Archivo de la categoría: ¿y la nariz de la esfinge?

10% de propina obligatoria por favor

Soda italiana - Imagen Pública
Soda italiana – Imagen Pública

por Carolina Vargas

Soda italiana de frambuesa por favor…

Mientras esperaba mi refrescante bebida en uno de mis sitios favoritos en esta ciudad, observé detenidamente las otras mesas llenas de parroquianos que al igual que yo, se guarecían de la lluvia y la monotonía.

Esperaba pacientemente mi orden mientras revisaba mi correo y el libro de rostros la tarde transcurría sin mayor inconveniente a excepción de la lluvia que ya era un escenario habitual a esas alturas del año. Cuando por fin llego el mesero con mi elixir de sabor, paladeaba las burbujas y admiraba la sensualidad de ese concentrado color rojo, mientras escudriñaba más detenidamente el lugar; no era la primera tarde que pasaba en ese sitio, ya son varias las anécdotas que le puedo atribuir a ese hueco, pero lo que realmente me intereso era toda la vibra que se tejía a mi alrededor. Todas las mesas estaban ocupadas, el rumor de los presentes apagaba la música ambiental y la lluvia que azotaba la calle, me perdí en medio de ese tumulto de voces, y solo observaba.

La razón por la que me guarecí en ese lugar francamente no la recuerdo, pero a esas alturas de la tarde ya era irrelevante, todo era mejor que estar en casa encerrada. Cuelga decir que de todos los ahí presentes yo era la única que estaba sola, así que me  intrigaban los motivos por los que el resto de los parroquianos se habían concentrado precisamente ahí, el sitio en el que una forever alone como yo, se sentía tan a gusto.

No es un sitio precisamente romántico, más bien es como para beber y comer algo distinto a un costo no tan alto. La ausencia de acompañante facilitaba mi observación y la verdad es que resulto un ejercicio antropológico bastante entretenido. En la mesa de enfrente una pareja de adolescentes discutiendo, probablemente terminando su relación pubescente en la que se notaba un claro desinterés por parte del chico. En el rincón un trio de amigas, entradas casi en los cuarentas por la cantidad de selfies que se tomaron asumo que eran divorciadas o solteras, quizá casadas e inmersas en matrimonios sin amor y reunirse a beber era su forma de lidiar con su insostenible soledad. A mi izquierda un grupo de Godínez treintañeros y cuarentones reunidos comiendo y alardeando sobre sus increíbles y prometedores empleos. A mi derecha un grupo de hipsters desdeñando a todos los no-hipsters-veganos-ambientalistas-vintage. Detrás de mi mesa universitarios debatiendo sobre lo mal que esta el mundo y claro solo ellos están facultados para realizar un cambio verdadero. Un freak show sin juegos de azar ni mujerzuelas.

Es curioso como la casualidad delimita nuestras vidas, nos lleva por largos periplos en los que nos sitúa con personas que nos acompañarán por un tiempo, o simplemente queden en el plano de lo anecdótico, pero lo cierto es que todos nos construyen. Desconozco los motivos que llevaron a un grupo de desconocidos a coincidir conmigo en ese lugar, compartimos el mismo techo, más no así el mismo momento porque en eso influyen muchas otras cosas, para mí fue una tarde cualquiera, para una chica fue la tarde en la que le rompieron el corazón, para un grupo de amigas el día en el que por fin pudieron hacer a un lado sus obligaciones y se dieron el tiempo para poder estar juntas y huir de la sofocante rutina que las esclaviza, para unos muchachos la fecha en la que descubrieron su labor en la vida y el camino para conseguirlo.

Dicen que la vida se cuenta por algunas fechas importantes y que el tiempo entre ellas es irrelevante, yo no estoy de acuerdo. Aunque muchos de los días no los recordemos, son los que nos van forjando justamente para esos momentos memorables. De aquella tarde solo recuerdo la sensación refrescante de aquella soda italiana que me cayó como un remanso de paz en aquella lluviosa tarde. Bebía a sorbitos pequeños y bien pensados, examinaba los rostros de todos y el murmullo del lugar, aunque agitado el rumor era melodioso, bebí muy lentamente, esa soda era mi única compañía de modo que al escuchar la nota del sorbo final admito que me entristecí un poco…ya no tenía ningún motivo para permanecer ahí, solo observar y pedir la cuenta, el importe de mi bebida más una injustificada propina del 10% por un servicio mediocre e indiferente.

Olvidé la fecha de cuando ocurrió todo esto, estoy segura que fue el mes pasado, jure que nunca más tendría tardes vacías, pero puedo decir que aunque este sola en casa y aparentemente sin nada que hacer, mis ideas me acompañan, lo que soy está ahí aunque se encuentre dormido, es cuestión de despabilarlo un poco.

Ahora estoy de reposo absoluto, aunque quiera no puedo moverme ni dejarme envolver por la casualidad que nos brinda la calle, pero eso me mantiene optimista porque estoy segura que la próxima vez que me encuentre de frente con la casualidad, por primera vez en mi vida sabré que decirle y quizá tan solo quizá le invite una soda italiana.

Anuncios

Someone like you

Someone like you - Fotograma
Someone like you – Fotograma

por Carolina Vargas

El 2011 fue un año sumamente difícil en mi vida, muchos círculos se cerraron abruptamente, el mundo como lo conocía dio un vuelco, tuve que renunciar a lo que más quería, dejar amigos y decirle adiós al que hasta ahora, sigo creyendo es el amor de mi vida.

Por aquellos días mientras me acostumbraba a mi nueva realidad, había una canción sonando mucho en la radio, canales musicales, incluso en la sopa de letras. La canción pertenecía a una voz nueva, la letra era desgarradora sumamente triste y en aquél momento me calzaba perfecto, porque el hombre a quien amaba se le veía feliz con un nuevo amor mientras yo, muy lejos de él en latitud y sentimiento, cantaba entre lágrimas “I hoped you’d see my face and that you’d be reminded That for me, it isn’t over”.

En aquel ya tan lejano 2011 esa canción marcó mi vida. Desde entonces me dediqué a lo único que podía hacer, seguir viviendo, con todo lo que ello implicaba. Tuve otros hombres en mi vida y puedo decir que no volví a amar igual, durante mucho tiempo no pude sacarlo de mi corazón incluso ahora cuando hablo de él –según me han dicho– mis ojos brillan.

