Archivo de la etiqueta: Bradley Cooper

Make my day, sniper

American Sniper- Imagen Pública
American Sniper- Imagen Pública

Por E. J. Valdés

Comenzaré diciendo que lo primero que pensé cuando vi los avances de American Sniper fue: “esto pinta bastante prometedor”. Ahora que la he visto debo decir que no me ha decepcionado en absoluto y que, a sus 84 años, Clint Eastwood sigue demostrando que sabe hacer películas ya sea frente a las cámaras o detrás de ellas. Para este proyecto, en apariencia pequeño, se agenció a Bradley Cooper, uno de los actores más carismáticos que ha visto Hollywood en años recientes, y a Sienna Miller, quien sigue estando bien guapa.

American Sniper cuenta más o menos con fidelidad la historia de Chris Kyle, ex SEAL en la Marina de los Estados Unidos celebrado como el francotirador más letal en la historia militar de dicho país con ciento sesenta muertes confirmadas y quizá otro ciento en estatus de “a lo mejor”. Al comienzo de la cinta descubrimos cómo es que Kyle, el hijo mayor de un matrimonio estricto y conservador, pasa de ser la estrella de un rodeo itinerante en Texas a miembro de la fuerza élite de la milicia estadounidense inspirado por los ataques terroristas a embajadas del tío Sam en Medio Oriente y, posteriormente, por los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York. Durante cuatro incursiones en Irak participa en misiones para aprehender a miembros de alta jerarquía de Al Qaeda y su eficacia con el rifle le gana no solamente el mote “la leyenda”, sino que lleva a la resistencia local a poner un elevado precio a su cabeza. Además de mostrar las faceta heroica y nacionalista de Kyle, la cinta profundiza en su deterioro humano al mostrar el distanciamiento que tres años en el frente provocan entre él, su esposa y sus hijos y los problemas que enfrenta para readaptarse a la vida civil una vez vuelve a casa, más o menos como le sucedió al pobre Rambo después de Vietnam.

American Sniper- Imagen Pública
American Sniper- Imagen Pública

En lo personal me pareció una película atrapante que a ratos te tiene con las uñas clavadas en la butaca y al final te deja cavilando en los dilemas que una persona en la posición de Kyle debe afrontar ya sea para proteger a sus compañeros o en nombre de un ideal más que cuestionable. Las nominaciones que obtuvo en los Academy Awards, incluyendo mejor largometraje y mejor actor para Cooper, me parecieron más que merecidas, aunque realmente no la veía como ganadora en ninguna de estas dos categorías; de hecho, en la escala de la filmografía dirigida por Clint Eastwood me sigue gustando más Gran Torino. Pienso que el punto más fuerte de American Sniper es la actuación de Bradley Cooper quien, al puro estilo de Christian Bale, ganó considerables peso y musculatura para el papel y proyecta con gran realismo lo que su personaje piensa y siente al asomar por la mira y toparse con encrucijadas que a cualquiera le harían dudar al momento de tirar del gatillo. Otro factor poderoso es que Eastwood es un director que presta especial atención a los detalles y en este título los hay tan minúsculos como importantes (si no me creen chequen los codos de Kyle a través de la proyección).

American Sniper- Imagen Pública
American Sniper- Imagen Pública

Ahora, si he de señalar las debilidades de esta película, comparto (aunque sólo parcialmente) la opinión de numerosos críticos que han acusado a Eastwood de producir un filme de propaganda que glorifica (y justifica) sobremanera la incursión de Estados Unidos en Irak y representa a los habitantes de aquellos lares como salvajes sedientos de sangre y netamente malignos (Fury, con Brad Pitt, es una cinta mucho más “justa con el enemigo”). Encuentro muy interesante (aunque igual muy tenue) la manera en que la narrativa equipara a Kyle con su némesis árabe, “Mustafa”, quien también tiene una mujer y un bebé esperándole en casa, convencidos de que papá está haciendo lo correcto, y eso me lleva a hablar del guión, al cual se ha acusado de tomar considerables libertades respecto a la “autobiografía asistida” de Kyle, embelleciendo e inventando situaciones y personajes, aunque esto no me consta porque no he leído dicho material.

