Archivo de la etiqueta: Cecap

El lago de los cisnes:Último día del festival Héctor Azar

La belleza de la danza fue parte del día final del Festival Internacional de Teatro Héctor Azar, en el marco del cual pudimos presenciar El lago de los cisnes interpretado por la compañía del Teatro Ruso.

Abarrotado el Auditorio de la Reforma, los bailarines demostraron la disciplina y porte que tienen al dar una función de uno de los ballets más famosos y reconocidos del mundo.

Nada hay que decir más allá. La danza excede a las palabras y por ello, para quienes no pudieron apreciarlo en vivo, aquí les tenemos algunas imágenes de la puesta en escena. 

Anuncios

Octavo día del FIT Héctor Azar

En la recta final del Festival Internacional de Teatro Héctor Azar se siguen dando grandes sorpresas. Este viernes se presentaron muchas obras y aquí les tenemos las imágenes de cada una de ellas.

A las cinco de la tarde en el patio de Casa de cultura, desde Chile, se presentó la compañía Teatro de ocasión con la puesta para niños Una mañanita partí, en la cual la imaginación se hace fundamental para narrar una historia de sueños y deseos fantásticos como los anhelos de los pequeños.

Al mismo tiempo pero en el zócalo de la ciudad, bajo el Domo instalado por Rodará, las familias pudieron presenciar el show de malabarismo denominado Circo Patafísco (haciendo alusión al movimiento de parodia fundado entorno a la obra de Alfred Jarry) que no dejó de sorprender a los asistentes.

También en el zócalo, a las seis de la tarde, Rodará presentó el espectáculo Ángeles de talavera, que por medio de cuadros alegóricos a la ciudad combinados con actos circenses (terrestres y aéreos) detuvo a los paseantes para que fueran parte de esta celebración a Puebla.

Una hora más tarde, teniendo como recinto el Teatro de la ciudad se montó Adiós Carlota, una obra de marionetas que relata el amor de Carlota por Maximiliano, esas figuras imperiales que en México encontraron la fatalidad en el siglo XIX, dejando, para bien o para mal, una gran marca en la historia nacional.

Simultáneamente, en la sala Juan Tinoco de Casa de cultura, Este recuerdo ya nadie te lo puede quitar reunió a un centenar de personas. Ésta es una obra intimista, ligada a la experiencia de sentir que se está dentro de la escena donde un grupo de actores comparan sus interpretaciones y se juzgan unos a otros.

Finalmente, a las ocho de la noche en la sala Luis Cabrera de la misma Casa de cultura, el grupo teatral TETIEM presentó su Ya no quiero jugar contigo hijo de puta, puesta en escena que denuncia excesos y pecados de la vida diaria en México, lanzando una crítica fuerte al gobierno y sus políticas para controlar la violencia de la que todos sufrimos directa o tangencialmente.

 

 

Me enamoré en Troya: Séptimo día del FIT Héctor Azar

La guerra acelera las cosas, las hace correr con la velocidad de quien monta un caballo en sueños. Un drama que en tiempos de paz llevaría años en la guerra puede suceder en unas cuántas noches. No hay escapatoria, la guerra es un poderoso vórtice que todo arrastra, que todo consume.

Nos encontramos en Troya, en uno de los últimos días de un asedio que ha durado diez años a causa de una reina de dudosas costumbres. Pero quizá Troya sea la verdadera causa, a todos llama, a todos quiere acoger en su seno, no fue Paris el que incitó a Helena a pecar, sino la atracción que ejercía la ciudad de altas murallas. Es en estos días donde se desarrolla el inconcebible amor de Troilo, príncipe troyano por Crésida, hija de un sacerdote troyano. A pesar de que proclamen la posibilidad del amor veremos que será imposible tal hecho, no hay lugar para algo tan puro o bello en una ciudad como lo es Troya, porque esta ciudad ya ardía aún antes de que el majestuoso caballo penetrara victoriosamente dentro de sus murallas.

La dramaturgia corre a cargo de Ximena Escalante junto con la dirección de Martín Acosta y nos presentan una interesante reinterpretación del drama de William Shakespeare: “Troilo y Crésida”. La acción es violenta, sádica, vertiginosa, los actores aparecen y desaparecen en esta estructura caótica, se escuchan los cantos prolongados que anuncia la resignada Casandra, la desenfrenada lujuria de Paris, dramas de altas esferas que entran en contacto con las pasiones más viles y que los hace tan parecidos a los simples mortales.

Al finalizar la obra, los actores nos concedieron un momento para hablar sobre la obra:

CC: ¿Cuál fue el principal reto de montar en escena algo tan diferente a lo que estamos acostumbrados a ver en el teatro de Shakespeare o con temas de griegos y troyanos?