Someone like you - Fotograma
Someone like you – Fotograma

Hace unas semanas terminé una relación sumamente intensa y muy breve, con un hombre al que jamás creí llegar a amar de la forma en que lo hice, un hombre del que aprendí mucho, desde sus virtudes y sus defectos. Una relación que tuvo que cargar de alguna manera, con la sombra de un amor pasado y si bien es cierto que los motivos que nos separan ahora obedecen a la deslealtad y a la desilusión, mi corazón no fue el mismo desde que tuve que decirle adiós al hombre al que más he amado en la vida.

Quizá esta apertura de mi parte, suene más a una página cursi del diario de una adolescente ardida, pero siempre he utilizado la escritura como un medio catártico para cada vez ir llorando menos y la verdad es que funciona. Después de la ruptura de mi última relación me ha tenido en una reflexión constante, estoy en un periodo de duelo que me ha servido para reflexionar sobre mi forma de amar, lo que fue y lo que sigue; y aunque me duela haber perdido un amor, es mucho más doloroso el tener que enfrentarme a un nuevo y necesario proceso de sanación , dejar lo pasado justo donde está, morderme la lengua para no repetir su nombre y sobre todo no volver a caer en actitudes pasivo-agresivas, tan recurrentes en mi vida amorosa. Es en esta reflexión en la que me brinca el recuerdo de ese hombre al que ame tanto. Admito que ambos fuimos muy cobardes para poder superar los obstáculos que en su momento debimos enfrentar, yo me quedé con muchísimas palabras atoradas en la lengua, quizá hasta el día de hoy él no sepa todo lo que significa en mi vida, lo mucho que lo admiraba y que incluso ahora el tiempo que estuvimos juntos, lo refiero como lo mejor de mi pasado.

Ahora estoy atravesando por un momento de mucha introspección, le he dicho adiós al hombre que debo admitir todavía amo, pero que seguir a su lado sería un terrible error; en el que en un enorme esfuerzo para no voltear hacia atrás, me ha traído recuerdos del amor de mi vida, a él también tuve que sepultarlo para siempre, la diferencia es que a este último siempre lo voy a querer y a recordar de manera grata, porque siempre fue leal y el mejor hombre que he conocido hasta hoy.

Someone like you - Fotograma
Someone like you – Fotograma

Solo me queda empacar recuerdos, guardar los buenos y tirar los malos, escombrar mi corazón una vez más para poder resanar sus paredes y si es posible volver a pintarlas de otro color, para que esta vez no queden rastros del derrumbe así estaré libre de amarguras y seguiré tan firme como hasta ahora.

Nevermind, I’ll find someone like you
I wish nothing but the best for you two
Don’t forget me, I beg
I remember you said:
“Sometimes it lasts in love but sometimes it hurts instead”
“Sometimes it lasts in love but sometimes it hurts instead”

Dos hombres sumamente distintos a quienes ame, de maneras y formas distintas y quizá lo que comparten en común es que son los únicos que después de decir adiós, me han hecho reflexionar y crecer, con quienes a pesar de todas mis fallas aprendí a perdonarme, pero sobre todo a seguir.

Dudo que alguno de los dos lea esto, pero si por casualidad llega a sus manos, les agradezco su amor y su tiempo. Los amaré toda la vida…a mi par de hombres de primera letra.

Ni princesa ni esclava, simplemente mujer

Maléfica - Fotograma
Maléfica – Fotograma

por Carolina Vargas

Cuando era niña pasaba horas viendo televisión, tenía una amplia colección de películas y de dibujos animados, las cuales veía infinidad de veces en un día, hasta memorizarlas; al día de hoy puedo repetir todos y cada uno de los diálogos.

Muchas de las películas que tenía en aquel entonces eran de Disney mis favoritas eran Dumbo y Pinocho, las historias de princesas nunca fueron de mi agrado pero debo confesar que La Bella Durmiente despertaba una intensa fascinación en mí, pero no por su protagonista, quien desde entonces me ha parecido un personaje anecdótico que solo aporta el título a la obra, si bien es cierto que todas las acciones se desarrollan en torno a ella es un personaje que no aporta absolutamente nada, ni siquiera su belleza, esta le fue concedida como un don, así que sin la intervención de sus hadas madrinas habría sido solamente una princesa dormilona y ordinaria.

La bella durmiente es considerada por muchos, una de las obras más oscuras de Disney, el diseño de arte y de los personajes nos remite a un mundo oscurantista y supersticioso, los trazos angulosos en la animación la dota de cierta perversidad contrastada con la viveza de los colores y el carisma de sus héroes. Y es la primera vez que vemos en una cinta de princesas al héroe de la historia hacer algo realmente asombroso, porque a diferencia de la Cenicienta en la que al rey lo único que quiere es tener nietos sin importar con quien case su hijo, en La bella durmiente el príncipe está dispuesto a renunciar a su corona por amor, desafía las normas de su época, a su padre y lo más fascinante, el clímax de la historia, lucha y mata a un dragón que es la representación misma del mal en el mundo.

Y bueno que sería de una historia épica sin su digna contraparte, el siempre necesario antagónico, cierto que en la historia original de Basile –de la cual luego se desprenderían las versiones de Perrault y los hermanos Grimm– nunca se menciona a una bruja malvada, lógicamente el imperio Disney en aras  de producir un éxito comercial y mercadológico, adopto la clásica formula del melodrama héroe + dama en apuros + bruja hija de perra = éxito. En la bella durmiente el ratón Miguelito nos regaló a una de las villanas más entrañables en el cine, no sabemos a ciencia cierta cuál es el móvil de su maldad y francamente no importa, sus razones salen sobrando, ella es malvada, su naturaleza es perversa y en el nombre lleva la penitencia: Maléfica. De niña veía como esta bruja le jodía la vida a todos, su humor negro, sarcasmo, maldecía, era ingeniosa y carismática, algo nunca visto en un villano, es una pena que en el DVD actual se haya perdido el doblaje original de la cinta, porque mucha de la esencia de ese personaje residía en la genial interpretación de Rosario Muñoz Ledo, su voz cálida y malvada hacían que la amaras de forma inmediata. Sin duda era mi personaje favorito, sin ella nada tenía sentido, pues todos los personajes eran fichas en su tablero, era la única con intenciones e ideas propias e imprescindible en la historia.