Si han disfrutado las cintas anteriores de Clint Eastwood (o si les gustan los thrillers de guerra como Full Metal Jacket, Platoon y todos esos) les recomiendo mucho echar un ojo a American Sniper, pero si son de esas personas que odian cuanto tenga que ver con Estados Unidos, “el imperio” y su intervención en Medio Oriente mejor aléjense y cuéntenle a la Chilindrina o a quien más confianza le tengan porque es probable que salgan del cine mentando madres.

Anuncios

Lucy

Lucy - Fotograma
Lucy – Fotograma

por Erasmo Valdés 

Lucy es la cinta más reciente dirigida y escrita por Luc Besson. Viene estelarizada por Scarlett Johansson, Morgan Freeman, el actor egipcio Amr Waked y Choi Min-sik, a quien algunos recordamos por la película surcoreana Oldboy. Es asimismo la más reciente adición la filmografía de femme-fatales de Besson, es decir, mujeres súper atractivas que saben patear traseros, sub-género en el que el cineasta francés se ha vuelto un especialista. También un poco repetitivo, pues en Lucy son perceptibles tratos de Leeloo y Cataleya, aunque de eso, supongo, sólo se percatarán unos cuantos. La trama es sencilla y los avances la explican muy bien: Lucy (Johansson) es una chica estadounidense que vive y estudia en Taiwán y quien, accidentalmente, se ve involucrada en una operación de contrabando de drogas que sale mal. El Sr. Jang (Min-sik), un mafioso coreano, la rapta y siembra en sus intestinos y en los de otras tres víctimas paquetes de una droga experimental llamada CPH4, los cuales deberán llevar a Europa para su posterior extracción y comercialización —“kids are gonna love it”, dicen—. Las cosas se salen de control cuando el paquete que transporta Lucy comienza a fugar y su organismo asimila la substancia, desencadenando una serie de habilidades físicas y mentales que van en aumento conforme Lucy incrementa el uso de su capacidad cerebral (la película parte de un mito que asegura que sólo utilizamos el 10 % de nuestro cerebro y que, si tuviésemos acceso al resto, podríamos hacer cosas fantásticas). Transformada en una máquina de guerra, Lucy emprenda una cruzada para impedir que la droga se propague, detener a Jang y asegurar el buen uso de sus recién adquiridos talentos, porque ya saben: “con gran poder viene gran responsabilidad”.

Lucy - Fotograma
Lucy – Fotograma

Desde su estreno en agosto, Lucy ha recaudado millones de dólares en taquillas y también opiniones polarizadas respecto a la trama (que, la verdad, recuerda mucho a Limitless, con Bradley Cooper), el elenco y los efectos visuales. Éstos son precisamente uno de los puntos más fuertes de Lucy, y cuando la vean estarán de acuerdo conmigo que la secuencia final de la película es sorprendente. Son muy loables por igual las actuaciones de Scarlett Johansson, guapísima como siempre (de hecho, fue durante este rodaje que se hizo público su embarazo), y la de Choi Min-sik, quien sin enunciar una sola palabra en inglés o francés da vida a un villano muy obscuro que a ratos recuerda a Gary Oldman en Léon: The Professional. Menos convincente es el personaje de Morgan Freeman, el profesor Norman (así, a secas), quien queda encasillado como el típico científico que advierte sin querer toda la trama al principio de la película. De hecho, su personaje es casi idéntico al que hizo meses atrás en Transcendence (filme horrible con ganas). Al personaje que, siento, Besson no explotó lo suficiente fue al detective Pierre del Rio (Waked), quien juega un papel más o menos importante durante el segundo acto de la historia pero termina muy relegado. Incluso, me atrevo a decir que el tiroteo final pudo ser más explosivo, más dramático, y haber dado mucho más fuerza al cierre de la cinta. Pero, eh, no se puede todo en el cine, ¿verdad?