Me enamoré en Troya: Como lo hemos mencionado la dupla Martín-Ximena es una dupla muy fresca que tienen una estética parecida que utilizan o les gusta utilizar elementos parecidos en sus obras. Martín es un director que le gusta experimentar, que sus actores le propongan, que estén acompañándolo en el viaje y que sus actores le presentemos ideas para que él las junte en su cabeza y podamos hacer lo que vieron hoy. Es un laboratorio donde experimentamos con el cuerpo, la voz, la música y usar esta estructura que nos permiten mucho juego, y es lo interesante de trabajar con Martín, la capacidad lúdica que te permite incluir lo que has aprendido o lo que tú piensas acerca del texto y la cosmovisión que está manejando en una estética en concreto y como actor es fascinante porque verdaderamente estás creando.

CC: De los días que lleva el Festival de Teatro ¿han podido ver algunas obras?

Me enamoré en Troya: No, llegamos ayer muy tarde como a las doce y apenas pudimos ensayar y mañana habrá que volver a montar la obra.

La obra tendrá otra función el día de hoy 28 de noviembre a las 19 horas en el San Pedro Museo del Arte.

Tercer día del FIT Héctor Azar

Como parte de nuestra cobertura del Festival Internacional de Teatro Héctor Azar, les tenemos un tercer resumen de las obras que se han presentado este domingo.

A las 12 del día, simultáneamente en diferentes recintos, se presentaron Dramafest con sus Burbujas urbanas, en las que el espacio público se convierte en el protagonista de estampas que dan cuenta de la clase media mexicana; asimismo, en el patio de Casa de Cultura la compañía Desempleados en escena realizó la puesta !Ay nanita! Leyendas de Puebla, en la que niños y adultos pudieron disfrutar de ver vivas esas historias que se cuentan entre la gente desde hace siglos.

En el mismo patio, pero a las 5 de la tarde, desde Guanajuato se hizo presente la puesta Moliére por ella misma, donde una mujer prepara una conferencia sobre el dramaturgo francés mientras el espíritu de este se va haciendo escuchar a través de la voz femenina.

A las 6 de la tarde en el Museo San Pedro pudimos apreciar uno de los platos fuertes de este festival, la adaptación teatral de Maridos y mujeres, de Woody Allen, en la que se pone en juego la creencia de dos parejas de amigos sobre el amor, la compañía y el sexo. Cabe destacar que  el director de esta obra, Alex Rigola, fue galardonado con la medalla Héctor Azar, en reconocimiento de su trabajo en el medio.

Finalmente, cerrando el día, la adaptación de La vida es sueño por parte de la compañía Teatro de ciertos habitantes hizo que los asistentes al Teatro Principal aplaudieran a más no poder, más que nada por la fuerza y frescura que manejan para traer a la vida un clásico de Calderón de la Barca.

Nada más que un juego: sobre Piedra, papel o tijera

Piedra, papel o tijera - Fotografía por Jessica Tirado Camacho
Piedra, papel o tijera – Fotografía por Jessica Tirado Camacho

Nada hay más serio que un juego. Esto es algo que muchos recalcan, que seguramente ya se ha dicho respecto a la exposición Piedra, papel o tijera, la cual se puede visitar en San Pedro Museo de Arte. Pero si ya se ha dicho antes, ¿para qué decirlo de nuevo? Porque es una gran verdad, y las verdades no deben dejar de decirse aunque se repitan tanto que de pronto se conviertan en una casa de los espejos, de esas en las que cualquiera se puede perder a los dos pasos, encontrándose de cara consigo mismo, ora más delgado, ora más bajo de lo que uno se recuerde desde la mañana cuando se cepillaba los dientes y su rostro era el de siempre.

Piedra, papel o tijera - Fotografía por Jessica Tirado Camacho
Piedra, papel o tijera – Fotografía por Jessica Tirado Camacho

“El rostro de siempre” es una expresión muy curiosa. No siempre se ha tenido ese rostro, incluso cada día cambia aunque no lo notemos. Una arruga nueva en la frente, oculta por el cabello, o unas ojeras poco más profundas que las que se tenían por la noche. Los espejos de esa casa que hablábamos magnifican tales cambios. Los producen y evidencian para que podamos reír de cómo nos vemos; pero si eso lo notáramos en un espejo corriente seguro que sería motivo de espanto, mínimo de ansiedad. Esa casa de los espejos es también un juego, uno muy serio pero por eso mismo tan gracioso. Quienes entran asumen que son quienes están ahí frente a ellos mismos dentro de los espejos.