La bella durmiente- Fotograma
La bella durmiente- Fotograma

Tal vez por eso me he identificado más con las villanas que con las princesas, porque se ajustaban más a lo que me enseñaron en la vida real, los problemas los tengo que resolver por mis propios méritos, no van a venir mis hadas madrinas ni un príncipe azul a resolverme la vida. Además que tampoco cumplía con el perfil de la dama en apuros, no era hija de reyes o potentados, ni rubia, delgada, ni de pies pequeños. Soy hija de una enfermera, morena, gorda, de pies enormes, no hablo con animales, ni canto cuando tiendo la cama, así que mi naturaleza es mucho más compleja, tengo problemas mucho más serios que verme bonita y amar a todos. Creo que reducir a una persona solo al bien y al mal es algo absurdo todos tenemos una gama mucho más rica en emociones y sentimientos, eso es lo que nos hace sentir vivos. Por eso los antihéroes siempre han sido mis favoritos, por eso una bruja verde de ojos amarillos y con la capacidad de convertirse en dragón me parecía algo asombroso, sentir y vivir al límite, desear algo con toda el alma y hacer hasta lo imposible por conseguirlo aunque eso implique sembrar un bosque de espinas y cardos para fastidiarlos a todos.

Me gustan las emociones complejas, las personas complicadas y todo aquello que le imprima sentido al correr de los días. Porque siempre será infinitamente más provechoso pensar, analizar, descubrir y sentir, a esperar para que las cosas sucedan, así se trate de un príncipe azul  o un hada madrina que me llenará el guardarropa.

Maléfica - Fotograma
Maléfica – Fotograma

Pero ya aterrizando en el mundo real quizá lo único que sí exista en él son las brujas –razón de más para adorarlas- esos entes capaces de darle en la madre a todos con tal de salirse con la suya, que tienen una gama emocional compleja e interesante, injurian, maldicen, disfrutan, viven y siempre se salen con la suya. Ser bonita no es ningún mérito es cosa de la genética, algunas mentes huecas y superficiales consideran que es quizá el único requisito para tener una vida plena y hacerlo todo más fácil, yo difiero de eso, la belleza no es una virtud, porque se marchita rápidamente y no se cultiva con nada, lo que verdaderamente vale la pena es todo aquello que sale del alma y puebla los actos, el sentido y el sentir…eso que, como muchas veces lo he dicho y lo sostendré, nos hace sentir vivos

¿Gorda? ¿Rolliza? o solo pasada de buena

Gordita-Imagen Pública
Gordita-Imagen Pública

por Carolina Vargas

Soy una mujer gorda, no lo digo con vergüenza ni con el afán de tirarme al piso para que me levanten, lo digo como un hecho palpable.

No es que sufra de un caso de obesidad mórbida, pero me sobran como 15 kilos de peso aproximadamente. Tener tanta carne de sobra en el caso de las mujeres suele ser un problema, porque –ver Periquita Style– al menos yo, libro batallas encarnizadas para encontrar ropa que me quede bien. Y es que si yo fuera obesa podría ir al departamento de tallas extras y comprarme un amplio guardarropa, pero la realidad es que esa ropa –pese a todo- no me luce, me queda grande y parece de señora que ya perdió cualquier ilusión por la vida, ese no es mi caso soy una gorda con ilusiones.

No me lamento de mi cuerpo, obvio que como nos pasa a muchas mujeres todas deseamos vernos mejor pero desde hace años dejé de atormentarme por cumplir ideales estéticos prácticamente imposibles, prefabricados y plásticos. Admito que me gustaría ser más delgada para lucir ciertas cosas, pero he aquí otro problema, sin importar si estás gorda o flaca, necesitas tener herramientas y pues mi cuerpo no es precisamente el mejor proporcionado, me sobra carrocería y me falta mucha delantera. No quiero que esto suene como muro de las lamentaciones, es más bien un ejercicio de autocrítica a mis cada vez peores hábitos alimenticios.

Tengo un metabolismo raro y caprichoso, pero no lo culpo, tampoco puedo culpar a mi condición de madre el estar gorda, pues después de haber tenido a mi hijo quedé sumamente delgada. La razón de mi gordura es muy sencilla, como como cerdo y duermo como lirón. Soy sumamente antojadiza, me encanta comer, es de los pocos placeres que puedo darme sin tanta culpa. Disfruto enormemente hacerlo, desde niña me inculcaron que la comida no es otra cosa que una manifestación de amor por parte de nuestras madres, por eso cuando alguien me invita a comer lo tomo como una muestra de incomparable afecto, del mismo modo en el que yo cuando cocino para alguien más, es una de tantas formas de decirle “te quiero”. Sonará absurdo pero es algo real, hasta la fecha mi madre a diario me pregunta “¿Qué comiste?” sin importar el día, la hora, o mi estado de ánimo, a mi madre una de las cosas que más le preocupan es que no ande sin comer.

Gordita-Imagen Pública
Gordita-Imagen Pública

Pero más allá de si me gusta comer o no, de unos meses para acá, como mal, terriblemente mal, no me fijo horas para hacerlo, como una vez al día o dos, como muchísimo, no puedo quejarme de aumento de peso, en ese sentido mi peso se ha mantenido mucho tiempo igual, pero siento que me falta energía, por tanta mugre que como he castigado mucho a mi estómago y cada día se queja más. Me gustaría llevar una vida más saludable y eso incluye mi alimentación, pero es un maldito espiral hacia el infierno  porque sin energía no tengo ánimo de nada, por lo que duermo muchísimo, como cualquier cosa y sigo como tapón.

Mientras tanto trato de hacer las cosas lo mejor posible al respecto, comenzare a comer más fibra, tomar más agua y no usar NUNCA bajo ninguna circunstancia LEGGINS. Aunque no me gusta mi exceso de carnes, trato de no acomplejarme por ello, nunca seré una flaca huesuda mi constitución no es así, he estado delgada pero no paso de ahí, mis bordes corporales son demasiados redondeados por lo que no tengo pómulos ni costillas salientes no podría con un cuerpo lleno de ángulos por más “lindo” o cercano esté al canon actual.