Lucy - Fotograma
Lucy – Fotograma

En conclusión, Lucy me pareció una buena película de acción / ciencia ficción, bastante disfrutable aunque no exenta de ciertas pecatas minutas cuya ausencia habría hecho de éste un blockbuster más contundente. Digo, está cañón eso de entrar armado un quirófano sin que nadie se dé cuenta o intervenga la seguridad del hospital, o que una veintena de matones preparen un arsenal a plena luz del día frente a un edificio público como cualquier cosa. Igual y son cosas muy del director. Si les gustaron Colombiana y la participación de Scarlett Johansson en el universo Marvel como Black Widow, van a disfrutar mucho de Lucy, y si no… Quizá también.

Último comentario: viendo esta película no pude pasar por alto el potencial que tiene para generar una secuela, pero podemos dormir tranquilos, pues Besson ya aclaró que no habrá tal porque él y su amiguito Olivier Megaton están muy ocupados preparándonos la tercera parte de Taken

Pensándolo bien, mejor sí nos preocupamos. *gulp*

El Gran Secreto

El Gran Secreto - Imagen pública
El Gran Secreto – Imagen pública

por Jessica Tirado Camacho

La historia que presenta El gran secreto (The Words), puede ser un poco pretenciosa para aquellos que están más familiarizados con el mundo literario moderno. Actualmente es sabido que los editores ya no andan en busca de la “obra maestra” en la novela, ni mucho menos de “el maestro escritor”, el sueño americano literario esta más que superado, pero en el cine, aún se pueden encontrar muchísimos estereotipos como este, que sólo gracias a la magia del cine pueden ser verosímiles. Así es como en los primeros minutos nos presenta a Clay Hammond (Dennis Quaid) un escritor que está por leer los primeros capítulos de su novela a un auditorio lleno de gente ávida de escucharlo, y sin más que mencionar la película toma un rumbo interesante pues el libro en cuestión relata la vida de un escritor. Algunos pueden considerar poco original este tópico, y en buena medida tienen razón, incluso en el cine se ha visto mucho, pero este juego de muñecas rusas tiene varios ases bajo la manga.

1. Conforme el relato se va adentrando en las situaciones, el lenguaje cinematográfico va cambiando. Desde algo tan notorio como el trabajo de fotografía y edición, hasta algo un poco menos fácil de percibir como la voz narrativa, por ejemplo la de Clay Hammond que queda totalmente desaparecida gracias a la cámara, lo cual nos libra de tener una incómoda voz que nos vaya explicando lo que estamos viendo.

Pero dentro del relato nos encontramos a un tercer narrador, al que se le da un poder negado al primero, llevar de la mano al espectador por los recovecos de su propia historia, este cambio hace que las historias tengan una carga distinta de intimismo que puede resultar cautivadora.

El Gran Secreto - Imagen pública
El Gran Secreto – Imagen pública

2. El tema del plagio. Aunque el trailer mantiene el drama en el asunto, durante la película no se le da una carga tan moralista, se presenta como un pretexto para crear un conflicto interno a Rory Jansen (Bradley Cooper), y un motivo de convergencia entre historias, lo que deja que los personajes tengan problemas cotidianos y puedan ser mas cercanos a los espectadores. ¿Quién no ha tenido terror de incumplir las metas de juventud, quién no ha ocultado algo a su pareja por miedo a la verdad, quién no ha tenido el sueño de ser un escritor reconocido?

3. El reparto. Sin duda es siempre un placer ver una película donde además de tener buen reparto, los actores hacen bien su trabajo, desde Olivia Wilde hasta Jeremy Irons. Los que tal vez quedan muy desdibujados o simplemente sus actuaciones no parecen estar a la altura son Ben Barnes, al que le cuesta expresar lo que siente su personaje, todo lo que hace lo hace como autómata y le quita verosimilitud a su personaje como el Hombre Joven, una verdadera lastima ya que ésta parte de la película es el corazón de las muñecas rusas, y Dennis Quaid al que vemos sólo como el estereotipo de escritor gringo exitoso, sin duda eso se debe mas al planteamiento del personaje que al actor en sí, pero merma la historia. Los más comprometidos son los actores de la historia intermedia, Zoe Saldaña hace excelente química con Bradley Cooper (que por aquellos tiempos de rodaje eran pareja en la vida real) y logra levantar mucho el ritmo del drama en la película.

El Gran Secreto - Imagen pública
El Gran Secreto – Imagen pública

Sin duda una entretenida película que vale la pena mirar.

