Archivo de la categoría: Variaciones

Yo soy cinéfilo, de tendencia Allen

Woody Allen - Imagen pública
Woody Allen – Imagen pública

por José Luis Dávila

La primera película de Woody Allen que vi no era precisamente de Woody Allen. Tenía alrededor de diez años, estaba sentado en la cocina a la hora de la comida, como eran todas mis tardes después de haber llegado de la escuela y antes de empezar a hacer la tarea, cuando empezó una película sobre dos viejitos que habían sido amigos pero una pelea años atrás los separó. No me despegué de la silla durante las siguientes dos horas. Lo que más me llamó la atención fue la forma en que se desenvolvía aquél con las gafas de montura pesada y la nariz tan enorme, tan natural, tan arrogante ante la vida; por supuesto que sabía que era sólo una película, por supuesto que sabía que esas no eran realmente las vidas que todas las personas en la pantalla llevaban, para ser conciso, sabía que no existían más allá de la cámara. Y sin embargo, sentí que ese hombrecillo delgaducho, torpe, vergonzoso –pero de carácter sumamente cínico como tratando de compensar todas sus debilidades con ello–, era al menos un poco más real que todos los que lo rodeaban.

Woody Allen - Fotograma de The sunshine boys
Woody Allen – Fotograma de The sunshine boys

Pasaron un par de años hasta que supiera que Woody Allen era Woody Allen. Desde entonces he tratado ver todas sus películas, de tener todas las posibles, de leer todas sus prosas. Definitivamente puede considerarse que soy un admirador de ese hombre. Acaso la película que me confirmó eso, de forma personal, fue Cassandra’s Dream, pero debo decir que cada uno de los films que he visto de él me han ayudado a entender el mundo de modo distinto. No es que sus películas me hayan formado como tal pero sí me han dejado vislumbrar la manera para generar un pensamiento propio, incluso a veces –muy a menudo– demasiado alejado de las mismas ideas por Allen plasmadas. Me explico mejor: todo aquello que incide en nosotros va generando divergencias en la forma que nos relacionamos con el mundo. La cultura que nos rodea es la que define la mitad de la cultura que generamos, la otra mitad debe (al menos, idealmente debería) surgir de nosotros, de los vacíos en aquello que miramos y cómo los llenamos, en caso de que decidamos llenarlos.

Woody Allen - Imagen pública
Woody Allen – Imagen pública

Hago una introducción como la anterior porque lamentablemente en estos días se ha hablado de Woody Allen en otro sentido que no es el sentido que me gustaría. Las acusaciones en contra del cineasta sobre si hace años abusó o no de la hija adoptiva que tuvo con Mia Farrow, revividas recientemente por la actriz y la misma afectada, no carecen de valor ni pueden ser tomadas a la ligera, pues cualquier tipo de investigación que sea necesaria para aclarar los hechos desestimados por los juzgados desde 1993 debería realizarse. Sin embargo, la forma en que se ha manejado durante la semana todo el caso, demuestra uno de los síndromes que más afectan a cualquier creador: la vida privada es la materia prima para darse a conocer más que el trabajo mismo. Podría apostar a que gran cantidad de gente ignoraba la existencia de Allen como realizador antes de que un escándalo regresara a tener su nombre como protagonista. Evidenciar las fallas morales y éticas (y criminales si así gustan llamarlas) de Allen como un tema de relevancia mediática dentro de la vida cultural, evidencia a su vez la necesidad de los espectadores por ser espectadores no de la obra sino de la figura, remarcando esa palabra “figura” y no la palabra “autor”, que es la que nos debería importar respecto a la participación de Allen en la vida pública de la cultura y no una mitificación de sus actos y problemas privados.

Woody Allen - Imagen pública
Woody Allen – Imagen pública

Sea como sea que se resuelva cualquier escándalo en que Allen se vea envuelto, culpable o no, eso no nos corresponde decidirlo, le corresponde a las autoridades encargadas de ello y, quizá, a las personas más cercanas a él. Juzgarlo como persona es algo que está fuera del alcance de quienes no lo conocemos más que por medio de las pantallas porque no ha incidido en nuestras vidas por ningún otro medio que no sea ese, pero juzgarlo en esas pantallas es algo que sí tenemos derecho de hacer, y en ese caso yo, ateniéndome a ese contexto, como espero que muchos otros hagan, siempre diré: Yo creo en Woody Allen.

Anuncios

¿Por qué armamos drama?

Keep calm and don't be such a drama queen - Imagen pública
Keep calm and don’t be such a drama queen – Imagen pública

por José Luis Dávila

Fíjense bien en la elección de palabras, “armar drama” no es “hacer drama”, como antes de empezar a escribir estuve pensando. La diferencia está en que aquello que se arma no nace de nosotros sino que tomamos las piezas convenientes para ello de algo externo y por lo tanto regularmente resulta demasiado artificial, mientras que cuando “hacemos” estamos proyectándonos en el proceso tanto como el producto de ese hacer.

Y sin embargo, armar drama es mucho más común que hacer drama, pero si bien la pregunta que tengo es “¿por qué?”, la respuesta no está en quien lo arma sino en quien lo contempla, es decir en el “¿para qué?”; una pregunta que se responde en la respuesta de otra, siempre es una pregunta que trata de unir todos los puntos sueltos en el trazo del problema. Quizá se debería obviar la respuesta, porque no hay mucho misterio en ella: armamos drama porque sabemos que quien lo especte es susceptible de convertirse también en alguien que lo expecte.

