crossovers más exitosos del universo Marvel: Maximum Carnage, el cual se realizó de mayo a agosto de 1993 y unió a Spider-Man y todo un elenco de héroes para salvar a la ciudad de Nueva York de una de las peores amenazas de su historia desde King Kong: Cletus Kasady, preso en el hospital mental de Ravencroft tras la derrota y destrucción del simbiote que lo transformaba en el supervillano Carnage. Kasady es objeto de una serie de experimentos que lo llevan a descubrir que el simbiote mutó su sangre, permitiéndole convertirse una vez más en su alter-ego carmesí y escapar para emparejar el marcador con el trepa muros. Pero esta vez no va solo: a su empresa se suman muy pronto Shriek, el Spider-Doppelganger y un reparto de malosos que pondrán la ciudad de cabeza y al arácnido, aliado con Venom, en un aprieto del cual sólo podrá salir reclutando su propia armada de superhéroes, entre ellos Starfire, Deathlok, Black Cat, Morbius y otros no tan famosos. Lo que sigue: una de las más espectaculares campales vistas en las páginas de Marvel y en la cual, dicho sea de paso, los villanos tienen ventaja.

Maximum Carnage fue uno de los arcos más famosos de Spider-Man en los 90 y fue uno de los primeros en explorar a Venom como anti-héroe y no como villano, trato que ha conservado desde entonces, sobre todo en otros títulos que lo han colocado en el bando del arácnido como Separation Anxiety. Curiosamente, Maximum Carnage se hizo famoso en México gracias al video juego del mismo título que salió para el SNES en 1994, el cual, recordarán los más experimentados, tenía la peculiaridad de venir en un cartucho rojo. Y vaya que era difícil. Eso sí: le era fiel al cómic sólo a medias. Éste fue, de paso, el primer (y quizá único) acercamiento de algunos fans de la serie con otros personajes menores de Marvel como Cloak y Dagger, Iron Fist y el complejo villano Carrion.

Recomiendo Maximum Carnage a fans de esta franquicia y a quienes se hayan quedado picados con el video juego, sobre todo si, como yo, nunca lo terminaron.