Todas las entradas por Victoria Sandoval

Intento de conservación: Carlos Bunga llega al Museo Amparo

por Victoria Sandoval

Como parte del programa Por amor a la disidencia 3/4, que realizan en conjunto el Museo Amparo y el Museo Universitario de Arte Contemporáneo de la UNAM, en conferencia de prensa se presentó el pasado jueves al artista Carlos Bunga, quien inaugura su exposición Intento de conservación este sábado 14 de Junio en el Museo Amparo.

Image
Rueda de prensa

Alejandra Labastida, quien es curadora del proyecto junto con Cecilia Delgado, estuvo presente al lado del artista portugués y juntos nos hablaron de las características principales de la obra.

La pieza de Carlos Bunga, a diferencia de las de sus tres compañeros, fue creada específicamente como respuesta al espacio que se le asignó en el museo, es un proyecto nuevo y un ejercicio de conservación. Nació con la inspiración que tuvo Carlos bunga durante un viaje a Puebla y al Museo Amparo un año atrás, cuando este estaba en remodelación. La dualidad del museo, situado en una casa antigua pero conservada con toques contemporáneos, esta dualidad dio paso a otras dualidades que Intento de conservación presenta: la construcción y la destrucción, lo efímero y lo perdurable, la entropía y el orden.

Image
Carlos Bunga hablando sobre su obra

La exposición se presenta en una sala con cuatro paredes, cada una con su propio elemento hecho con cartón y pintura, materiales efímeros. Crea un juego de implicaciones ideológicas, a primera vista posee todas las características de lo minimalista, luego nos mete a la obsesión con la conservación. Alejandra Labastida lo describe como que la idea de civilización tiene que ver con poder conservar las cosas. Conviven la transformación, la temporalidad, la memoria, se pone en alto valor a lo antiguo. Es también un ejercicio de resistencia a no caer en la obsesión por la preservación del objeto del arte.

 

 

Anuncios

Blazko Scaniglia, OdínKrsna y The Clues llegan a Red House por parte de Estampida

El pasado jueves Estampida organizó un evento en Red House durante el cual se presentaron The Clues, Odin Krshna y Blazko Scaniglia.

Estampida busca crear difusión de propuestas nuevas y con trayectoria, apoyando proyectos de calidad para acercarlos al público, por lo mismo presentaron a estas bandas en una rueda de prensa durante la cual tuvimos la oportunidad de conocerlos y que nos hablaran sobre sus propuestas. Después de presentarlos en sus propias palabras les presentamos la entrevista.

Blazko, los Clues y Diana de OdinKrsna durante la entrevista
Blazko, los Clues y Diana de OdinKrsna durante la entrevista

Blazko Scaniglia es un músico del DF con más de 15 años de trayectoria. Su proyecto nace tras sus propias inquietudes musicales personales después de trabajar con productores como Nicholas Cloud de Alemania quien ahora radica en México, Jerry rosado de la compañía intolerancia, conociendo varios músicos, bandas y demás. Ha continuado su carrera como músico solista, tiene 5 álbums y es su primera vez en puebla como solista.

Odín Krsna es una banda lidereada por Odín Ruiz, combinan elementos de múltiples géneros musicales. Propone, entonces, poder disfrutar de una canción sin importar del género musical en el cual se pueda encasillar, tener una letra que te mueva las entrañas y una música que acompañe a ese sentimiento o lo guíe por un determinado camino. Por parte de Odín se presentó Diana Lara, corista recién incorporada a la banda, para hablar de parte de todos.

The Clues, llevan 5 años  covers 60’s y 70’s este año ya están componiendo y sacaron su primer EP con influencias retro, intentan revivir cosas que no les tocaron pero sin quedarse estancados, refrescando un poco el estilo de otras épocas.

Cinco centros: Para Blazko, ¿Cómo influye el teatro y otras artes que practicas en tu música?

Blazko: Pues yo no tengo formación dramática de academia, sin embargo mi tatarabuelo fue guionista, actor, cantante de ópera, maestro, abogado, pintor y considero que tengo una conexión espiritual íntima con él. Siempre he sido teatrero, la gente dice que mi forma de actuar en el escenario es histriónica e “imponente”, lo cual no es mi intención necesariamente sino que dejo que la música hable por sí misma, transmitir todo lo difícil que es mi música, no porque sea difícil de escuchar sino por los contenidos, mi música expresa mejor su mensaje por cómo soy yo.

Cc: Respecto a los covers, como artistas ¿Cómo deciden en qué canciones meterse, cómo meterse, cómo hacerlas suyas y hacer una interpretación en vez de una copia?

Clues: Yo siempre fui enemiga de hacer las cosas exactamente iguales, si yo no tengo el registro vocal por ejemplo de Robert Plant, no voy a cantar sus canciones así, básicamente buscamos no ser ellos sino crear nuestra propia identidad.

Odin: Nosotros de hecho estamos haciendo covers de bandas locales con el fin de mover canciones que no muchos conocen adaptándolas, cambiándolas por completo para echarnos la mano entre todos.

Blazko: a mí me encantan los covers, el problema es la connotación que tienen de imitar un hitazo que todos quieren escuchar y es lo que hacen muchas bandas por dinero, incluso bandas grandes como U2, Metallica cuando empezaba covereaba a Diamond Head, es hilarante la connotación de “imita a esta banda y a ver si tu voz se le parece, esa nota no era”. Yo nací con una voz un poco diferente, entonces cuando hice Wicked Game la adapté a una voz distinta, usando una instrumentación, tomarlo con una connotación de hacer algo que la convierta en mí rola, cantar la letra y hacer que sea parte de mi vida, particularizarla y decir lo mío con algo que Chris Isaak escribió. Esa es la connotación adecuada de una interpretación.