Cuando a uno le arman drama hay dos vías de acción, o lo convierte en un mero espectáculo del cual se puede hasta hacer burla y darle la importancia que merece, o caer en el juego del otro y tener una expectativa sobre el asunto, lo que pone en juego una relación de poder que todos notamos pero muy pocos somos capaces de evitar. Si se tiene esa expectativa, ese interés, de una u otra manera se llega a tomar tanto en cuenta el drama que nace preocupación al respecto, una preocupación genuina que para nada cuestiono en sinceridad porque, vamos, cuando actuamos como idiotas es cuando somos más sinceros.

Drama Queen - Imagen pública
Drama Queen – Imagen pública

Por el contrario, cuando uno arma drama, lo peor que se puede hacer es parecer idiota, porque entonces nadie se va a interesar por nosotros, nadie va a generar una expectativa, por lo tanto, cuando se arma drama hay que elegir con precisión sus componentes. Un poco de paranoia, algo de estrés, ansiedad, soberbia, despecho, en fin, todos esas bonitas herramientas que de las que nadie puede prescindir en esta vida (porque, admitámoslo, aquellos que crean que esto de armar drama es cosa de género, les tengo una gran verdad: todos somos una vieja histérica al menos una vez en la vida). Armar drama es un arte de reacción: se necesita, creatividad, inventiva, talento, y mucha, mucha, dedicación para conseguir la pieza perfecta que impacte al público como se quiere.

Una de las mejores habilidades que se pueden cultivar es aprender a diferenciar entre esas dos formas de actuar, algo que me parece bastante complicado, dado que para ello hay que entrenar con situaciones en tiempo real, mismas que siempre corren el riesgo de salirse de control, más que nada porque lo interesante entre hacer y armar drama es que de uno se puede pasar a otro en cualquier instante.

Drama Queen - Imagen pública
Drama Queen – Imagen pública

Entonces, ¿hacemos drama para subyugar al otro, para demostrar algo ante él sin que tenga la posibilidad de actuar a su favor, o al menos en su defensa? Sí y no. Sí, porque la intención final es esa, el acto de la construcción del drama desemboca en avasallar al otro. Pero no, porque armamos drama como la única forma que conocemos de establecer un circuito comunicativo en el que seamos escuchados con seguridad, y eso proviene de la dinámica intersubjetiva a la que estamos atados desde que empezamos a conocer cómo interactúan las personas mayores.

Aunque, la verdad es que no importa por qué armamos drama, ya que cualquiera que sea su origen, y lo sepamos o no, difícilmente evitaremos armar o ser víctima de uno, pues armar, y también hacer, drama nace de la pasión creadora que mueve todo progreso, de forma directa o indirecta. El mundo sería muy aburrido sin esa cuota de drama, que aunque innecesario, siempre es divertido para alguien, generalmente para quienes no están envueltos en el drama.

Doce razones para fumar

American Hustle - Fotograma
American Hustle – Fotograma

por José Luis Dávila

1. Porque el humo que sale de la boca es el mismo humo del que nacen las ilusiones, esas perras malditas que nos hacen creer en que la vida puede ser mejor de lo que aparenta. Y es que sí puede ser mejor, pero no si nada más nos quedamos con la idea de que el humo será eterno, porque no, lo que pasa es que se disipa para dejarnos caer contra la imagen del muro sin que nos dé tiempo detenernos antes de chocar. Lo bueno del humo que exhalamos es que podemos contemplar inmóviles su ruta, sus danzas, sus juegos en el aire, sus ilusiones, pero sin el riesgo del golpe.

2. Fumar es malo para la salud, lo sabemos todos. Pero cada quien tiene su motivo para fumar: ansiedad, estrés, gusto, etc. Yo no recomiendo fumar a menos que se sepa por qué se está fumando; al saber eso, el tabaco se disfruta mejor. Sea cual sea el motivo, saberlo da una actitud a cada calada que cambia la forma en que se ven las cosas.

3. Es mejor fumar sin filtro, sobre todo si son Faros, porque sin filtro es como se aprecian mejor las buenas cosas de la vida. Sin filtro, la verdad es verdad donde quiera que se encuentre uno, sin esas nenadas de los chismorreos venenosos, porque cuando se habla sinceramente no se necesita convencer al otro, el otro se convence por sí mismo de lo que sea que uno le diga.

Tomy fumando - Fotograma
Tomy fumando – Fotograma

4. No creo que haya muchos placeres parecidos a sentir cómo nos llena los sentidos la nicotina; paradójico, porque es la nicotina, y demás compuestos del cigarro, la que a la larga nos merma el gusto y el olfato.

5. Fumar es un mal hábito, pero de todos los malos hábitos que hay, es el menos dañino. Véanlo como yo lo veo: para mí, fumar no es tan malo si lo comparo con mi gusto por las mujeres histéricas. En todo caso, es más barato.

6. No dejo de fumar porque no quiero hacerlo. No soy un adicto, solamente me gusta. El día que me aburra de fumar, porque llegará ese día, lo dejaré. La cosa con dejar de fumar es que muchos lo hacen porque alguien más se los pide, a menos que sea un médico que diga que podríamos tener cáncer o que ya lo tenemos, sólo en ese caso pensaría en abandonar. Pero no fumar no te hace inmortal, ni superior de ninguna manera. Puedes ser un hijo de puta aún si no has probado el tabaco en tu vida.