Piedra, papel o tijera - Fotografía por Jessica Tirado Camacho
Piedra, papel o tijera – Fotografía por Jessica Tirado Camacho

Pues bien, Piedra, papel o tijera es eso precisamente: una casa de espejos que juega a reflejar aquello con lo que muchos crecimos jugando, pero también aquello que aún seguimos jugando. Todas las piezas devuelven a nuestra mirada parte de lo que fuimos en la infancia pero también parte de lo que sabemos a cada paso que crecemos. Es una exposición que muestra a los juguetes y los juegos fuera de sus significados elementales para presentar esos mismos objetos dentro de un plano ajeno a su fin primero, es decir, en el mundo del adulto que encuentra en ellos la fascinación nostálgica por sus años perdidos en armonía con lo que significa cada uno de ellos ahora, en el ahora donde todo cobra un sentido distinto.

Piedra, papel o tijera - Fotografía por Jessica Tirado Camacho
Piedra, papel o tijera – Fotografía por Jessica Tirado Camacho

Ciertamente, no hay nada más serio que un juego. Desde niños lo sabemos pero no por eso hay que dejar de decirlo. De adultos hay que recordarlo, tenerlo anotado en un papel que vaya con nosotros a cualquier lugar, para poder jugar también en la vida cada vez más pesada y aburrida que muchos suelen elegir, que es cuando la casa de espejos deja de ser divertida y las personas se sienten atacadas por lo que ven a cada paso que dan. En fin, siempre saber que, por más especular que sea, –siguiendo a Stein– un juego es un juego es un juego y en él se aborda la verdad sobre quienes somos, sobre quienes nos reflejamos en él.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sincretismo de lo cotidiano, la Gráfica piPOPe de Flores Rom

Gráfica piPOPe
Gráfica piPOPe

Cruces, recomposiciones, creaciones. Carlos Flores Rom práctica la alquimia tomando como elementos el pasado y el presente para desembocar en nuevas perspectivas de la cultura sincrética que es lo mexicano y, más allá, lo poblano. La premisa de su exposición en el MUTEC (Museo Taller Erasto Cortés) es esta: la identidad está ligada a arquetipos que nos definen pero que también evolucionan, no son estáticos.

Gráfica piPOPe recoge la naturalidad de lo cotidiano y juega a construir un espacio externo dentro del museo por medio de un montaje fuera del cuadro, fuera de los marcos, que establece un diálogo con el espectador y sus concepciones de sí mismo, de lo que le forma como habitante de la geografía local.

Carlos Flores Rom
Carlos Flores Rom

También, Flores Rom hace pensar en qué tanto cabe la obra en una sala de exhibición, en si no sería mejor que lo que hace esté expuesto en la misma ciudad de la que nace, invadiendo cultura con cultura, cambiándose la piel, encontrándose a cada vuelta de esquina.

Así pues, luchadores, utensilios domésticos, caricaturas, figuras prehispánicas, todos concentrados para lograr la sensación de extrañeza sobre cómo se puede ver a lo que difícilmente vemos de nuestro alrededor siendo parte de esa concepción tan fragmentaria que nos han querido inculcar siempre, la idea de pertenecer y ser por medio de esa pertenencia, contrapuesta a lo que causa la obra de Flores Rom, es decir, dejarse ser en esa pertenencia que ya vivimos muchas veces sin ser conscientes de ello.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fête de la Musique, noche de la música

Fête de la Musique - Fotografía por Jessica Tirado
Fête de la Musique – Fotografía por Jessica Tirado

La música une, indudablemente. Iniciar, entonces, una semana dedicada a la unión de dos territorios tan alejados geográficamente, como lo son Puebla y Francia, con un festival de música es un acierto. Aún más, mezclar en un mismo espacio las presentaciones de artistas tan diversos, como lo fue el programa llevado a cabo en Mezcalería Coyoacán el sábado pasado, simultáneo al de otras tres sedes (Casa de la Cultura, Capilla del Arte-UDLAP, Casa del Mendrugo), debe ser valorado tanto por su organización y el esfuerzo implícito para dar difusión al talento local, nacional e internacional, todo esto gracias a la coordinación de la Alianza Francesa y los gobiernos de la entidad y la ciudad.

La noche la abría Daniel Jiménez con un ejercicio de improvisación y experimentación sonora en el cual se dejó llevar por los conductos que marcaba el ambiente creado en el espacio, cambiando de ritmos y conduciendo a los asistentes por lugares del sonido para habitarlos por unos minutos.

Daniel Jiménez - Fotografía por Jessica Tirado
Daniel Jiménez – Fotografía por Jessica Tirado

Luego subió al escenario Niña Santa y su Aquelarre, proyecto encabezado por Adriana Alonso, quienes pusieron un poco más de movimiento en el local, un poco más soft rock, con piezas ya marcadas en el gusto del público poblano, como Pajaritos. Además, aprovecharon la oportunidad para presentar una nueva canción que fue aplaudida por toda la concurrencia.