Cc: ¿Dificultades que hayan surgido para compaginar con otros respecto a tu música?

Blazko: Cuando yo toco mi proyecto gusta muchísimo, la gente lo entiende, sin embargo los dueños del lugar son los que a veces no lo entienden, eso es lo que me pasa. Por ejemplo en DF surgen muchas cosas nuevas pero si tú no conoces a x o a y, o por una foto caes de la gracia de alguien importante se te cierran las puertas. Y la cultura es apertura, usar las herramientas que tienes para hacer música fácil, hace falta apertura de dejar proyectos crecer, sin llegar dejar tocar a cualquiera. Cuando a una banda le falta un poco de progreso se le dice, pero ojo, no porque no te guste significa que le falta. Debe haber más apertura a las bandas con algo de trayectoria que a las bandas que surgieron ayer y el que toca el bajo es amigo del compadre, a esas preferencias son a las que me he enfrentado. Si hay que dejar tocar al compadre porque es como si yo no pudiera hacer cosas con mis amigos, pero hay que ponerlo en segundo lugar, primero la trayectoria y el respeto a la música original.

Clues: Problemas por el cambio de que hacíamos covers y ahora con música original ya vimos que sí está difícil encontrar espacios, aquí en Puebla hay pocos lugares que de verdad les interese, llevamos apenas meses haciendo nuestra música y sí es difícil. Surge mucho el problema de que si no eres amigo de tal, no tocas. Entonces para salir de eso de que sólo tu mamá te viene a ver necesitamos unirnos, el que no tiene trayectoria y el que sí. En Puebla pasa mucho eso de que las peores bandas se quedan con los mejores lugares.

Odín: Con nosotros el problema surge en que nuestro proyecto no es pop, no es algo que jale gente la primera vez que lo escuchas. Y en cuanto a la alineación luego llegan personas que quieren estar más por el dinero que por la música. Y después todo lo que han dicho creo que no sólo pasa en Puebla, creo que antes había más tocadas de música original, la gente ya no se interesa tanto por la música desconocida y por eso estamos agradecidos con Estampida porque están haciendo cosas bien interesantes. Hay lugares que se cierran y te dicen “¿ustedes quiénes son?, ¿por qué los tengo que dejar tocar si con lo que ya tengo abro mi bar y se llena?” entonces hay que buscar más este tipo de apoyos, irnos ayudando unos a otros, aunque su música tal vez no sea como la nuestra pero se respeta, y poco a poco ir saliendo. Promoción, gestión y compañerismo. 

Talleres infantiles del Museo Amparo

por Victoria Sandoval

Este miércoles cinco centros asistió a la presentación de los talleres de abril ¡Niños en acción! que ofrece, como cada año, el Museo Amparo.

Estos talleres están pensados como una actividad lúdica para todos los niños de entre 5 y 12 años que se encuentran de vacaciones, en esta ocasión los talleres se titulan ¡Niños en acción! porque la intención es que ellos experimenten con diferentes técnicas y materiales algunas temáticas sobre el arte mexicano, además en el museo van a elaborar algunos objetos que se podrán llevar a su casa como recuerdo.

Talleres infantiles
Talleres infantiles

Tras inscribirse los niños tienen acceso a 4 talleres por día, cada uno dura una hora, podrán elegir de entre 8 talleres diferentes que son:

Arqueología: en este taller van a crear, rescatar, preservar y registrar la evidencia arqueológica del México prehispánico. La intención es que ellos conozcan cómo se hace un rescate arqueológico, cómo se reconstruye una pieza entre otras actividades.

Restauración: dar vida a los objetos que, por el uso o por algún accidente, han perdido alguna de sus partes o han sufrido algún daño. Aprenderán a reconstituir las partes que ya no existen de pinturas, marcos y vasijas.

Artesanías: elaborar obras de arte popular, trabajar con técnicas de la diversidad cultural poblana como es la talavera, árboles de la vida y papel amate.

presentación del taller de artesanías
presentación del taller de artesanías

Pintura: crearán réplicas de algunas obras del museo, por ejemplo de Frida Khalo y Diego Rivera, usando diversas técnicas como pastel, acrílico y acuarela. Van a aprender cómo se tensa el papel, se monta el caballete y sobre la propia técnica.

Arquitectura: registrar el tipo de arquitectura del centro histórico. Van a crear reproducciones de fachadas y maquetas con estilo virreinal, neocolonial o arquitectura del siglo de oro, la idea es que reconozcan estilos y trabajen con diferentes materiales.

presentación del taller de arquitectura
presentación del taller de arquitectura

Joyería: técnicas de cincelado, repujado para crear joyas y ornamentos, harán una cajita con la técnica del mosaico de la ciudad de Taxco y collares con cuentas.

Títeres: van a dar vida a algunos personajes usando tela, papel, hule espuma, en este taller harán, por ejemplo, el títere de Carlos V, un Quetzalcóatl, títeres de dedo, etc.

Danza y música: rescatar algunas danzas aztecas, rituales, escudos, danza del venado. Van a elaborar su chimalli, luego harán el ritual y la danza.

Se espera la asistencia de 80 niños diarios, que se podrán inscribir en las taquillas del museo. Las fechas para los talleres son estas dos semanas de vacaciones, del lunes 14 al jueves 17, se descansa el viernes santo y continúa toda la siguiente semana del 21 al 25 con un horario de 10 de la mañana a 2 de la tarde.

 

Arte y misticismo: Entrevista a Gonzálo Ortega

Gonzalo Ortega - Fotografía por Victoria Sandoval
Gonzalo Ortega – Fotografía por Victoria Sandoval

por José Luis Dávila

Este 8 de maro se inaugura la exposición Ruta mística, en las salas del Museo Amparo. Estuvimos con el curador de la muestra, Gonzalo Ortega, quien nos permitió una entrevista sobre su trabajo y las salas que podrán estar visitando durante los meses siguientes.