Sherlock fumando - Fotograma
Sherlock fumando – Fotograma

7. De cierta forma, fumar es cuestión de estilo. Hay quienes pasan desapercibidos para todos los ojos, pero cuando toman un cigarro entre los dedos, no se sabe bien a bien por qué, pero se convierten en los centros de su micro-universo.

8. Aquél que está detrás del humo de tabaco, siempre, siempre, será más interesante que el que no lo está. Aunque uno no sepa por qué.

9. Fumar pipa es sólo para conocedores que saben apreciar el sabor del tabaco sin reparos. No todos están capacitados para tener y usar una pipa, sólo aquellos que en verdad creen que fumar es un arte deberían tener permiso para comprarlas.

Mujer fumando - Imagen pública
Mujer fumando – Imagen pública

10. Los puros son sólo para ocasiones especiales, para ocasiones de triunfo; fumarlos es un poco como meter doce cigarros en la boca de una sola vez, algo que no todos aguantan. Fumar puros es algo que deberían enseñar en las universidades, para que se separe a los que están hechos para los trabajos duros y estresantes que dejen huella en cada una de sus áreas, de los que estudian solamente para obtener un modo de vida.

11. Varios de los grandes personajes de la literatura fuman. Sherlock Holmes es uno de los más representativos. Todas las razones anteriores de una u otra forma engloban su personalidad, la personalidad que da años de tabaquismo bien aprovechados.

12. Las mujeres que fuman son una de las mejores razones para fumar. Encenderles un cigarro, cuando se flirtea con ellas, es un acto que las conquista dependiendo de cómo se hace. Cuando solamente son amigas, cuando no se quiere nada más con ellas, encenderles el cigarro es un acto de caballerosidad que nunca debe olvidarse, porque siempre habrá otra fumadora cerca que sienta envidia y pueda querer que uno el encienda el cigarro. 

Matices

Ardilla - Imagen pública
Ardilla – Imagen pública

por José Luis Dávila

Conozco a Pedro desde hace tiempo. Pero lo conozco mejor como La Ardilla Pilla. Es de esas pocas personas a las que creo que puedo decirle cosas como zorra, perra, puto, imbécil, puedo mandarlo a la verga, y pese a ello, sabrá que todo es sano (y sabroso) desmadre. No es que realmente seamos muy cercanos, sino que existe entendimiento de causa: chingarnos entre nosotros suele ser bastante divertido, además de que a insultos es una de las maneras más honestas de convivir. 

Cuando pienso en ese tipo de familiaridad, pienso tanto en amigos como conocidos, y es que la forma en que interactuamos con los demás a veces no es signo de que tan arraigada está esa persona en nuestra vida, sino de cómo es que nos adaptamos a la forma de ser de aquellos que nos rodean. Para más sencillo, no debería malinterpretarse si uno aplica cierta deferencia con una u otra persona, porque con todos nos comportamos distinto, dependiendo de las circunstancias en las que nos encontremos, pero eso no significa que no estemos siendo nosotros mismos, sólo es que, como en todo, hay matices.

Pero ese no era el punto, creo si debiera hablar sobre ello me llevaría mucho tiempo explicar a detalle cada una de las posibilidades al respecto.

Fiesta - Imagen pública
Fiesta – Imagen pública

Recientemente, La Ardilla cumplió años y no pude ir a su festejo en un bar de la ciudad. Recordé entonces las veces que he estado bebiendo con él y lo que nos ha pasado. Él es todo un personaje, siempre ocurre algo interesante a su alrededor, y con interesante no me refiero a algo notable o digno de contar, lo que quiero decir es que si se sabe prestar atención, las pequeñas cosas que pasan se convierten en grandes cosas para un anecdotario sobre lo común. Gran parte de esa forma de ver los sucesos proviene del sentido del humor que La Ardilla tiene. Agradezco que no sea de esas personas que por todo arman un drama, que se escandalizan con observaciones sarcásticas e irónicas, que piden respeto para sus palabras: el respeto está en tomar las bromas como bromas, lo serio como lo serio, y saber diferenciar entre ambos.

Esa es una de las mejores cosas que he aprendido de él, aunque a decir verdad es la única cosa buena que se puede aprender de él, todo lo demás es un sinfín de improperios que no muchas personas pudieran considerar para nada amables.

La ardilla pilla - Imagen pública
La ardilla pilla – Imagen pública

El punto de escribir sobre La Ardilla es un pretexto para empezar a entender cómo es que veo a los demás, para saber si cada persona que conozco ha aportado algo, y qué ha aportado, a mi desarrollo personal. Un balance de las influencias que los demás tienen sobre nosotros es un buen ejercicio para conocernos mejor nosotros, porque depende de quienes seamos el grado en que valoraremos lo que los otros nos han mostrado de ellos.

Nothing but time

Palabras y tiempo - Imagen pública
Palabras y tiempo – Imagen pública

por José Luis Dávila

Jugaba con un encendedor mientras pensaba en lo que escribiría para esta semana, pero no apareció ningún tema milagroso que me arrojara a idear todas las líneas necesarias para ello. Es cosa difícil aceptar que a veces no se tiene lo necesario para escribir de forma disciplinada y cumplir con los tiempos requeridos de entrega. Sin embargo, cuando se tiene la suficiente sinceridad, aceptar las incapacidades no pesa tanto.