Nota: por si no lo habían notado, Bradley Cooper esta de moda, y es que después de The Hangover (2009) se le ha podido ver en dos películas por año, lo cual resultaría extraño para una estrella en ascenso, de no ser porque ha demostrado tener un gran talento.

Los Juegos del Destino: un nuevo tipo de comedia romántica

Los Juegos del Destino - Imagen pública
Los Juegos del Destino – Imagen pública

Por Jessica Tirado Camacho

Resulta interesante que en los últimos meses se han estado estrenando películas arriesgadas, con historias complejas y personajes entrañables que recuerdan la vieja escuela, cuando al cine le importaba el qué y no tanto el cómo contar algo; sumado a esto, en la mayoría de los casos puede verse en los créditos que son adaptaciones de obras literarias, tal vez esto se deba a que los productores buscan arriesgar lo menos posible, asegurando el éxito de la película presentando una formula que ya ha comprobado su eficacia, pero esto, mas allá de marcar una tendencia en el cine actual, está cambiando el tipo de espectadores porque las películas cada vez son más largas, tienen personajes demasiado complejos y esto hace que las historias (en la mayoría de los casos) sean muy densas.

Aunque al adaptar una novela el guionista esta modificando la historia a las construcciones del cine, que suelen simplificar y explicarlo todo, las películas comerciales están empezando a tener una característica básica del “cine de arte”: espera una reflexión mas allá de lo mostrado, lo cual puede llegar a dividir la opinión del público; mientras los iniciados en el cine no-comercial y la literatura consideran a estas películas como grandes logros cinematográficos, los espectadores menos reflexivos no entienden la historia presentada, se confunden y la califican como muy mala. Es muy temprano para decir si estos cambios son algo positivo o negativo, tal vez en el futuro se encuentre un punto medio, se presenten historias originales que contar o los espectadores aprenderán a distinguir las películas que deben evitar, pero por lo mientras sólo nos queda entrar a la sala de cine dejarnos sorprender por películas audaces como Los juegos del destino que, dicho sea, es adaptación de la novela Silver Linings Playbook de Matthew Quick.

Los Juegos del Destino - Imagen pública
Los Juegos del Destino – Imagen pública

En esta época de comedias románticas es muy común encontrarnos con películas que tienden a repetir lo ya visto antes y contar historias monótonas y predecibles, pero Los juegos del destino nos presenta personajes que sobrepasan la complejidad de su “romance”. Por un lado tenemos a Pat Solitano (Bradley Cooper) un hombre que al iniciar la película se prepara para salir de una institución mental, por el momento no sabemos cuáles fueron las causas que lo llevaron a estar 8 meses ahí, pero su salida es precaria y sospechosa, sabemos que “algo grave” hizo y poco a poco iremos conociendo mas de él y su disfuncional familia.

Los personajes secundarios que normalmente en las comedias románticas sólo son detonantes para la acción de los protagonistas (y aunque se les muestre con esa pinta) no tienen nada de común, su perspectiva profunda y sus diálogos hacen que Pat tenga un cambio interno como ser humano, que nada tiene que ver con convertirlo en el cliché romántico.

La antagonista de Pat es Tiffany (Jennifer Lawrence), una joven viuda con problemas de depresión que entabla una relación poco común con él; los motivos de ella son claramente opuestos a las metas de él, sin embargo, ella es la que más se le parece en complejidad y situación. Para que Pat logre visualizar su deseo, debe aprender a verse en el espejo que representa Tiffany, entenderla para encontrarse a sí mismo.

Los Juegos del Destino - Imagen pública
Los Juegos del Destino – Imagen pública

En Los juegos del destino nos encontramos a un protagonista que presenta un lado muy humano de lo masculino: Pat es un hombre fuerte, atlético, inteligente, pero que a su vez puede ser vulnerable, puede enojarse y sentirse perdido, esto hace que al final sea capaz de encontrar un camino sincero que seguir, al que cualquier ser humano aspira en la vida real.

Esta comedia romántica es recomendable para cualquier tipo de espectador, pero sin duda los iniciados podrán disfrutarla mas, tiene gags de literatura y cultura general que pueden resultarles muy divertidos.