José Luis Dávila: ¿Cómo fue la experiencia de armar esta exposición?

Gonzalo Ortega: Es una experiencia enriquecedora y sumamente entretenida porque, a pesar de que uno tiene que ser muy riguroso y no fallarle a las lecturas de cada uno de ellos, se conoce la pasión que han tenido para ir formulando lo que van a hacer y cómo han sido capaces de traducir sus investigaciones en enunciados plásticos totalmente únicos. Para mí, fue ir descubriendo cómo lo místico en la actualidad ya no es una imagen que es compartida entre todos, cada individuo es responsable de encontrar o no esa imagen y cómo todos esos artistas que son conceptuales e investigadores, a pesar de estar inmersos en un entorno de ferias internacionales, exposiciones, el mercado de arte, no pudieron evitar -casi por una necesidad ontológica, personal-, el decir “vamos a investigar sobre esto”, un poco encontrar una búsqueda de identidad personal, o una curiosidad en general sobre cómo está la situación. Para mí fue eso, mi manera de hacer curadurías no es tener una idea y empezar a buscar sino que estoy abierto a muchos temas y no es sino hasta que yo detecto ciertas similitudes que ya hago algo con eso.

JLD: Esta yuxtaposición, encontrando lo místico en lo actual, ¿también lo podríamos encontrar en alguna otra forma que se apegue por ejemplo, en alguna intervención de la cultura pop?

GO: Yo creo que hay muchas maneras de entender el misticismo en la actualidad; hay muchos ejemplos muy especiales del cine. El cine tal vez sea actualmente uno de los lenguajes que más fácilmente puede hacernos llegar imágenes místicas con una carga espiritual fuerte. Pero sin duda de arte contemporáneo también, no sé si hablando de Carl Jung o de Sigmund Freud, sino hablando de los diez exponentes que tenemos. Ahí está la prueba, son diez personas que no tienen una cuestión oportunista, ni grandilocuente, ni nada; son personas muy enfocadas, que entienden y saben mucho de arte contemporáneo y que han encontrado una manera de decir que lo espiritual continua vigente. Justamente eso es esta exposición, ninguna de estas formas es histórica, no son imágenes tomadas del pasado mezcladas, todas son creaciones de los artistas. Desde mi punto de vista, y así espero que sea para los demás; cada uno lo logra a su manera especial, muy diferentes una de otra.

Memoria I, de Gabriel de la Mora - Fotografía por Victoria Sandoval
Memoria I, de Gabriel de la Mora – Fotografía por Victoria Sandoval

JLD: En ese sentido ¿cuál sería como el hilo narrativo de Ruta mística?

GO: Que no hay una visión universal del misticismo, como no la hubo en el pasado aunque se creía que sí; que esta necesidad sobre lo trascendental continúa presente en los seres humanos, incluso metidos en un momento, al parecer, de extremo consumo y medios de comunicación, es una necesidad básica para los seres humanos. Aquí solamente hay diez ejemplos para entender por dónde va lo místico pero la exposición plantea también una diferencia con las corrientes esotéricas que se viven actualmente. El esoterismo se ha convertido en una herramienta de control y de  consumo, productos como el reiki y masajes son mercantiles, capitalistas, que generan esa ilusión de misticismo y el misticismo está en otro lado. Entonces sí establece una línea muy marcada con esa creencia popular de que el misticismo está en el esoterismo.

JLD: ¿En algún momento se te ha ocurrido buscar alguna otra exposición alterna a Ruta mística que tenga un poco más que ver con aspectos religiosos católicos o cristianos, por ejemplo?

GO: No porque, te digo, yo no empiezo una exposición a partir de una idea mía sino de lo que voy encontrando entonces por ahora no, si surgiera pues tal vez.  Lo que sí te puedo decir es que después de Ruta mística, por mi trabajo cotidiano, han surgido otros dos o tres trabajos que podría incluir pero así como está yo creo que se tocan diferentes aristas y está bien.

Gonzalo Ortega - Fotografía por Victoria Sandoval
Gonzalo Ortega – Fotografía por Victoria Sandoval

JLD: Los artistas mostrados, ¿se conocen?¿conocen la obra unos de otros?

GO: Ahora ya, ya se conocieron en Monterrey pero antes de esa primera inauguración no, y fue muy curioso ver cómo, de no conocerse, en el espacio de ocho días que estuvimos en el montaje se establecieron conversaciones  sumamente interesantes entre ellos y sé, ahora, que hay incluso amistad. Esto justamente porque ellos se sentían replegados por esta situación: hablar de lo místico en esta época pareciera como prohibido; nadie se siente cómodo con la idea del misticismo, en el mundo de arte contemporáneo al menos.

JLD: Para terminar, ¿cómo ves esta idea de misticismo en un futuro dentro del arte?

GO: La misma constante, como te digo, que es una necesidad básica en los seres humanos, esta exposición tal vez va a mostrar el tipo de cuestionamiento que se estaban haciendo los artistas en esta época en Latinoamérica pero yo no te sé decir si va a aumentar o a decrecer esta situación, sencillamente me resultaría interesante hacer el mismo ejercicio en veinte años y ver.

La Trola estrenando disco: Entrevista con Arturo Muñóz

por Victoria Sandoval

La Trola en vivo
La Trola en vivo

El grupo de rocanrol poblano La Trola está estrenando disco, un álbum grabado de forma independiente que retrata fielmente lo que la banda ofrece en sus presentaciones en vivo.