Lo de las incapacidades es bien relativo: todos estamos incapacitados, por elección o no, para algunas cosas. Yo, por ejemplo, soy incapaz de creer en el destino, y esa es una de mis laceraciones más graves a vista de muchos. Esta semana estaba con una amiga que me dijo que ella definitivamente consideraba al destino como parte de la vida, de su vida. La vida, quise decirle, no es creer en que las cosas se alinean a favor o en contra nuestra, sino alinearlas nosotros mismos en el presente. No hay nada más errado que hacer planes sobre el futuro, se pueden hacer “para” pero no “sobre”. La diferencia reside en que cuando se propone una cosa para el futuro está siendo asido al presente desde el cual se parte, y cuando se habla sobre el futuro, bueno, se está dando por sentado ese lugar temporal mas no el camino a recorrerse.

Palabras - Imagen pública
Palabras – Imagen pública

Ese es otro problema que tengo, del que soy incapaz de despegarme. No sé, pero no me gusta considerar que las palabras se puedan malentender. Si hablo de incapacidades, seguramente habrá uno o dos que las confundan con discapacidades. Curioso porque hay que tener bien claro que las segundas remiten más bien a habilidades que parten de lo físico, mientras que las primeras parten de un factor mayormente relacionado a la psique. Habremos los incapaces de subirnos a los juegos mecánicos que implican alturas bastante grandes, y habrán los discapacitados para ello porque padecen enfermedades del corazón.

Estaba escuchando el último disco de Noah and the Whale mientras escribía todas estas cosas. Me detuve porque empezó la canción que más me gusta de esa placa. En ella hay unos versos que me resultan como una verdad pura:

And we used to dream of what was beyond these walls
And we used to pray that one day we’ll see them fall
And there’ll be nothing, nothing but time

Precisamente cosas así son las que me hacen no hablar sobre el futuro: en él no hay más que tiempo. Soy incapaz de entender cómo es que las personas logran hacerse ideales en vez de mantenerse en el margen de las ideas. Otra vez hay que diferenciar: las ideas producen desarrollos de sí mismas, incuban y progresan; los ideales son productos que se anuncian en infomerciales a las tres de la mañana. Cuando se derriban los muros que son los presentes de cada uno, queda entonces un campo minado abierto sobre el cual se debe construir más presentes, porque si no, en la cara nos explotaría el tiempo, dejándonos esparcidos por todas partes.

Tiempo - Imagen pública
Tiempo – Imagen pública

Yo creo que la mejor manera de construir esos presentes, o mínimo una de las mejores maneras, es con palabras adecuadas, a la medida de las circunstancias. Palabras que provean de lo necesario para afrontar cualquier cosa, porque una de las mayores incapacidades que sufrimos en estos días que corren es no tener las palabras suficientes ni precisas para explicarnos ante otros o expresar lo que queremos decir, como cuando se trata de escribir mientras se juega con un encendedor, esperando que un tema llegue, porque no se está seguro de lo que se quiere mostrar.

Fernández Noroña, o Las trampas de la fe

Gerardo Fernández Noroña - Imagen pública
Gerardo Fernández Noroña – Imagen pública

por José Luis Dávila

El jueves cinco de septiembre del año pasado, en el portal blogdeizquierda.com, se publicó un artículo llamado El Plan de Septiembre firmado por Mario Quijano Pavón, en el que se exponen veinticinco puntos mediante los que se llama a una pretendida revolución y se asientan bases para las acciones que deberían tomarse en tal caso. Esto, por supuesto, no prosperó. Incluso, entre los mismos seguidores de la izquierda en México se lo tomó como una broma involuntaria, debido a la cantidad de inconsistencias e ilusiones que se declaraban como el camino hacia el mejoramiento del país. Sin embargo, el autor aseguraba que era una propuesta seria.

Uno de los puntos más preocupantes que Quijano Pavón lanzó en su Plan de Septiembre fue este:

(6) Asume el poder como presidente interino el C. Gerardo Fernández Noroña el cual entregara el poder ejecutivo al gobierno que forme el constituyente.

Y en comentarios posteriores que cuestionaban por qué precisamente Fernández Noroña sería la opción para asumir un cargo de esta magnitud, Quijano Pavón se limitó a responder “Se necesita una persona de huevos”. Esa es la característica que resaltan muchos de los seguidores de Fernández Noroña y que lo ha hecho una figura en el ámbito nacional; pero habría que considerar si es dicha característica esencial para lo que vemos que es él o si solamente estamos ante una carrera de deslumbrante personalidad pero falta de coherencia y calidad política.

