Archivo de la categoría: Crítica

La Vida de los Hipersensibles

Camino - Imagen pública
Camino – Imagen pública

Por Lizbeth Cervantes Neri

Morí, muero y moriré; entre letras, ideas, razones, sinrazones y ni cuenta me daré de la perdida de mi cuerpo.

Las acciones y reacciones de cada hombre se dan por sensibilidad hacia sus experiencias de vida, pero ¿qué sucede cuando el hombre es rebasado por su propia sensibilidad? ¿Su sensibilidad deja de ser física para ser ahora mental, o simplemente el hombre recrea la visión del mundo?

El cuerpo es traspasado por los sentidos y comienza a perder importancia conjuntamente con lo material, lo cual da paso a la construcción de ideas más complejas del mundo que lo envuelve; este hombre da criterios de lo más sencillo que puede ver a su alrededor, mientras que otros no se pueden percatar de ello: sólo viven por vivir y sienten lo que otro ser podría sentir, como si estuvieran cegados por lo corpóreo.

Hipersensible - Imagen pública
Hipersensible – Imagen pública

Pero la cuestión aquí es qué sucede con aquellos hombres que viven de la sensibilidad, más allá de lo corpóreo; cómo ven el mundo, qué es lo que sienten y cómo lo reflejan. Posiblemente tienen una conexión con su espiritualidad, pero en realidad sólo son hipersensibles. Son hombres que le dan importancia a la mínima situación, viven una constante de la sensibilidad natural a la búsqueda continúa de la satisfacción, pero a la vez con la sencillez de explicar la importancia de una necesidad, como de sentirse perdido en el mundo social.

Un ejemplo de la vida de los hombres hipersensibles es el personaje de Meursault que describe Albert Camus en su obra El extranjero: es un hombre tranquilo que no manifiesta sentimiento de culpa, tristeza, injusticia, arrepentimiento u otro, y sin embargo, puede describir paisajes, hechos, necesidades de su persona, recuperar momentos de la vida las demás personas con la sencillez que da a entender qué es lo más importante, pese a que en realidad ve la vida sin sentido y sin importancia.

Anuncios

El Primer Día de Clases en la Primaria

Niños de primaria - Imagen pública
Niños de primaria – Imagen pública

por Lizbeth Cervantes Neri

Cada ciclo escolar los profesores de primer grado de primaria se enfrentan diversas dificultades con sus  alumnos. Uno de las principales es que los niños  tienen que adaptarse a un nuevo ritmo de trabajo exigente, amplio y que necesita de mayor atención de su parte; deben acostumbrarse a un horario más extenso del  que tenían  en el preescolar.

La socialización  del alumno en este  grado será  un factor determinante para el  avance y el logro de sus aprendizajes. Desde el primer día la impresión que se tenga del profesor, los compañeros y del mismo inmueble harán sentirse en confianza, de lo contrario el niño presentará desconfianza, temor e  inseguridad, manifestándolo con llanto, resistencia para asistir a clases o apatía para desarrollar  las actividades.

Las dificultades que los profesores tienen que atender están liadas con el ritmo de aprendizaje de cada niño y su conducta, quienes deben interactuar dentro y fuera del aula de clase, ser creativos en las actividades que  manifiesten interés o retos a vencer, dejar a un  lado el individualismo para formar equipos de trabajo, así como provocar la manifestación de ideas y argumentos de modo individual y en equipo.

Niños en clase - Imagen pública
Niños en clase – Imagen pública

El profesor no debe  ser un solapador y consentidor  ante las caritas y ojitos de sus alumnos  que lo buscan como protector  durante las  horas de clase, pues suplementan la figura materna y paterna; de lo anterior  dependerá  el éxito de aprendizaje y habilidades que su  grupo desarrolle y logre alcanzar.

Los aprendizajes de la escuela primaria manifiestan sus frutos a largo plazo cuando el alumno es independiente, autodidacta, crítico, analítico y mantiene un juicio ante todos los enfrentamientos  de la vida diaria. Mucho de esto dependerá de su primer día de clases en la escuela primaria.