Cinco centros estuvo en la presentación oficial de La Trola este sábado en Rockutla, presentación que fue grabada para después ser lanzada en un DVD del recuerdo. Durante el evento tuvimos la oportunidad de hacerle una breve entrevista a Arturo Muñoz, mejor conocido como Carcará.

Victoria Sandoval: Cuéntanos sobre la decisión de grabar este disco ustedes mismos y no en un estudio.

Carcará: Pues lo hicimos sobre todo por la experiencia, para agarrar experiencia a la hora de grabar. Pensamos que con los estudios es muy limitado: pagas, son dos o tres horas y pues es un tiempo es muy limitado, entonces como la mayoría de nosotros no sabemos tocar bien… (ríe) pues necesitamos más tiempo, tener todo el que queramos para encontrar los sonidos y aparte para que suene chido, que suene cuadrado y bien, como debe ser un disco. No queríamos estar a expensas de ningún ingeniero que, en lo particular luego sí me caen medio mal (ríe). Pues los ingenieros fuimos nosotros, lo chido es que Gustavo, Gary y Erick son muy nerds y luego luego le agarran la onda a los programas de grabación entonces lo hicimos muy chido, con la ayuda de ellos quedó pocamadre.

VS: ¿Qué opinas sobre el mercado y las formas de distribución de la música, sobre todo aquí en la ciudad?

C: La verdad es que también estamos conscientes de que ya no es un business vender tu disco, ¿no? Es un trámite de nostalgia y trámite para con los cuates, de rolarselo. En realidad es muy significativo el precio, 100 pesos o menos, acá lo estamos reventando en 80. Entonces más bien lo que queremos es que estos discos rolen como fanzine, que la banda lo vea, lo oiga, lo sienta y lo demás es promocionarnos como banda en escena, donde más transmite la trola es tocando en vivo.

VS: En relación a esto de que es más bien un trámite la venta del disco, ¿qué piensas sobre las personas que en vez de comprarlo lo bajan de internet?

C: A pues chingón, bien recibido, y pues ya que se lo robaron pues rólenlo, por mí está chido.

VS: Por último, ahora que La Trola tiene su primer álbum, ¿cómo cambia esto a la banda?

Desde hace rato la banda ya tiene como una personalidad medio de atrabancada, con todo. De hecho este disco se nos atoró como dos años, entonces nos deja sentimiento más bien de liberación, de que ya está, pudimos sacar al hijo. Ya después de esto vienen cosas más chidas como grabar otro disco o tocar en lugares más chonchos, tener tocadas con mucha más gente.

Rock poblano: La Trola presentará su nuevo disco el 1 de marzo

por Victoria Sandoval

Hoy estuvimos con La Trola en Profética mientras anunciaron el lanzamiento de su disco, La Trola, y respondieron algunas preguntas.

Imagen
De izquierda a derecha: Gustavo Espíndola, Arturo Muñoz Carcará, Erick Arellano y Gary Espíndola – Fotografía por Victoria Sandoval

Los integrantes del grupo Arturo Munóz Carcará (vocalista y guitarrista), Gustavo Espíndola (guitarrista), Gary Espíndola (Baterísta y guitarrista) y Erick Arellano (bajista) hablaron sobre cómo el disco lo sacaron de forma independiente “casi está hecho con nuestras propias manos”.

Después de tres años de postproducción tienen ahora 14 canciones, que incluyen colaboraciones de Fede Schmucler en los teclados, Jacob Arroyo también en teclados y Freddy Jimenez en la trompeta y la mezcla. Los chicos de La Trola nos contaron que estas canciones fueron grabadas en sus casas con una consola y equipo que ellos mismos fueron comprando, junto con la empresa La Fondeadora consiguieron quienes les ayudaran con el diseño de la portada, la fotografía y la impresión.

Sobre el nombre de la banda, éste fue elegido por su multiplicidad de significados, en Argentina Trola significa mujer de la vida gánate, o prostituta, mientras que es una pate del encendedor, en España es una mentira y así en otros lugares.

Sus canciones las graban tal como las tocan en vivo, la tecnología ofrece muchas posibilidades y les es tentador utilizar los instrumentos digitales pero la banda opta por conservar la grabación fiel a lo que se escucha cuando ellos tocan.

Imagen
La Trola durante la rueda de prensa – Fotografía por Victoria Sandoval

Expusieron su postura con respecto a la industria musical haciendo énfasis en que están en contra de que unas bandas deban “lanzarse sobre otras, peleando por sobresalir” ellos siempre han creído que la música no se hace para ser famoso “provenimos d la ancestral tradición de sobrevivir a a ciudad como músicos callejeros, que con el tiempo y la necesidad aprendimos a hacer sonar nuestras voces e instrumentos de manera neandertal” para competir con todo el ruiderío de la ciudad.

En cuanto a su música, refleja el movimiento social de su generación, o de las generaciones que abarca La Trola ya que hay integrantes de varias, las experiencias se reflejan en sus rolas de forma un tanto pesimista, ellos lo admiten, pero eso sí, buscando denunciar lo negativo y hacer un poco de conciencia.

Imagen
Portada del disco – Fotografía por Victoria Sandoval

El disco de La Trola lo van a presentar este sábado en Rockutla(5 poniente 705) a las 9 de la noche, evento durante el cual decidieron que no habrá banda telonera, pero -dice Gary, el baterista- esperamos que asistan algunos invitados especiales de otras bandas y tener varias sorpresas para nuestros fans y amigos.

Nóguanquérs

por Alejandro Vázquez

Soy hermoso. Fabuloso. Inteligente. Una perra.