Conversaciones en Twitter de Fernández Noroña - Imagen pública
Conversaciones en Twitter de Fernández Noroña – Imagen pública

Gerardo Fernández Noroña es bien conocido por los actos en los que participa, alentando a que se haga conciencia social, de sonrisa franca y barba desaliñada, discursivamente cercano a su audiencia. Yo tuve la oportunidad de escucharlo hablar (o más bien, casi gritar) hace tiempo, en el patio del Colegio de Historia de la BUAP, y lo único que pude pensar fue: “este es un tipo peligroso, pero no para los gobernantes ni para los corruptos, ni para todos aquellos a los que se da el gusto de criticar; es peligroso para quienes lo siguen”. Sea o no su intención, él está cargado con una estructura demagógica que no puede negar y, me atrevo a decir basado en los vídeos que de él se tienen en los debates de su época como diputado federal, que no sabe otra forma de argumentar más que a gritos en tono de condescendencia. Además, se reafirma que esa cercanía a la gente que tanto se da en profesar llega a ser un tanto plástica, esto con ver la forma en que interactúa en sus redes sociales, contestando nada más a quienes le apoyan, mandando a investigar palabras en vez de sostener sus argumentos ante los que le ponen de manifiesto desacuerdos. Hasta llega a cuestionar la izquierda de otros que no concuerdan con el ideal que él tiene de izquierda. Estas cosas se pueden comprobar con entrar a su cuenta de Twitter y recorrer un poco sus publicaciones; también es de mencionar que para alguien que trata de estar en trabajo constante con los ciudadanos, tiene 180, 216 seguidores (cifra que sube cada día), pero sigue a un mínimo de 1, 214, siendo la mayoría políticos, medios, académicos o artistas, personas que le puedan dar una base intelectual dejando de lado lo que la gente de a pie tiene por decir.

Este 2014, Fernández Noroña ha empezado llamando a lo que él considera como desobediencia civil, pidiendo que las personas se nieguen a pagar el aumento al IVA en alimentos cuando compren en supermercados. Para esto, de forma que califican muchos como valiente (pues, con huevos), el ex diputado acompañado de cámaras y micrófonos se presentó en la línea de caja de un Wal-Mart y pagó el importe de un jugo Boing menos los 50 centavos que son el excedente del IVA. El resultado fue obvio: con esa concurrencia la tienda se decidió por omitir más que respetar y reconocer dicho acto, algo que seguramente Fernández Noroña no podrá aceptar de otra manera que no sea declarando que la ciudadanía tiene el poder, o alguna frase parecida que es de uso común entre la izquierda mexicana. Afortunadamente, sabe que esto que promueve es un delito; desafortunadamente, que él tenga el acompañamiento de cámaras de medios que lo blindan contra agresiones por parte de los empleados de seguridad de las tiendas, no significa que todos estén en la misma ventaja, como ya se ha demostrado en vídeos de personas que  lo emularon.

 

http://www.youtube.com/watch?v=MyycuHgdbSw

 

La primera cuestión que uno debe reflexionar no es si este tipo de acciones llevarán a un cambio (el cambio que sostiene Fernández Noroña) o si serán otro fuego artificial que haga ruido y se desintegre ante las miradas esperanzadas de todos aquellos que las impulsaron, sino qué consecuencias trae hacer caso de una figura como este hombre que, cuando se piensa un poco, es tan susceptible de ser juzgado como lo es cualquier otro político. En lo personal, no creo que sea alguien en quien confiar un movimiento político o social, ya no digamos revolucionario (palabra que les encanta usar), pero tampoco esto es un gran pecado porque igual no creo que haya aún nacido en México el hombre o mujer que sea capaz de ello. Y justifico mi desconfianza con total apertura: después de investigar sobre él, de ver sus vídeos, de leer sus opiniones, de ser espectador de sus twitcam, no encuentro un rasgo de sinceridad en él, aunque sí mucho de honestidad. Entendiendo que éstas no son categorías sinonímicas: la sinceridad es ética e íntima, y la honestidad es una forma moral, por lo tanto pública; es decir, la honestidad es el respeto a la verdad, pero la sinceridad es el actuar sin fingimiento; esto último no siento que corresponda a la actitud de Fernández Noroña.

Quizá yo esté mal y él tenga la respuesta a la pregunta por el camino a tomar ante los nuevos acontecimientos nacionales. Pero, si estoy en lo correcto, se han preguntado ¿qué pasa entonces? ¿Están dispuestos a correr el riesgo?

Mis 20 mejores discos del año (Parte II)

por José Luis Dávila

10. Spiderbait – Spiderbait

Lanzamiento: 15 de noviembre de 2013

Spiderbait - Spiderbait
Spiderbait – Spiderbait

Estilos intercalados en un mismo disco; por momentos pop, por momentos garage rock. Canciones que levantan el ánimo con cada nota y hacen pensar las posibilidades que pueden alcanzar los sonidos clásicos que muchos han olvidado a la hora de componer.

Canciones destacadas: Supersonic, What You Get, Where’s The Baseline

9. The National – Trouble Will Find Me

Lanzamiento: 17 de mayo de 2013

The National - Trouble Will Find Me
The National – Trouble Will Find Me

Escuchar este nuevo disco de The National es entrar en un limbo emocional. Se va de la nostalgia a la esperanza por el porvenir, de las ganas de quedarse debajo de la cama para no ser encontrado por la tristeza de los rayos del sol a la necesidad de salir con euforia a reclamar por lo que uno se merece. Es un disco en el cual uno se reconoce infaliblemente.

Canciones destacadas: Graceless, Sea Of Love, I Need My Girl

8. Phosphorescent – Muchacho

Lanzamiento: 19 de marzo de 2013

Phosphorescent - Muchacho
Phosphorescent – Muchacho

Despertar y salir de la cama con la mejor actitud a enfrentar cada complicación, eso es lo que transmite este material de Phosphorescent, una de las mejores bandas de folk en estos años. Y no es que sea un disco precisamente alegre, aunque tiene sus momentos, sino que hace sentir que todo va a estar bien aunque esté mal.