Niña Santa y su Aquelarre - Fotografía por Jessica Tirado
Niña Santa y su Aquelarre – Fotografía por Jessica Tirado

Acto seguido, Abril en México deleitó con sus vocalizaciones y su peculiar manera de desenvolverse frente al público, con temas que iban desde un sonido apegado a la música regional pero sin dejar de lado el toque de modernidad dado por la técnica empleada para generar un one-woman band.

Abril  en México - Fotografía por Jessica Tirado
Abril en México – Fotografía por Jessica Tirado

Antes de cerrar la velada, el dueto Se viste niño dio, con un indie entre folk y rock, y su sincronización casi perfecta para tocar, demostró que en Puebla se hace música de calidad, al nivel de bandas internacionales que se encargan de estos géneros.

Se viste niño dio - Fotografía por Jessica Tirado
Se viste niño dio – Fotografía por Jessica Tirado

Por último, desde Barcelona, Joe Crepúsculo puso a bailar a quienes aún estaban festejando este día con su dance y techno, llenos de matices, de encuentros y ramificaciones, llenos de movimiento contagioso.

Joe Crepúsculo - Fotografía por Jessica Tirado
Joe Crepúsculo – Fotografía por Jessica Tirado

De este modo es que la Fête de la Musique, organizada para abrir la semana de Francia en Puebla, se llevó a cabo, con expectativas para los proyectos que vengan.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ver las estrellas: sobre Constelaciones, internacionalismo y la vanguardia latinoamericana

Constelaciones - Foto por Jessica Tirado Camacho
Constelaciones – Foto por Jessica Tirado Camacho

por Emanuel Bravo Gutiérrez

En una noche estrellada alza la vista al cielo, ¿qué ves? Las estrellas nos han visto a nosotros más tiempo que nosotros a ellas. Son hermosas ¿no lo crees?, son hermosas de una forma bastante abstracta, más bien etéreas y sin forma. Les dimos nombres e imaginamos en ellas geometrías perfectas, nuestra mente tiende a ser figurativa, le teme al caos, este grupo de estrellas parece esto y lo otro, pero nunca nos hemos conformado con la belleza de lo abstracto, de lo amorfo, veamos las estrellas de nuevo, son abstractas y hermosas como las nubes, lo ambiguo pertenece al Cielo y lo figurativo a la Tierra, al mundo de las formas definidas y claras.

Entramos a la primera sala de la exposición, titulada justamente Constelaciones, cuerpos sin forma, trazos sometidos a la perfecta armonía del color, luz insumisa que se basta a sí misma, 28 obras de 27 artistas latinoamericanos que nos presentan en cada una de ellas una lectura distinta de la abstracción. Esta heterogeneidad presenta una riqueza inusual de perspectivas y estilos, por ende, también una gran oportunidad para tener un contacto con esta corriente artística en Latinoamérica.

Constelaciones - Foto por Jessica Tirado Camacho
Constelaciones – Foto por Jessica Tirado Camacho

Más de un siglo ha pasado desde que Vladimir Kandinsky defendió con su pluma el arte abstracto, la pureza de las líneas y los colores, ese siglo ha sido fructífero en exploraciones en torno a las posibilidades de la abstracción. Nos encontramos con una culminación de esta tradición de manos de varios artistas como Joaquín Torres García, Manuel Felguérez, Enrique Careaga y Vicente Rojo, por mencionar a algunos.

Las obras habitan un espacio particular, la estructura barroca del San Pedro Museo de Arte permite una lectura interesante de la convivencia del espacio con la obra en exhibición, el arte barroco enmarca las posibilidades del arte contemporáneo, la tradición nos sirve la vanguardia en un aura de resurrección de los valores estéticos, la posibilidad del futuro en las semillas del pasado.

Constelaciones - Foto por Jessica Tirado Camacho
Constelaciones – Foto por Jessica Tirado Camacho

Los nombres no deberían ser casuales y menos en el arte; dan la carga de la fatalidad necesaria para interesar al espectador. Constelaciones es una exposición que nos abre el pecho al cielo, los ojos pasean por las salas donde conviven la perfección geométrica, el caos del color, obras que cuestionan lo que debe ser la pintura, nos interrogan, nos asedian, nuestros ojos no pueden dejar de mirarlas, tratamos de desentrañar su misterio, encontrar su porqué, nos fascinan y nos obligan a verlas con más detenimiento, con el tiempo que sea necesario para apoderarnos de su mensaje, de su naturaleza amorfa, sutil y eterna como polvo de estrellas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.