Y estar bien consciente de lo que yo soy (o al menos creer saberlo con una seguridad abrumadora) es, en mi humilde opinión, un requisito indispensable para tener una personalidad bien definida y avanzar hacia el Progreso en la Bida. Pero llegados a semejante descubrimiento del hilo negro, llegamos a un hecho bastante generalizado: hay algo que a muchos NOS falta, y esto es casi siempre la validación de lo que se es por parte de los demás.

Desaprobación, falta de atención y de afecto, vacío, anomia, transgresiones frustradas, transgresiones pendejas, contradicciones etílicas, contradicciones aún más pendejas; todo lo anterior y otras monadas se hacen evidentes en nuestro actuar y en cosas que pueden parecer insignificantes como nuestros estados de féisbu.

Sí: féisbu.

“Estoii triste!!1”

quejas

Sí, claro. Pero no eres el único que sufre, maldita sea. Ya sea porque te mandaron al jorno, porque la señora de las gordas te hizo caras mientras preparaba tu queca o porque a tus padres no les parece nada náis que salgas a la calle con el calzado más fodongo y chingonamente cómodo jamás creado (chanclas) todos nos jodemos la vida, en mayor o menor medida. Con todo, hay gente muriendo allá afuera, quedándose sin tragar, siendo apuñalados, cercenados, verdaderamente infravalorados mientras tú lees esto.

Si la cosa está tan del nabis, quizás lo que menos deberías estar haciendo es expresar tu miseria por este medio. O si lo vas a hacer, que sea cagándote de risa.Cagándote en esa miseria sin esperar nada de nadie a cambio.

“Soy bien cabrón/cabrona y el sexo opuesto/mismo sexo me la pela.”

Lo que presumes, lo que te falta. Prácticamente nadie puede ser tan indiferente y pendejo como para no lanzarse a bailar el irresistible vals de la muerte – o lo que es lo mismo: caer por alguien. A menos que se trate de un psicópata, no existe nadie a quien no le hayan temblado las piernitas, se le haya resquebrajado la voz o un trocito de voluntad por algún otro ser humano. Somos masoquistas: nos gusta sentir la boca reseca, nuestro pulso tronándonos las clavículas, ver, sentir y así.

Masoquistas sí, pero no tan pendejos como para decir: “MIREN TODOS, NO SOY MASOQUISTA PERO COMO QUE QUIZÁS.”

Expresar esto con una canción de Jenni Rivera: eutanasia, pls.

sadselfie

“Cada dia k la beobacresiendo mas y mas y se que cresera y estare mui orgulloso/a de el/ella”

Un estado así con la foto de un bebé es el puto acabose. Dios mío, carajo: dan ganas de tirar a alguien a las vías del metro. En la línea 7. Estación Camarones.

Como se puede observar, muchos tienen problemas, huecos emocionales o simplemente cosas más interesantes que atender que la foto de un bebé genérico; una foto generalmente tomada con las nalgas, con una calidad tan mediocre que, comparadas con imágenes con una resolución de 128×96, éstas últimas parecen haber sido capturadas con una cámara profesional de 22 megapíxeles en las mejores condiciones de luz jamás habidas.

Si de verdad desean ser padres ejemplares y ser admirados por haberse atrevido a traer a la vida a un niño en un país con tantas oportunidades de realización económica y humana como éste, quizás lo que deberían estar haciendo es actuar como lo que son y ocupar el tiempo que están desperdiciando en escribir estados sin trascendencia en algo como… no sé: ¿Ocuparse de la educación y formación de su hijo en la vida real, quizás?

*Perfil de un perro en féisbu*

perro en facebook

FÓC MÍ~ – FÓC YÚ~ –FÓC ÉBRIDING AND ÉBRIGUAN! – ¿POR QUÉ PINCHES NO?

Crear un perfil para algo/alguien sin su permiso/consciencia total es de las cosas que deberían castigarse con obligar al infractor a cagar un chayote entero. Es sodomizarme sin tu permiso mientras crudeo. Es algo inhumano. Y exageradamente estúpido.

Y todos sabemos perfectamente que quien gustea tus estados no es el decrépito frenchpúdul que podemos admirar en la pitera foto de perfil que le asignaste, no: eres tú intentando llegar a los cinco mil amigos o a los tres láics.

*Indirecta*

¿De verdad tengo que explicar ésta?

Con todo, hay algo que me hace ruido en este momento y es el título de esta pedorra columna. No es que alguien le importe a nadie – a menos que seas César Nava o Roberto Bolaño. LOL – sino que a quienes uno realmente les importa son aquellos que están ahí afuera: aquellos que se toman unas chelas, se fuman una shisha, se beben un café o aquellos que simplemente están dispuestos a mirar hacia el Progreso aplastados en una banquita… CONTIGO. ♥

La red como medio, no como fin.

Cátedra como parte del nuevo convenio de la Fundación Elena Poniatowska Amor y la BUAP

por Victoria Sandoval

Este miércoles 19 de febrero se realizó una conferencia en la que participó Elena Poniatowska, como invitada de honor, durante la cual se firmó un convenio entre la BUAP y la fundación Elena Ponitowska Amor para la creación de una nueva cátedra.

Elena Poniatowska en el Salón Barroco – imágen pública

A las 11 de la mañana comenzó el evento con la participación de Flavio Guzmán Sánchez, encargado del despacho de la vicerrectoría de la extensión y difusión de la cultura de la universidad, en el Salón Barroco del Edificio Carolino. Se comentó que “una de las grandes áreas de oportunidad que ha encontrado la actual gestión de nuestro rector  ha sido el impulso a la cultura y las artes como elementos que propician la creatividad y la sensibilización humana”, también habló de la importancia de la colaboración para el crecimiento constante de la BUAP.