Quiero cuidarme más, verme un poco mejor y sentirme con más ánimos porque con mi cuerpo me siento enorme, soy una obesa mental porque mi torpeza no corresponde tanto a las dimensiones de mi cuerpo, vaya que sí soy gorda, pero no tanto por más que los fabricantes de ropa de Zara se empeñen en hacerme creer lo contrario. Tengo que romper ese complejo de obesa mental y el yugo de la ropa enorme y fea, como si ser obeso fuera únicamente por comer demasiado y automáticamente fuera sinónimo de haber perdido el interés por la salud. Creo que desde ahí empieza el verdadero problema, que a las personas con sobrepeso u obesidad se nos asocia con esos estigmas tan negativos y no siempre es así, mientras no se cambie esa percepción tan cerrada, el mundo seguirá azotándonos con modelos a seguir cada vez más inalcanzables en busca de perfección y felicidad plásticas basadas en la envoltura, lo más efímero y desechable que tenemos que es el cuerpo, lo que ya de por sí está cobrando millones de autoestimas en el mundo luchando contra un vacío emocional que se refleja en la inconformidad por como luces.

Gordita-Imagen Pública
Gordita-Imagen Pública

Por mi parte comenzare por eliminar mis malos hábitos o por lo menos irlos disminuyendo, Roma no se hizo en un día, seguiré fiel a mi Periquita style del verano y de mi cuerpo….aceptaré el hecho de no tener quizá el mejor, tengo un trasero enorme y las bubis pequeñas pero ya me lo dijo mi madre desde mi más tierna adolescencia respecto a ello: “si algo te debo, con esto te pago”. 

Ruda, rudísima de cinco estrellas, siete suelas y gran turismo

La peste negra-Imagen Pública
La peste negra-Imagen Pública

por Carolina Vargas

Hace algunas semanas confesé que la lucha libre es uno de mis pecados kitsch más arraigados; específicamente el #5 en una lista de 10.

Tuve la oportunidad de asistir a un encuentro luchísitico…bastante mediocre, nos quedaron a deber a todos los amantes del Pancracio. Me cuesta mucho trabajo entender el por qué me gusta tanto, siendo honestos tanto el espectáculo como su afición reúnen muchas de las cosas que detesto.

Para empezar desde el momento en el que piso la arena sé que sacaré lo peor de mí, gritaré con un vocabulario que haría enrojecer a cualquier marinero de Alvarado, beberé cerveza, eructaré, en pocas palabras perderé el estilo mientras veo a un par de mastodontes rompiéndose el alma. No me justificaré diciendo que quizá es una reminiscencia al coliseo romano y que tal vez en mi ADN quedó guardado el gen maligno que disfruta mientras ve como los cristianos son devorados –en este caso- por otros cristianos.

Mr. Niebla-Imagen Pública
Mr. Niebla-Imagen Pública

Entonces, aclarado que es un espectáculo vulgar, en el más amplio y democrático de los sentidos, que convoca a una infinidad de fanáticos ávidos de sangre, sudor y putazos.  Y aunque la mayoría nos jactamos de repudiar la violencia, la disfrutamos bajo la más descarada de las hipocresías. Quizá es el resultado de vivir bajo normas de urbanidad que no comprendemos, el ritmo tan acelerado en el que nos movemos, el estrés, la frustración o la gilipollez de la gente, muchas veces no nos atrevemos a explotar y reprimimos las ganas de estallar y sacar al energúmeno que llevamos dentro y es por eso que ver a dos monos romperse la madre es absolutamente liberador.

Así que ahí estaba yo, perdiendo el estilo, gritando pendejadas, materializando todos mis demonios en las caras de los luchadores, disfrutaba cada golpe, llave y patada, los lances sobre el adversario, las mentadas de madre, todo eso de lo soy incapaz de hacer muchísimas veces con infinidad de personas. Será por eso que compartir la tribuna con machos controladores, nacos irredentos, zorras de microbús y afanadoras calenturientas no me importa siempre y cuando pueda liberar mi espíritu beligerante.

Pese a todo lo anterior es una experiencia que siempre me nutre, me recuerda mi infancia, los domingos por las mañanas en los que veía las peleas, las idas a la arena y en fechas más recientes la mejor época de mí vida cuando en medio de la porra ruda gritaba improperios con la más ágil de las lenguas.  Desde niña me gustaban los personajes, los colores y el teatro que armaban los luchadores en el ring, las películas de Santo y Blue Demon contra –insertar cualquier palabra o frase- el eterno misterio del hombre que oculta su identidad bajo un el cobijo de una máscara. Legiones de héroes anónimos y no lo digo en el sentido romántico, héroes por dedicarse a lo que aman y defender su vocación por encima de todo, por darnos interminables horas de espectáculo y entretenimiento que, en efecto no es apto o del gusto de todos, pero quienes disfrutamos la catarsis que nos proporciona, agradecemos infinitamente su entrega.

La peste negra-Imagen Pública
La peste negra-Imagen Pública

Terminaron los encuentros que anunciaba el cartel y el resultado final fue agridulce, nosotros los rudos ganamos solo una batalla, la final. Negro Casas, Felino y Mr. Niebla conservaron su cinturón en una pelea que más que eso parecía un after de antro gay, por la cantidad de besos que se dieron entre ellos, aun así la tarde fue memorable. Me fui de ahí con una sonrisa en los labios, una carga menos a cuestas y una actitud renovada, los elementos necesarios para no saltar encima del primer imbécil que se quiera pasar de listo y lo saque a uno de sus casillas. Y sí, soy ruda porque en un deporte tan violento no puedes pretender ser “el chico bueno y blandengue” es mi desdoblamiento ya que en mi día a día trato de mantener un bajo perfil.

Espero muy pronto repetir la experiencia, llevar mi garganta clara y afinada para que al calor de una buena pelea gritar con fruición al bando técnico: “Tu mamá pendejo…tú mamá”.

Mira Bartola…ahí te dejo esos dos pesos

FREELANCER-IMAGEN PÚBLICA
FREELANCER-IMAGEN PÚBLICA

por Carolina Vargas

Dicen que madurar es dejar de sufrir por amor y empezar a sufrir por dinero, es triste y lastimosamente cierto.