Canciones destacadas: Muchacho’s Tune, Song For Zula, Ride On / Right On

7. Foals – Holy Fire

Lanzamiento: 11 de febrero de 2013

Foals - Holy Fire
Foals – Holy Fire

Uno de los más esperados por muchos fue este disco que en el segundo mes del año llegó a nosotros. Si se ha seguido la trayectoria de Foals será fácil entender el sonido que Holy Fire contiene: luego de un frenético Antidotes, en 2007, y un Total Life Forever que cambió al extremo opuesto en 2010, con canciones lentas e introspectivas que pasan de ritmos lentos a cúspides casi épicas (como en Spanish Sahara), ahora tenemos la mezcla de ambos sonidos, en una placa que demuestra la madurez de una banda que promete dar mucho más.

Canciones destacadas: Late Night, Inhaler, Moon

6. Sigur Rós – Kveikur

Lanzamiento: 12 de junio de 2013

Sigur Rós - Kveikur
Sigur Rós – Kveikur

Desde Islandia nos llega esta obra maestra de rock alternativo, con un enfoque más oscuro de parte de la banda en comparación con sus anteriores trabajos, como el Valtari del año pasado. Son piezas largas, como ya nos tienen acostumbrados, en las que no hay ni un momento que pueda sonar a relleno, con melodías sólidas que hacen entender cada una aunque no se hable el idioma.

Canciones destacadas: Isjaki, Brennisteinn, Kveikur

5. Paul McCartney – New

Lanzamiento: 14 de octubre de 2013

Paul McCartney - New
Paul McCartney – New

Pensaba que la carrera del ex beatle estaba hundida en una repetición constante de la formula melosa y poco arriesgada que ha cultivado durante toda su trayectoria como solista, y de eso fue la cúspide su disco anterior (Kisses on the Bottom, 2012). Sin embargo, a un año se ha ganado mi respeto. New es un disco verdaderamente distinto a todo lo que ha hecho, cada canción tiene giros de tuerca inusuales para el McCartney que habíamos escuchado últimamente. Esperemos que siga por este camino de la renovación que le hacía falta.

Canciones destacadas: Appreciate, Queenie Eye, Alligator

4. Black Sabbath – 13

Lanzamiento: 7 de junio de 2013

Black Sabbath - 13
Black Sabbath – 13

Este año la formación original de Sabbath lanzó su decimonoveno álbum de estudio, siendo el primero desde el Never Say Die! de 1978 en el que la voz es Ozzy Osbourne. En 2013 pudimos escuchar trabajos como el Super Collider de Megadeth o el debut de Newsted, llamado simplemente Heavy Metal Music, que regresan la esperanza para que este género siga vivo pese a todo el alud de discos que dejan bastante que desear, pero es 13 el disco que ha más ha contribuido a eso, pues hace regresar la idea de que el metal es la nueva música clásica por su capacidad para transmitir emociones variadas de un instante a otro.

Canciones destacadas: Pariah, End Of Beginning, Loner

3. Suede – Bloodsports

Lanzamiento: 18 de marzo de 2013

Suede - Bloodsports
Suede – Bloodsports

Quizá los segundos mayores exponentes del britpop, superados sólo por Pulp –y curiosamente separándose ambas bandas casi al mismo tiempo, a inicios de la década pasada–, se reunieron para producir este nuevo álbum en el cual escuchamos los sonidos con los que varios crecimos. Los temas giran en torno a las relaciones de pareja y las consecuencias para todas las partes involucradas, con melodías que ponen de manifiesto las emociones y con la voz de Brett Anderson, quien sabe poner la intensidad necesaria en cada palabra.

Canciones destacadas: What Are You Not Telling Me?, Sabotage, Hit Me

2. Nine Inch Nails – Hesitation Marks

Lanzamiento: 3 de septiembre de 2013

NIN - Hesitation Marks
NIN – Hesitation Marks

Varios proyectos de Trent Reznor, líder de NIN, vieron la luz desde que en 2008 editará el The Slip, mismo que tuvo la particularidad de ser distribuido gratuitamente a través de internet. Ahora, cinco años más tarde, Reznor ha marcado el regreso de este nombre a los escenarios con música apegada al rock industrial pero que no deja de tener tintes que la hacen bailable de cuando en cuando. En este sentido, Hesitation Marks es uno de sus discos más completos y que consolida una carrera de veinticuatro años que definitivamente tiene mucho más que dar.

Canciones destacadas: Satellite, Came Back Haunted, All Time Low

1. Arcade Fire – Reflektor

Lanzamiento: 28 de octubre de 2013

Arcade Fire - Reflektor
Arcade Fire – Reflektor

Un pastiche cuidadosamente planeado. Yuxtaposición de influencias musicales que no sobran ni faltan; no se entorpecen entre ellas para nada. Se merece el puesto número uno porque la ilación entre temas es perfecta, uno remite a otro, coexisten y se anclan entre sí para crear un mundo donde la conjunción de sonidos resulta en una vía más para conocerse desde el interior. Arcade Fire ha hecho un cuarto disco de estudio que brilla con intensidad y destella hacia todos lados, como una bola disco hecha de los reflejos que somos quienes lo escuchamos.