 Flavio Guzmán también dijo que “El fortalecimiento de las áreas de educación y humanidades refleja la nueva perspectiva y el rumbo en la actual gestión y comprueba como la ciencia la cultura y las artes pueden y deben convivir de manera permanente en el curriculum educativo”.

Después de esto, Felipe Aro Poniatowski, presidente de la fundación Elena Poniatwska Amor, hizo un recuento sobre los casi ocho meses que llevan preparando el convenio. Aunque, todo comenzó 10 años atrás, cuando las universidades de Princeton y Stanford le ofrecieron a algunos mexicanos, entre ellos a Elena, para comprar el archivo de la biblioteca, mismo que contiene más de 50 años de testimonios escritos, novelas y trabajos audiovisuales que dan cuenta de nuestra historia como pueblo. Se decidió que esos archivos debían quedarse con los mexicanos, como consecuencia se creó la Fundación Elena Poniatowska Amor. El presidente de la fundación apuntó que con la catedra “ponemos nuestro granito de arena a la cultura en puebla y a la cultura en México, desde aquí buscaremos como fundación tener un espacio para que todos ustedes, amigos, estudiantes, periodistas, puedan debatir  sobre quién es Elena, cómo es Elena y qué hace Elena. Un lugar plural y objetivo, un lugar donde nuestras voces se puedan dar a conocer y se puedan hablar.” También comentó que la periodista no será el único tema a tratar sino también otras grandes figuras de la cultura contemporánea, dando como ejemplo a Carlos Monsiváis.

Por su parte, la reconocida autora y periodista Elena Poniatowska habló del cariño que tiene por nuestra ciudad, recordando los años que pasó en Tonantzintla. Señaló que en México siempre ha encontrado “un mar de amor”. Respecto a la cátedra dijo que “sobre todo le hará bien a las mujeres, que como todos sabemos, son las grandes olvidadas de la historia. Gracias a la gran generosidad de los poblanos y a la inteligencia de los poblanos y al hecho de que los poblanos no se cierren a las mujeres, esta cátedra va a impulsar la creatividad femenina y los va a hacer, como lo pidió una escritora grande, y hoy un poco olvidada, Rosario Castellanos, todos los dones y todo lo que tenemos que ofrecer nosotras las mujeres.

El maestro Alfonso Esparza Ortiz, rector de la BUAP, cerró el evento con unas palabras de agradecimiento, tanto a la periodista como a la fundación, haciendo un breve recuento de los previos encuentros que hubo entre ella y la universidad, como la entrega de su doctorado Honoris causa. “Es un placer que haya aceptado que sea nuestra institución quien lleve esta cátedra” apuntó el rector, “representará un espacio importante de formación para nuestros jóvenes estudiantes.”

Terminó señalando los diversos beneficios que traerá este convenio “La cátedra Elena Poniatowska también resultará de gran provecho para nuestros jóvenes pues dará lugar a talleres de lectura, creación artística multimedia, seminario permanente de creación literaria, foros de análisis diversos, vamos a iniciar con análisis sobre el movimiento de Tlatelolco en 1968, estamos seguros que todas esas actividades harán a nuestra sociedad más sensible, equitativa y con equidad de género.

Habló también sobre los planes para la realización de un concurso literario, en el que se propone que participe Elena Poniatowska como jurado, combinándolo con otros convenios de viajes de estudios con Turiste, que se han formado últimamente, ofreciendo como premio un viaje a Europa, dando oportunidad a toda la comunidad universitaria para participar.

Tras la firma del convenio el rector cerró el evento invitando a todos a estar al pendiente de futuros eventos relacionados con ésta cátedra.

El gusano de seda

por María Mañogil

          Desde chiquitita he tenido gusanos de seda. Era la moda y todos los niños teníamos.

      Los guardábamos en una caja de zapatos o algo similar y hacíamos unos agujeros en la

      tapa para que pudiesen respirar, nos encargábamos de ir a buscar las hojas de morera

      para alimentarlos. Observábamos como crecían para posteriormente fabricar su capullo

      de seda (unos rosas, otros amarillos, otros blancos…) desde dentro hacia afuera, en el

      interior del cual se transformaban en mariposas, salían de su capullo, se apareaban y

      ponían los huevos de los cuales nacerían al año siguiente las nuevas larvas de gusano.

          Era una forma para que los niños y niñas nos responsabilizáramos de unos animalitos

      que apenas necesitan cuidados; tan sólo procurarles el alimento y mantener la cajita

      limpia.

          Hasta hace poco, mis hijos y yo tuvimos esta clase de gusanos en casa, pero un año

      empezaron a nacer en febrero (probablemente debido al cambio climático), en vez de en

      primavera como es habitual. El problema es que en febrero, los árboles de morera no

      tienen hojas y las pocas que tienen son muy pequeñas y aún verdes, así que los gusanitos

      morían de hambre apenas nacer. Intenté alimentarlos con lechuga u otras verduras de hoja

      verde, pero no sirvió. Morían igualmente a los pocos días. Lo único que conseguí fue

      añadir unos días a su corta vida, pero no salvarla.

            Nacían a diario decenas de ellos y aún quedaban bastantes huevos que no tardarían en

      abrirse, así que opté por tomar una decisión: Eliminé a los que aún no habían nacido. Sí,

      eliminé a las futuras larvas de gusano. Ya que sus madres, (las mariposas), mueren a los pocos

      días de depositar los huevos, yo era la responsable de ellos y la decisión era mía.

        Las larvas, a pesar de estar vivas dentro del huevo, no sufren, ni pasan hambre, ni frío…

      Viven ajenas totalmente a lo que pasa en el mundo exterior.

        Image

        No he vuelto a tener gusanos de seda nunca más.

          Si esta columna acabara aquí a poca gente le importaría la historia que acabo de contar.

