Otro día solitario contigo a mi lado

por Jorge Hernández Reyna

Perdóname, mi amor, estoy en ese momento que el pasado empezó a rasgar mi futuro, donde mis logros y fracasos alcanzaron mi realidad.

Si tuviera la opción de matarla a ella o a ti, yo me mataría; estaría tan dispuesto a romper con la duda, pero no porque no te quiera, sino por el miedo a que dudes de mí, del amor que te tengo. No quiero que pienses todo lo que tengo que decir, todo lo que ya te dije, y lo que te estoy diciendo; ya no quiero, ni puedo, ocultar la verdad escrita en mi piel, la mentira cayendo por mis heridas profundas, no quiero morir ni que tu mueras con dudas de esto.

Café y cigarro - Imagen pública
Café y cigarro – Imagen pública

Ella logró perjudicarme nuevamente con un simple saludo, con su encanto sexual, con sus deseos de verter su piel blanca en mis manos, sus senos sobre mi pecho, su corazón en mi alma, pero no quiero lo viejo, estoy harto de tal; el inicio ya es aburrido: quiero hacer llorar, quiero tomar, fumar, tener sexo sin consideración a la persona con quien estoy; quiero que entiendas, mi amor, te tengo a ti, pero no te quiero irrespetar, a ti no. Quiero olvidar lo que pasó ayer. Después de todo, te amo y no quiero amarte para mañana, quiero amarte para esta noche, y después no volver a ver tu rostro, seguir siendo ese hombre solitario el cual tomará ese café, solo un día más, pero acompañado contigo mi amor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s