Canciones destacadas: Porno, Normal Person, It’s Never Over (Oh Orpheus)

Mis 20 mejores discos del año (Parte I)

por José Luis Dávila

20. Bad Religion – True North

Lanzamiento: 22 de enero de 2013

Bad Religion - True North
Bad Religion – True North

El año que acaba en pocos días empezó con un disco que difícilmente podrá ser igualado en su género. True North de Bad Religion nos dejó un punk rock vital, lleno de la energía que acostumbra la banda, y a la vez con letras que hacen cuestionarse la salud mental y emocional.

Canciones destacadas: True North, Fuck You, In Their Hearts Is Right

19. Beady Eye – BE

Lanzamiento: 10 de junio de 2013

Beady Eye - BE
Beady Eye – BE

El segundo disco de Beady Eye quizá no es tomado en cuenta por muchos, pero si se le escucha con atención, podemos encontrar una gran evolución con respecto a su material anterior (Different Gear, Still Speeding, 2011), en el cual podían ser considerados como los escombros que quedaron luego de que los Gallagher acabaran con Oasis. Beady Eye ha encontrado su sonido, mucho más melancólico y sólido, incluso con posibilidades de volver a alcanzar la gloria de los viejos días para su líder, Liam Gallagher.

Canciones destacadas: Soul Love, Evil Eye, Start Anew

18. Pet Shop Boys – Electric

Lanzamiento: 15 de julio de 2013

Pet Shop Boys - Electric
Pet Shop Boys – Electric

Entre grandes nuevas propuestas dentro de la música electrónica, los de Pet Shop Boys demostraron este año que siguen siendo fundamentales para el género. Su nuevo disco está cargado de la mezcla perfecta que lo hace tanto para ponerse a bailar como para sentarse a disfrutarlo.

Canciones destacadas: Bolshy, Shouting in the Evening, Love Is A Bourgeois Construct

17. Cults – Static

Lanzamiento: 15 de octubre de 2013

Cults - Static
Cults – Static

El dueto neoyorquino deja una joya este año: fresco, consistente, ambicioso, son algunas de las palabras que se me ocurren para calificar a este material que llegó en el décimo mes del 2013. La voz de Madeline Follin es perfecta para cada canción, combina con la guitarra de Brian Oblivion en todo momento. Sostienen una químca sólo equiparable con Phantogram e, indudablemente, con The White Stripes.

Canciones destacadas: We’ve Got It, I Can Hardly Make You Mine, Always Forever

16. Depeche Mode – Delta Machine

Lanzamiento: 22 de marzo de 2013

Depeche Mode - Delta Machine
Depeche Mode – Delta Machine

Como de costumbre, con cada nuevo disco de Depeche Mode no se puede dejar de señalar la sensualidad dada por los ritmos, subidas y bajadas, que cada canción tiene, así como por la inconfundible voz de David Gahan. Habrá que entender que la sensualidad no se limita a un aspecto sexual, sino a que música como la que trae Delta Machine es cercana a explotar todos los sentidos de quien la escucha.

Canciones destacadas: Soothe My Soul, Should Be Higher, Long Time Lie

15. Pearl Jam – Lightning Bolt

Lanzamiento: 15 de octubre del 2013

Pearl Jam - Lightning Bolt
Pearl Jam – Lightning Bolt

El grunge no ha muerto, eso es todo lo que debería ser dicho sobre este disco. Eddie Veder y compañía demuestran que tras veinte años de carrera siguen siendo capaces de crear grandes temas. No son de esas bandas que necesitan reinventarse, porque así como se mantienen es como los queremos escuchar siempre.

Canciones destacadas: Getaway, Mind Your Manners, Pendulum

14. The Sounds – Weekend

Lanzamiento: 29 de octubre de 2013

The Sounds - Weekend
The Sounds – Weekend

A veces salen discos que no se tenían contemplados. Como plan de último minuto en un fin de semana del que no se espera nada, sorprenden. Ese es el caso de este álbum que llena los oídos desde que se le pone play. Atrae y deja satisfecho, qué más se puede pedir.

Canciones destacadas: Animal, Hurt the Ones I Love, Emperor

13. Nick Cave & The Bad Seeds – Push The Sky Away

Lanzamiento: 18 de febrero de 2013

Nick Cave & The Bad Seeds - Push The Sky Away
Nick Cave & The Bad Seeds – Push The Sky Away

Oscuridad, lentitud, desahogo de todo lo que se pasa en el día pero que no se sabe expresar. Ruptura con el mundo porque la respiración no alcanza para seguir vivo, o lo que se dice vivo entre todos los demás. Este es un disco sobre todo eso, pero más sobre el olvido de uno mismo ante la monumentalidad de lo íntimo. Nick Cave, lo volviste a hacer.

Canciones destacadas: Mermaids, We No Who U R, Push The Sky Away

12. The Entrance Band – Face The Sun

Lanzamiento: 19 de noviembre de 2013

The Entrance Band - Face The Sun
The Entrance Band – Face The Sun

Mientras llegan nuevos materiales de The Brian Jonestwon Massacre y otras bandas parecidas, este 2013 se lanzó el nuevo disco de The Entrance Band con una formula de rock psicodélico que muchos extrañábamos. Nada en sus canciones sobra; tienen lo necesario para volverse uno de los grandes nombres en este género, y para saber eso basta con escuchar su fascinante Spider.

