Archivo de la etiqueta: Alejandro Komori

Sueños y trazos: sobre Matices, de Alejandro Komori

por José Luis Dávila

De alguna manera, las obras de Alejandro Komori me hacen sentir como si despertara a un sueño de trazos. Como si las formas de la realidad no importasen, porque más allá de ellas se encuentran los entrecruzamientos del espacio y la pintura, y en éstos reside lo íntimo de uno mismo: Komori plantea el juego del significado propio que se esconde en el rumor que le llega al espectador desde el lienzo, un rumor personal, subjetivo, privado.

Todos esos rumores que resultan de la visión de cada uno de los que se acercan a las piezas, son matices de las mismas. Precisamente así se ha nombrado a su nueva exposición, la cual es albergada por La Josefina (2 sur, 1103), un nuevo espacio propicio para que se establezca diálogo entre las singularidades de las pinturas y el edificio en que son expuestas, el cual pertenece al siglo XVII y fue rescatado recientemente. Dichas singularidades se encuentran en la idea del tiempo y la memoria: la recuperación de un estilo y su conjugación con la actualidad. En todo caso, en el neobarroco de Alejandro y la atemporalidad resultante de donde están sus piezas.

Matices es una muestra de diversas etapas que se combinan, de diferentes intereses, todos en una imbricación bellamente narrada sobre las paredes del sitio bajo el cuidado del mismo artista. La exposición va de la reinterpretación de lo religioso a lo antropogénico y antropocéntrico de nuestra actualidad, de la formación de lo mítico-religioso poblano a lo mítico-social del mundo; de vírgenes del Tepeyac sobre cartón a dioses griegos usando Mac, todo entramado como techo antiguo, con las vigas del estilo característico que posee Komori a modo de sostén, un estilo formado por la preocupación hacia el cuerpo y sus realizaciones como parte de algo más, de la música, del entorno, de la moda, del arte mismo.

Se debe resaltar que, pese a que habría quien pueda marcar a la sucesión de salas de esta exposición como evoluciones de la curaduría o pasos hacia otras formas de abordar el estilo mismo del pintor, es evidente que más allá de evolución, denota una seria construcción del espacio como una más de sus ´piezas, con esa sensibilidad que tiene Alejandro para no obstaculizar al aire que rodea a cada figura que plasma, aire mismo que en las salas funciona como un descanso del mar de significado que es cada cuadro.

De tal modo, Matices es una exposición imperdible que se tiene que explorar por cuenta propia para poder entender cómo es que Alejandro Komori ejerce el poder del trazo para transportarnos a ese sueño que re-crea a lo que ya somos por dentro cada uno de nosotros.

Anuncios

Formas y personajes: las figuras barrocas de Alejandro Komori

Cada trazo es una nueva forma de entender los cuerpos que se van formando en el blanco del lienzo, entenderlos en su naturaleza misma de cuerpos, arrojados al mundo para reconocerse unos en otros, sin limitaciones, fuera de las fronteras que establecen las razones sociales. Cuerpos en estado puro que se desentienden de las necesidades de grupo para ser ellos mismos y hacer contacto entre ellos bajo sus propias condiciones. Este es un primer planteamiento que viene a la mente cuando se piensa en la obra de Alejandro Komori presentada en La Galería Lazcarro con el título de Formas y Personajes.

Komori tiene una relación experiencial con su obra; como él dice, ser artista “no es una profesión que te quites y te pongas el uniforme, todo lo que haces, todo lo que percibes, lo que vives se refleja en tus cuadros”, y así se encarga de filtrar por su mirada cada uno de sus cuadros, convirtiéndolos en un discurso al que podríamos llamar posmoderno. Al respecto, asegura que la lectura principal de su obra “es la persona mundial, quitando nacionalidades; es la figura, emociones, sentimientos; es un tema universal y yo pienso que tratado bien cobra esa lectura que se puede apreciar aquí, en china, donde sea.”

Es de este modo que Formas y Personajes da cuenta de tal tema pero sin encerrarse en ello. Tanto así que para su autor va mucho más allá de tal y se le presenta barroco. Komori comenta sobre eso “yo soy un enamorado del barroco, donde encontramos el dramatismo del cuerpo, la fuerza del movimiento. Eso me rige un poco. Pero hoy en día, no sé, hay un manto de simplicidad: en vez de potenciar algún gesto, intentamos apagarlo. Un poco triste, ¿no? Entonces yo intento recobrar esa imagen por medio de figuras actuales.”

En sus obras, mezcla de dibujo y pintura, Komori contiene las formas de modo magistral dentro de los márgenes del lienzo, pero al final las formas mismas cobran vida para darse a conocer ante el espectador como personajes que podrían estar presentes justo a su lado.

Esperamos que esta sea la primera de muchas más exposiciones de Alejandro Komori, quien busca regresar a México con otros proyectos pese a estar asentado en Francia: “Voy a continuar este año con la figura humana pero ahora descomponerla un poco más. Mis últimos trabajos se caracterizan un poco por el collage, para descomponer, y quiero continuar esa línea. Y la misión principal ahora es encontrar proyectos en México que me permitan volver; tener mi base en Francia, trabajar allá pero venir lo suficiente a México.”

Formas y Personajes abre una nueva forma de pensar el dibujo del cuerpo, una forma que debe ser apreciada por todas las personas posibles, por eso los invitamos a ir y maravillarse con la muestra.

por José Luis Dávila