En mi condición de freelancer, no debería quejarme, hago lo que me gusta, fijo mis horarios, no tengo compañeros ni jefes molestos que me respiren en la nuca y me azoten bajo el yugo explotador, conocido como jornada laboral de ocho horas. Cierto es que tengo muchas ventajas, pero no todo es miel sobre hojuelas y he aquí el gran problema al que me enfrento, no tengo ingresos fijos, pago renta y tengo la muy mala costumbre de comer todos los días.

Hasta ahora he podido capotear la situación de una manera medianamente satisfactoria, nunca falta el detalle o la invitación para ir a comer, la inauguración de alguna muestra artística, presentación de libro o mole de pueblo en donde hay comida gratis, juro que funciona, durante una semana me alimenté de canapés y vino tinto generosamente proporcionados por diversas instituciones culturales y educativas de esta ciudad.

Para muchos de ustedes quizá suene vergonzosa mi manera de vivir, pero tristemente mi caso no es una escandalosa excepción, parientes y amigos a pesar de contar con un sueldo fijo, día a día enfrentan la dura batalla de estirar cada centavo que ganan, es como si en lugar de billetes nos pagaran con ligas.

Con los nuevos impuestos y las reformas a cuanta pendejada se le ocurra al Ache gobierno de la república, el costo de la vida es exorbitante y no me refiero a una vida digna ¡qué va! me refiero a darse el lujo de poder comer y transportarse a diario ya sea al trabajo o a la escuela. Alguna vez lo dijo un tristemente célebre panista de cuyo nombre no quiero acordarme, el muy pendejo aseguraba que una familia mexicana podía mantenerse cómodamente con 6 mil pesos mensuales, incluso en su cinismo se atrevió a asegurar que con esa suma alcanzaba para mandar a los hijos a escuelas privadas…¡no mamar!

Yo pensaba que mi precaria situación se debía a mi falta de ingresos fijos si bien es cierto que eso me jode, infinidad de familias hoy en día están pasando las de Caín porque sencillamente todo está carísimo y los sueldos son una burla, todo mundo quiere regatear el costo de tu trabajo, sin importar a lo que te dediques, nadie está dispuesto a pagar algo justo por el talento y la capacidad, luego entonces, con un ingreso raquítico tienes que procurarte una vivienda, comida, pasajes, pago de servicios y si eres afortunado la seguridad social, hablar de dinero extra o para recreación es prácticamente un sueño guajiro, se los dice una persona que ya quemo su fondo de ahorro y su seguro de desempleo.

No busco un consuelo de tontos, sé que mi situación mejorará, hasta ahora no he muerto de hambre y tengo mi renta asegurada, he sobrevivido muchos meses así y creo poder dar un par de recomendaciones para todos aquellos que viven solos, ganan poco o dependen de alguna beca o patrocinio. Les comparto algunos de mis consejos para sobrevivir con pocos ingresos y no morir en el intento.

FREELANCER-IMAGEN PÚBLICA
FREELANCER-IMAGEN PÚBLICA
  1. Si usted es el sostén principal de su familia, dejese de pendejadas, ya no siga leyendo y busque una fuente de ingresos extra, cualquier subempleo Godínez, desde vender artículos por catálogo hasta incursionar en el mercado hipster de las manualidades ecosustentables.
  2. Muy importante, si usted tiene que pagar renta o algún otro tipo de servicio, respete ese dinero y no lo gaste en pendejadas, en serio, no se puede dar el lujo de hacer tonterías. De lo contrario prepárese para dormir en la calle y le advierto que al menos el centro histórico esta infestado de ratas y huele muy mal. No se arriesgue…en serio.
  3. Si usted es físicamente agraciado, si la naturaleza lo doto de atributos envidiables, no importa su género o preferencia sexual, consiga un amante pudiente que lo saque de apuros y deje de leer esta necedad cuanto antes. En mi caso, nada que hacer… sigo jodida, por si alguien se lo preguntó.
  4. Como lo mencione antes, busque un inauguración de cualquier evento cultural, siempre ofrecen un brindis y se puede comer bastante bien, además de ampliar los horizontes artísticos y la sensibilidad saciara su voraz apetito. No se sienta mal por ser gorrón, muchas de las personas que asisten a este tipo de eventos van solo para mamasearse entre ellos y sentir que forman parte de la elite intelectual,  a mi parecer eso es mucho más vergonzoso, si usted asiste por hambre, al menos saldrá con el estómago lleno y la dignidad intacta. Los supermercados en días de quincena son abrevaderos inagotables de muestras gratis y degustaciones.
  5. Trate de utilizar el transporte público lo menos posible, camine o tome una bicicleta, son gratis.
  6. Si por alguna razón necesita comprar ropa, zapatos o accesorios, espere a fin de mes, por lo regular las tiendas van depurando su mercancía y puede encontrar excelentes opciones en el área de saldos.
  7. Como opciones de entretenimiento, tenemos la enorme fortuna de tener varias y gratuitas, desde el clásico cine-club, exposiciones, recorridos en bicicleta, teatreros y mimos.
  8. Si lo suyo es entretenimiento de primer mundo y cuenta con una computadora o teléfono inteligente, robe la señal wi-fi de su vecino o vaya a los lugares públicos con internet gratuito y disfrute en línea de los últimos estrenos cinematográficos, hay muchísimas páginas que ofrecen este servicio y en su mayoría tanto el audio como la imagen son buenos. Ahorre dinero y corajes viendo desde la comodidad de su artefacto electrónico, ya sea un bodrio o joya de cartelera.
  9. A estas alturas usted estará pensando que alguien de recursos limitados no puede darse un lujito de vez en cuando. Pues se equivoca, para los tragones como yo, tenemos los expendios de pan duro, remilgosos abstenerse, usted por la módica suma de 10 pesos puede comprar varias piezas de pan para darse un atasque de gordo recién liberado de la clínica dietética.
  10. No debemos olvidar la lamentable pero necesaria piratería cibernética. Usted puede descargar cualquier cantidad de archivos tanto de información como entretenimiento: libros, música, periódicos, películas, fotografías e infinidad de textos.
FREELANCER-IMAGEN PÚBLICA
FREELANCER-IMAGEN PÚBLICA

Lo más importante creo yo es que sin importar el hambre, privaciones o incomodidades, todo es posible cuando uno ama lo que hace y se dedica por completo a ello. Si a usted alguna vez le han dicho “deja de hacer eso y busca un trabajo en serio”…yo no cambiaría por nada el indecible placer de obedecer a la vocación. Por muy mal que pinte el panorama, la misericordia es muy grande y cuando se tienen ganas de hacer las cosas, estas se logran.