Canciones destacadas: Spider, No Needs, Night Cat

11. Vampire Weekend – Modern Vampires Of The City

Lanzamiento: 14 de mayo de 2013

Vampire Weeend - Modern Vampires Of The City
Vampire Weeend – Modern Vampires Of The City

Si bien no fue suficiente para estar entre los primeros diez lugares, el tercer disco de Vampire Weekend no dejó dudas sobre su calidad. Tiene los vaivenes que ya son característicos en ellos, oscilando entre ritmos, con letras sobre la juventud y la vida en la ciudad.

Canciones destacadas: Step, Unbelievers, Ya Hey

Todos somos anónimos: sobre la nueva exposición de Arturo Elizondo

Anónimo - Cartel
Anónimo – Cartel

por José Luis Dávila

Sabemos que estamos condenados a ser nada más figuras en el entorno de la mayoría de las personas, como extras para la ambientación de una escena filmada en medio de lo que tiene que verse como una ciudad en movimiento cuando la cámara se enfoca en los protagonistas. Somos, pues, anónimos que deambulan, así como los otros lo son para nosotros, porque cada quien protagoniza su propia cinta. Sin embargo, eso del anonimato, si se piensa un poco, no está tan mal, porque implica que cualquiera puede ser uno mismo visto en los espejos que son los demás sin darse cuenta. Esa es la base de la empatía: saber que otro puede sentir lo que uno sin que sea necesario conocerlo, solamente como una especie de instinto social que se concreta en el “no hagas a otro lo que no quieras que te hagan a ti”, aunque de una manera más profunda, en la cual estamos conectados precisamente por el desconocimiento que tenemos de quienes nos rodean pero más por la innegable cuestión de que a veces también hay que cuestionarse si realmente uno se conoce.

Esta premisa del anonimato está presente en la nueva exposición de Arturo Elizondo, en La Galería Lazcarro, donde el autor no es uno sino todos los que han estado en contacto con las anteriores muestras de Elizondo, quien ha diseñado un proyecto que parte de la idea de que el espectador crea cuando observa, y esas creaciones hay que rescatarlas haciendo que pase  de ser solamente una creación dentro de la mirada a una creación en lo tangible que produzca otras miradas, otras interpretaciones, otro arte.

Anónimo (fragmento de la exposición) - Fotografía por Lizbeth Cervantes Neri
Anónimo (fragmento de la exposición) – Fotografía por Lizbeth Cervantes Neri

En esta exposición, llamada precisamente Anónimo, podemos encontrar collages, fotografías, pinturas y dibujos que forman una pieza viva, orgánica porque no está hecha de marcos colgados en la pared, sino de las interpretaciones sobre las interpretaciones de los ojos de personas que no sabemos quiénes son, pero que están presentes en los trazos que se forman en el recorrido por las salas del lugar y que de alguna manera ven de regreso a quienes están viendo la obra; porque así es el arte de Arturo Elizondo, no una vía de un solo sentido, sino una con tantos carriles de ida y vuelta como haya personas que quieran transitarla.

¿Acaso eso no es a lo que debería aspirarse siempre, a dar al arte tanto como se ha aprendido de él por medio de la creación propia? No importa realmente si la creación que se devuelve es reconocida, importa que sea una parte de nosotros que está expuesta para quien quiera verla, que servirá para que siga fluyendo la experiencia estética y productiva de, por ejemplo, la obra que Elizondo ofrece a los anónimos que la quieran hacer suya para, en el proceso, apropiársela y ser parte de ella.

Un día perfecto para irse, Lou

Lou Reed - Imagen pública
Lou Reed – Imagen pública

por José Luis Dávila

Este domingo 27 de octubre ha muerto Lou Reed. Existió desde el 2 de marzo de 1942 hasta hoy. No se ha confirmado la causa de su fallecimiento, pero realmente es lo de menos. Me desperté con la noticia de que el padre del rock alternativo ha dejado de existir en este plano, y corrí a escribir esto para recordarlo, para que todos lo recordemos.

Para hacerle un homenaje he puesto Perfect day en el reproductor de mp3, y dejado que todo gire, ver si así podía escribir algo que fuera más allá de lo que todos han dicho en sus notas: que si el trasplante de riñón que se le hizo en mayo, que si su ascenso con Velvet Underground, que si Sweet Jane y Heroin. Incluso hay quienes hablan de revalorizar su último disco (Lulu, 2011), grabado con Metallica, y entenderlo como una progresión, una forma de renovarse que quizá quienes lo hemos escuchado y no lo sentimos como debiera, no alcanzamos a comprender.

Lou Reed - Imagen pública
Lou Reed – Imagen pública

Pero como sea, lejos de todas las posibles especulaciones que se puedan generar en estas primeras horas que pasaremos sin él, y en los siguientes días hasta que nos acostumbremos a saber que nos hemos quedado sin el autor del genial Metal Machine Music (1975) –que por mucho debería considerarse como el disco iniciador para trabajos como los de Matthew Herbert, por ejemplo– y del profundo The Raven (2002), lo que hay que tener en mente es que con él se va también una forma de ver el mundo, un punto de vista tan peligroso como benéfico, depende de cómo se le quiera tomar.

Ahora, sin Lou Reed, nos hemos quedado un poco más huérfanos en la música, pero nos queda su obra, la cual deberemos conservar y hacerla valer lo que queramos que valga para cada uno de nosotros.