          ¿A quién puede importarle la muerte de unas larvas de gusano?

          Pues he de decir que cada una de esas larvas, dentro de su huevo, es un ser. Y cada ser,

      sea de la especie que sea tiene el mismo derecho a vivir que cualquier otro… Sin embargo

      yo decidí en ese momento que no nacieran. Fuese por el motivo que fuese les negué el

      derecho a la vida.

          Para “defender la vida” hay que entender primero qué es, donde y cuando empieza.

          Desde luego que no empieza en un embrión, ni en un cigoto, ni en el momento de la

      fecundación…La vida empieza antes (mejor dicho, no sabemos cuando empieza. Ya está ahí).

          Los seres unicelulares también están vivos, aunque no seamos conscientes de ello porque

      no los vemos, (a no ser que lo hagamos a través de un microscopio).

      Nuestro organismo está lleno de células, (cada una provista de nuestro propio ADN), entre

      ellas los gametos, o células reproductoras.

      Aunque no sean un ser humano, cada uno de nuestros gametos es la mitad del proyecto

. Cada mes aproximadamente, cada mujer en edad fértil, estamos dejando

      morir a una de esas mitades de proyectos. Por no hablar de los hombres; ellos dejan morir a

      millones casi a diario.

          Si nos guiamos sólo por las leyes de la naturaleza deberíamos saber que nuestro organismo

      está perfectamente diseñado para la reproducción y la naturaleza no nos ha provisto de ningún

      método anticonceptivo eficaz; esos los hemos inventado los humanos. Por lo tanto, hacer

      uso de ellos se podría llamar también crimen, al estar impidiendo que la naturaleza siga su

      curso.

Image

          Si me he decidido a escribir sobre este tema es porque, a pesar de que dije que nunca lo

      haría, últimamente se ha desatado una gran polémica sobre el aborto por un caso de una

      chica a la que el gobierno de su país no permitía que se le practicara un aborto terapéutico,

      sufriendo ésta una grave enfermedad renal y poniendo en peligro su vida en caso de continuar

      con el embarazo. Añadiendo además que el feto carecía de cerebro, se estaba condenando a

      muerte a la madre gratuitamente.

          No tengo nada más que decir sobre el aborto terapéutico. Me parece una atrocidad dejar

      morir a una persona para salvar (en este caso ni eso) a un ser que aún no ha nacido.

          Sobre otros tipos de aborto diré que las leyes antiabortistas no sólo no defienden la vida,

      sinó que suman más muertes, ya que la mujer que quiera abortar lo hará igualmente tanto

      si es legal como si no. Como pasaba hace 40 años en España, las mujeres que se lo puedan  

      permitir (las menos) lo harán en otro país; las que no puedan por motivos económicos lo

      harán ilegalmente en clínicas “chapuceras”, donde las que tengan suerte quedarán estériles

      y las que no la tengan morirán desangradas o por una infección.

          Creo que las leyes restrictivas sobre el aborto sólo se basan en intereses políticos y son

      influenciadas casi siempre por la religión, ya que la iglesia es un grupo bastante amplio cuyo

      voto le conviene mucho al gobierno de la mayoría de países.

          En mi opinión, la decisión de abortar debería ser libre y personal. Una decisión tomada

      exclusivamente por la madre (más bien por la pareja), pero nunca por otras personas y en

      ningún caso por el gobierno.

          Si yo estoy a favor o en contra del aborto lo estaré sobre el mío, nunca sobre el de otra

      mujer. Nunca me atrevería a opinar ni a aconsejar a alguien sobre lo que debe hacer, aunque

      ese alguien fuese el más allegado a mí: Una hija, una hermana…

      Si se diera el caso, tan sólo le diría: “Te apoyaré en lo que decidas, pero debes decidirlo tú”.

          ¿Por qué no dejamos que cada persona decida libremente sobre ese tema y los demás nos

      dedicamos únicamente a intentar que se respeten los derechos de los que ya han nacido y

      luchamos para que tengan una vida digna?

          Hay en el mundo millones de personas que, al nacer, su esperanza de vida no son años, sinó

      días. Si abortar a un embrión, cuya vida es intrauterina y sus posibilidades de sobrevivir

      fuera del útero son prácticamente nulas es un asesinato, ¿cómo le podemos llamar a quienes

      contemplan diariamente como mueren millones de niños y no hacen absolutamente nada

      por evitarlo?

          Otra cosa que me llama mucho la atención y que me sorprende es que la gran mayoría de

      personas que están en contra del aborto y que se hacen llamar a si mismas “Defensores de la

      vida”, sean las mismas personas que entierran a sus familiares fallecidos con todos sus

      órganos intactos. No sé si eso lo hacen por motivos religiosos o sentimentales (aunque

      no sé que clase de sentimentalismo puede haber en dejar que esos órganos se pudran o se

      quemen), cuando con cada uno de ellos se podría salvar una vida.

          Si están defendiendo la vida del “no nato”, ¿qué menos que defender e intentar salvar la de

      otras personas que ya han nacido, que tienen unos recuerdos, una familia, unos seres que los

      quieren…?

          Estas personas no son defensoras de NADA, más que de sus propias ideologías.

      Yo los llamaría “Falsos defensores”.

          Claro que también hay personas que sí defienden la vida realmente y por eso están en

      contra del aborto. A esas personas las respeto, aunque ellas también deberían respetar la

      decisión de los demás.

          Para acabar quiero decir algo a quienes se consideran “Defensores de la vida”:

      Si al leer la primera parte de esta columna, (el pequeño relato sobre los gusanos de seda), 

      no le habéis prestado mucha atención y no os ha importado lo que he dicho por tratarse

      de simples gusanos, vosotros no defendéis la vida, ya que para ello es necesario defender

      cualquier vida, no sólo la de vuestra propia especie.