Lo decía Facundo Cabral “lo que tiene que ser será y se dará naturalmente” y yo cada día me convenzo más de su razón.

Inventario

INVENTARIO-IMAGEN PÚBLICA
INVENTARIO-IMAGEN PÚBLICA

por Carolina Vargas

Me gusta mucho el divague, creo que tengo una imaginación activa por lo que se me da inventarme cosas, historias y de vez en cuando algunas mentiras. Reconozco que estoy muy verde en esto de la escritura, me hace falta oficio y disciplina, pero por alguna razón, siempre que algo me toca o conmueve un impulso desbordado me lleva a teclear hasta no detenerme. En esta ocasión el motivo que me lleva a ese extremo es muy simple…

Para cuando esto salga publicado, habré cumplido 29 años. No es que me aterre la edad o la idea de envejecer; creo yo que pese a todo he sabido sobrellevar mis años de una manera decorosa. Quizá lo que en verdad me asusta es no saber a cabalidad lo que me espera, verán de unos años para acá mi vida ha dado muchísimos vuelcos y no todos han sido favorables.

Como ya dije me falta oficio para escribir, de hecho soy muy osada al abusar de este espacio que semana tras semana me siguen concediendo tan generosamente, pero haciendo un breve recorrido por mis archivos me he dado cuenta que así dure meses sin escribir nada, mi cumpleaños siempre es motivo de reflexión y desde hace mucho tiempo, escribo alguna reflexión al respecto.

INVENTARIO-IMAGEN PÚBLICA
INVENTARIO-IMAGEN PÚBLICA

Casi siempre antes de mi cumple, me deprimo, sin importar lo entusiasmada que esté respecto al festejo o al desmadre inherente a ello, la depresión es algo que llega con una puntualidad pasmosa, una gran amiga mía me dice que eso es normal ya que un ciclo se cierra y otro inicia, recordemos que cada año es una vuelta alrededor del sol  y yo ya voy a dar 29…

Si me pongo estricta, para nada me imaginé ni en mis sueños más guajiros, llegar a esta edad de la manera en la que lo estoy haciendo. Quizá como a muchos a mí de niña me programaron para seguir un patrón de comportamiento y a cierta edad haber logrado varias cosas, y creo que hasta ahora no he logrado ninguna de las metas establecidas, será porque yo nunca seguí patrones y he sido muy testaruda, he rodado mucho y he vivido cosas que jamás me imaginé, elegí el camino más difícil quizá para hacer el viaje más interesante y en el trayecto conocer a muchísimas personas maravillosas.

Tengo 29 años y más preguntas que certezas, no tengo un camino trazado porque en las veredas siempre habrá bifurcaciones y no se puede conocer un terreno a cabalidad sino se le ha explorado por completo, tengo una vida distinta y privilegiada porque ante todo soy libre, algo que agradeceré infinitamente.

Pese a que este año ha sido el más duro y doloroso de mí vida, sé que esta difícil prueba me dejará una valiosa lección, con la consecuente dosis de sabiduría correspondiente a un largo y sinuoso camino. Me gusta pensar que después de todo esto, seré una mejor persona, ha sido una lección de vida muy dura y a pesar de todo me he mantenido siempre en pie, lo que ya habla bien de moi.

SOLEDAD-IMAGEN PÚBLICA
SOLEDAD-IMAGEN PÚBLICA

En cuanto a la celebración aun no sé cómo será, sin duda algo entrañable, porque aunque lejos de mi familia de sangre, estaré rodeada de muchísimo afecto por parte de mis amigos la familia del corazón que uno tiene la bendición de elegir. Y ya si se pudieran las complacencias, pues un pastelito estaría de huevos.

No me queda más que esperar con ansia mi vigésima novena vuelta al sol, la recibiré contenta y tranquila, ansiosa de nuevos retos y muchísimas experiencias…porque ya lo decía la señora Gump… “Life was like a box of chocolates. You never know what you’re gonna get.”

Huelga sentimental

CLOSED-IMAGEN PÚBLICA
CLOSED-IMAGEN PÚBLICA

por Carolina Vargas

Estoy sumamente confundida, creo que eso de las relaciones humanas no es lo mío. La verdad es que siempre he sido muy huraña, tengo pocos amigos, he tenido pocas relaciones de pareja y para una mujer de mi edad y en esta época, creo que también he tenido pocos compañeros sexuales.

Admito que soy muy neurótica, prefiero no hacer referencias físicas o estéticas sobre mí,  porque soy mi peor enemiga y no me tengo piedad, pero independientemente de eso, admito que durante mucho tiempo tuve serios problemas de autoestima, no soy una mala persona ni padezco nada contagioso ni incurable, por lo que en términos simples y muy generales creo que no difiero mucho del común de los mortales, por lo que supongo no soy la única a la que le cuesta trabajo relacionarse con otras personas ¿o será solo un asunto de neuróticos?

Hace muchos años estuve profundamente enamorada de un hombre con el que tuve una relación de siete años, fue mi primer amor. Debo confesar que el principal motivo por el que todo aquello se fue al carajo fueron los celos, al principio eran los celos de él hacia mí, después el torbellino de Otelo nos envolvió a los dos, lo que convirtió el idilio en un infierno.

Me prometí nunca caer en el negro abismo de los celos, ni permitir que nadie de ese inframundo arrastrara mi alma de regreso. Algunas veces lo he cumplido, de otras no he salido tan bien librada pero lo que si tengo muy claro es que el que busca encuentra, si no encuentras la evidencia encuentras el pretexto…así de simple y yo me he prometido vivir en paz. Quizá por lo esa razón es que nunca he querido verle la cara a nadie, por muy mierda que se porten conmigo, eso de hacerme pendeja y salir o coger con varios al mismo tiempo, nomás no se me da, pero igual cuando alguien desconfía de ti, así pasen las 24 horas del día juntos van a desconfiar y a ponerse celosos hasta del espejo.

CLOSED-IMAGEN PÚBLICA
CLOSED-IMAGEN PÚBLICA

Pienso en mis relaciones y en todas, mis ex novios han tomado la decisión de sepultarme y hacer como si mi paso por su vida jamás hubiera ocurrido, todas han terminado mal,  incluso cuando escucho decir a alguien “quedamos como amigos” nunca he entendido a cabalidad como puede ser posible, yo alguna vez lo intenté y de una manera muy sutil me mandaron al carajo. Como se puede remendar un trapo completamente deshilachado.

Respecto a mis amigos, pues tengo muy pocos, no me quejo es algo que yo he decidido, desde niña fui muy selectiva para hacer amistad con alguien, prefería estar sola a compartir mi tiempo con personas que me hicieran sentir incómoda o que no me aportaran nada. Justo ahora me encuentro en casa, en familia, en la tierra que me vio nacer y crecer, por razones de la vida yo vivo lejos y sola y en esta visita, desafortunadamente no he podido reencontrarme con mis amigos, muchos de ellos hicieron lo mismo que yo y abandonaron el terruño para echar raíces en otros lados, por lo que acá en mi tierra me quedan muchos menos brothers que en mi sitio actual.

De mi familia puedo decir que siempre he sido la niña rara en una familia de raros. Mi caso no es excepcional, creo que a todos nos ha pasado lo mismo. Después de muchos años de conflicto, puedo decir que llevo una buena relación con mi madre ha sido la única persona incondicional conmigo, solo tengo una hermana y desde que nació le prometí que la cuidaría y la amaría toda la vida, promesa que he cumplido hasta hoy; tengo un abuelo que me adora, una de las personas que más quiero en este mundo y quien siempre ha sido un misterio para mí. Con el resto de la prole no tengo mayor problema, puedo decir que nos prodigamos  mucho afecto, pero me he desconectado muchísimo, me cuesta mucho trabajo ser ese pariente que llama una vez a la semana.

Me causa conflicto el tratar con otras personas, esa es la única verdad, me cuesta trabajo la convivencia y aunque trato de brindarme a otros, si siento que las cosas no funcionan huyo lo más pronto posible para que no me hagan daño, ya sé que es una actitud muy cobarde, pero incluso cuando me he quedado siento que no ha valido la pena porque termino muy maltrecha e ignorada por el ex novio en turno. En el caso de los amigos ahí los resultados han sido variopintos, quienes han sabido comprender se han quedado, por lo que valoro muchísimo su afecto incluso a los que se han ido los recuerdo con cariño y añoranza. Mi familia…pues diría que tengo la cena navideña o de fin de año para ponerme al día, pero hace años que eso no sucede, por lo que a mi madre la llamo a diario y de alguna manera ella me pone al tanto.

CLOSED-IMAGEN PÚBLICA
CLOSED-IMAGEN PÚBLICA

No quisiera ser como esa canción que dice “yo quiero tener un millón de amigos” quisiera poder establecer mejores relaciones con las personas que ya están en mi vida, porque sinceramente como puedo aspirar a conocer gente nueva si mis relaciones actuales no están tan bien como yo quisiera. Y no es hacerle a la chillona o ponerme de víctima, lo escribo porque creo que soy más elocuente de esta manera que hablando, quisiera que mientras tecleo estas líneas se me revele una posible solución, poder leer todo esto como si fuera la voz de una tercera persona y analizarlo con cabeza fría, es quizá mi manera de ayudarme, porque en verdad me interesa dejar el azote sentimental y poder relacionarme de una manera más sana sin tener que recurrir a un libro de autoayuda…

Periplo vacacional

VIAJEROS-IMAGEN PÚBLICA
VIAJEROS-IMAGEN PÚBLICA

por Carolina Vargas

La semana pasada les compartí un episodio depresivo que me motivó a intentar cosas nuevas, así que en un giro de tuerca inesperado del destino, hice mis maletas y salí de viaje. Reconozco que no sólo fue gracias a un impulso, obedece a la buena voluntad  de mi madre y a una lana extra que me permitió regresar al amado terruño en el que crecí.

Me emocionó la idea de pasar unos días fuera de mi rutina y de mi casa, ver a mi familia y recibir ese apapacho que solo las mamás pueden –y saben- dar.

Así que ya con dinero en mano, y toda la ilusión del mundo me dirigí a la central de autobuses a comprar mi boleto y fue justo ahí cuando el periplo vacacional comenzó. Sin entrar en muchos detalles, ofrezco a continuación una breve y muy útil guía de supervivencia para esta temporada vacacional.