Laberinto mortuorio

por Emanuel Bravo Gutiérrez

Image

Nadie elige como nacer, pero de alguna manera, uno siempre elige la manera en la que va a morir… o al menos así era hace un par de siglos. 

Todo inició cuando los científicos anunciaron la invención de un extraño mecanismo que lograba transmitir sensaciones a partir de sensores; desde el sabor de una fruta hasta un orgasmo. Pero la fascinación que produjo tal invento fue llevada al límite morboso de la muerte. Así es, se logró compartir de un cuerpo a otro la sensación de morir.

El aparato contaba con un procesador que extendía en dos secciones una serie de largos neurotransmisores, unos para el paciente terminal o el condenado a muerte y el otros para el sujeto que quería experimentar la sensación. Las pulsiones nerviosas eran codificadas a partir de impulsos eléctricos de magnitud diversa y después eran replicados sobre el usuario, el mecanismo no poseía una memoria debido a que los códigos de la muerte son distintos en cada usuario e irrepetibles en cada sesión. Su uso era sencillo, práctico y sobre todo; limpio. Sólo requería un poco de paciencia, pero después de un par de años se avalaron los estatutos fúnebres para hacer más rápido el proceso, el uso de inyecciones letales y descargas eléctricas fue casi generalizado.

Morir… morir era una sensación traumática, pero con el uso de estos aparatos uno aprendía a morir, sentía cómo sus órganos se detenían, renunciaban a la costumbre de la vida y poco a poco se abandonaban al sueño perpetuo. Por medio de estos simulacros fúnebres aprendimos que morir era algo parecido al orgasmo, que la eternidad lo invade a uno como un ejército de luciérnagas, que los pulmones se rinden primero porque no son capaces de albergar en sus bóvedas el aire de lo eterno. Descendían los latidos y frenaban su trote de caballos desbocados, se derretía la piel en un millón de calambres, de escalofríos dramáticos de dolor de agujas. Nuestra alma era engañada con el juego mortuorio y, por un momento, percibimos cómo la vida era engañada por estas mascaradas eléctricas. 

Image

Ya no le tuvimos miedo a la muerte y por ende le perdimos el respeto a la vida y al cadáver de la víctima. Después del proceso se desechaba el cuerpo como una cáscara de naranja. No queríamos su vida, no queríamos su cuerpo, su opinión o su trabajo era irrelevante, queríamos adueñarnos de algo más sagrado, queríamos adueñarnos de su muerte.

Es una obviedad decir que nos volvimos adictos a la sensación de morir. A cada hombre le es dada una muerte desde que nace, pero nosotros nos apoderamos de todas ellas. Algo que nació como una curiosidad científica que le competía más a médicos se convirtió en un éxito comercial abierto a todo aquel con dinero suficiente. Las sumas eran elevadas así como las libertades que les permitieron.

Fue entonces cuando las compañías construyeron los grandes edificios encaminados a almacenar estos procesadores. Eran edificios con cientos de cabinas pequeñas y blancas, cada una contaba con un procesador, una cama e inyecciones letales, tenían además bodegas donde almacenaban instrumentos de tortura. Los locales eran atendidos por señoritas amables, jóvenes y de buen aspecto. Llegas al recibidor y pagas la cuota fijada, eliges a la víctima que en algunos casos también es llamado “donante”, generalmente ancianos o enfermos, pero también había gente joven y sana, había incluso niños porque hay que acotar que la muerte de un niño es distinta a la de un anciano, la de los jóvenes es más intensa, más repentina y por ende más cara.

Me podrían preguntar quiénes eran los donantes, y lo diré: eran anónimos, generalmente pobres, indigentes, el fondo de la sociedad pero también uno puede vender su muerte y el trato sería más íntimo. Vender la muerte era la solución desesperada para los hombres llenos de deudas que no querían dejar desamparada a su familia.

Después de la elección se nos lleva a la habitación, cruzamos los pasillos blancos como leche, como huesos, silenciosos como tumbas, valga la comparación. Eran laberintos mortuorios, espacio frío e impersonal, no parecía un laberinto hecho por mortales o no por mortales cuerdos. 

Un par de hombres traen al donante, le ponen la inyección letal y nos colocan los transmisores en las sienes y en el pecho, se enciende el procesador. El momento en que la víctima te ve a los ojos es terrible cuando es la primera vez, pero nos acostumbramos. ¿Cómo podría calificar la mirada del hombre a punto de morir? La verdad es que no lo he pensado mucho, la indiferencia nos ha llevado a sortear detalles parecidos.

Después de la inyección sigue el proceso de la muerte, algunos se retuercen y gritan, depende de la víctima y de la sustancia inyectada, depende más que nada del cliente, algunos elegían el dolor insoportable, algunos el sopor tranquilo y es comprensible cuando pensamos que después de un día de estrés lo único que queremos al final del día es una muerte tranquila y unos segundos de eternidad.

Al final del estallido conteníamos la respiración y moríamos, o mejor dicho, otro moría por nosotros. Dormimos un par de horas y después salimos del local satisfechos. Después de ir tantas veces he olvidado el rostro de los donantes aunque el hecho sea tan significativo como hacer el amor, al cabo de tantas repeticiones la muerte desgasta su sentido y por lo tanto su peso. He muerto tantas veces que no puedo contarlas aunque creo que mi tarjeta de crédito tiene un historial donde registra el número de visitas a los locales.

He pensado un poco, quizá hemos cruzado una frontera sagrada, un límite sin retorno. Pero no lo sé con seguridad, quizá el éxito comercial de la muerte se debe a que nosotros ya estábamos muertos en vida y morir sea un medio para sentirnos vivos.