VIAJEROS-IMAGEN PÚBLICA
VIAJEROS-IMAGEN PÚBLICA
  1. Si ya tiene definido el lugar al que va a ir a vacacionar ¡Felicidades! Es usted una persona afortunada y lo más seguro es que ya tenga un itinerario para aprovechar mejor su tiempo y pueda disfrutar al máximo sus días de recreo. De lo contrario, no joda más y salga de la fila porque al resto de nosotros nos urge encontrar un buen lugar en el autobús.
  2. Esto debería hacerse antes de ir a comprar el boleto -admito que yo debí hacerlo- ya sea que viaje en avión o autobús, cerciórese de las escalas y del tiempo total que dura el viaje, así como de las unidades disponibles, los servicios que ofrece, el peso y altura máximos para el equipaje. Por si la compañía no respeta nada de lo que dice el folleto, siéntase en total libertad de quejarse o mentarle la madre al embuste publicitario.
  3. Si va a viajar por carretera en su automóvil, asegúrese de llevarlo al mecánico para que revise los frenos, transmisión, filtros, niveles de aceite, etc. Ok mamé con este punto pero en todas partes lo recomiendan y es algo que nadie hace…pero deberían.
  4. Si ya se encuentra en la sala de abordar, recuerde que debe llevar a la mano identificaciones, boletos, monedas para los maleteros, teléfono celular, llaves y sobre todo un brazo libre para que,  en caso de tropezarse por culpa de toda la gente que está corriendo de un lado a otro intentando llegar a su destino, pueda sostenerse del señor que está leyendo el periódico delante de usted.
  5. Si hizo el esfuerzo para viajar y estuvo ahorrando durante mucho tiempo para sus vacaciones, no pierda la dignidad y destine un poco de ese dinero para comprarse una buena maleta, las cajas de huevo además de ser muy frágiles son estorbosas a la hora de que los maleteros intentan acomodar el equipaje; sin contar lo difíciles que son de maniobrar.
  6. Y hablando de maletas, se han dado cuenta que la invención de la rueda ocurrió hace miles de años antes de Cristo, las maletas existen –con sus respectivas modificaciones- desde la edad media, que alguien me explique ¿Por qué carajos tardaron tanto en inventar las maletas con rueditas? ¿Qué era mucho pedir un medio de transporte de equipaje que no nos madreara la espalda?
  7. Si usted es lo suficientemente pudiente, le aconsejo que compre dos o más asientos contiguos para ir verdaderamente a sus anchas, es muy molesto llevar de vecino al tipo que ronca, la señora que va hablando por celular con todos sus hijos, el rojillo que va disertando sobre sus mamertadas, el naco galán de balneario que intenta ligarte, la lady Godínezver entrada anterior– maquillándose para llegar despampanante al destino final. Así que para viajar a gusto y en paz, viaje solo o aislado.
  8. Lleve un buen libro, reproductor de música, laptop, Tablet o celular estos últimos con batería suficiente, porque si su viaje es largo, créame, no quiere ver las películas que la empresa piensa transmitir. Cuide su viaje y sobre todo no queme sus neuronas con basura hollywoodense.
  9. Para estas alturas si su viaje y recorrido van bien, entonces pasemos a la tercera fase y final, el arribo. No olvide tener a la mano los comprobantes de su equipaje para poder reclamarlo a los maleteros y si llegó junto con usted al destino deseado, siéntase feliz y afortunado de no tener que pasar más de dos horas en la oficina de la línea reclamando su equipaje.
  10. Si ya llegó sano y salvo a su destino de viaje, no se arriesgue y pida un taxi oficial o si tiene parientes, pida que pasen por usted. Sería lastimoso terminar su periplo con un incidente tan penoso como un asalto o intento de secuestro.

No podemos dejar de lado los retenes, los niños llorones, los baños malolientes, los snacks que son una vergüenza y no alimentarían ni a una anoréxica irredenta, las almohaditas aplastadas, los asientos incómodos, el pasajero de al lado que pregunta cada tres minutos a qué hora vamos a llegar.

En fin…viajar es maravilloso, ya sea regresar a un lugar en el que se lo ha pasado bien anteriormente o ir a conocer un sitio, la experiencia es enriquecedora.

VIAJEROS-IMAGEN PÚBLICA
VIAJEROS-IMAGEN PÚBLICA

Si usted salió de vacaciones, espero que las disfrute al máximo, si permanece en su ciudad, visite lugares que no conozca, desde una taquería, un museo, o simplemente vaya a una colonia distinta, siempre y cuando su vida e integridad no corra peligro. Lo importante es relajarse y regalarse unos días a usted mismo para hacer lo que le plazca.

Nota final: si es posible haga sus maletas con mucha, pero mucha anticipación, aunque esto no es garantía de nada, el remordimiento será menor cuando se dé cuenta que sin importar cuanto planee las cosas, siempre olvidará empacar algo, yo por ejemplo al salir de la ciudad recordé que había dejado mi toalla en el tendedero…shit happens.

Blue mood

SOLEDAD
SOLEDAD

por Carolina Vargas

Tenía muchísimas ideas para la columna de esta semana, lo juro. Desde la crónica de un espectáculo al que asistí por primera vez en mi vida, un accidente en el baño que me dejó un par de moretones, el cumpleaños de un gran amigo, la escuela para padres a la que el juzgado me está obligando a ir, en fin…ideas muchas pero inspiración muy poca.

Tengo que decirlo, ya lo asumí y lo acepte…estoy deprimida. Podría enumerar un montón de  razones para justificar mi depresión, pero no lo creo necesario.

He luchado durante meses para no caer en el abismo de mi depresión, he intentado hacer varias cosas para no sentirme mal y creo que lo he logrado, aunque creo que lo ideal sería intentar algo nuevo, para darle un poco de sabor al caldo.

No quisiera utilizar este espacio como confesionario, puesto que la generosidad de mis editores me ha permitido compartir algunas de mis ideas y creaciones, no quisiera abusar de ello, las razones por las que hacemos Cinco Centros, son otras. Así que no daré muchos detalle, tampoco diré que paso días enteros llorando y maldiciendo mi suerte, mis depresiones no funcionan de ese modo, digamos que estoy en una etapa de hastío profundo, me ha invadido el tedio y la costumbre, quiero desparasitarme pero no sé cómo.

SOLEDAD
SOLEDAD

Ahora mismo, estoy tecleando estas líneas en la más absoluta soledad, solo se escucha el rumor de la calle, el viento juega con mis cortinas, checo mi bandeja de correo cada minuto en espera de alguna buena noticia, lo mismo hago con mi celular. Mi soledad me acompaña y creo que a fuerza de vernos tanto nos hemos hecho buenas amigas, por lo que pensándolo bien, no estoy tan sola como yo creía.

Sin dramas, ni lágrimas cierro estas incongruentes líneas, pidiendo a usted amable lector me comparta su remedio contra el hastío, sé que esto es temporal, quizá solo sea cosa de un día, pero no quiero dejar de escribir y tenía que contar algo…

No les comparto mis razones por las que me encuentro así, pido únicamente que si alguien por ahí tiene una sugerencia para superar estos baches, la agradeceré y archivaré en mi kit de supervivencia.

Avisos parroquiales

  • Ya se acerca mi cumpleaños y espero que me hagan llegar sus felicitaciones a través de las redes o por medio de la redacción de Cinco Centros.
  • Si alguno de ustedes ha vivido fuera de México, agradecería su colaboración respondiendo a unas cuantas preguntas. Todas las respuestas son confidenciales y el material lo necesito para una próxima entrega que se publicará en este espacio.
  • Se acercan las vacaciones y yo no tengo planes…así que soy materia dispuesta.