Los humanos en la sala de espera, de Fernando Armenghol y Yael Mancilla - Fotografía por Gerson Tovar

La intervención de sí: Los humanos en la sala de espera, de Fernando Armenghol y Yael Mancilla

por José Luis Dávila

Las imágenes nunca están completas; esa imagen que nosotros tenemos de las cosas, esa forma de percibirlas, es única, sí, pero no está limitada por dicha cualidad, sino que se encuentra en constante cambio, dependiendo de la mirada que la recorta: esa es la capacidad innata que tenemos para intervenir por medio de nuestra subjetividad en el mundo de los demás. El arte es el perfecto ejemplo, sobre todo ese arte que nos impulsa a tener contacto con él más allá de la simple apreciación de lejos –apreciación de museo, de no tocar ni con el pensamiento por temor a profanarlo–, ese arte que parece incitarnos a meternos tanto en él que podríamos sacarlo de su marco y usarlo para rehacerlo, para reconstruirlo desde él mismo pero con nosotros en el proceso.

Es bajo esta premisa que Yael Mancilla y Fernando Armenghol presentan, en Espacio de Arte Nabis, la exposición Los humanos en la sala de espera. Ésta es una muestra de cómo se pueden explorar los límites de la superposición de experiencias vitales tomando como punto de partida las fotografías de Armenghol y las implicaciones propias que vierte en ellas Mancilla desde el dibujo.

Los humanos en la sala de espera es un recorrido por la forma en que los dos artistas intervienen a la vez en su entorno tanto público como privado, desde la forma en que se perciben a sí mismos, entre ellos, a sus familias y a la sociedad, resaltando el modo que tienen para apropiarse del mundo y compartirlo, incluso en la escritura, la cual está en las paredes de la galería, creando un lugar donde se demuestra que los espacios que habitamos están ligados a cómo y para qué los vivimos, así como una sala de espera, que puede llegar a ser tan cómoda o tan insufrible como se le construya desde sí.

La exposición atrapa bajo estos términos, y no es para menos, puesto que pone de manifiesto algo que poco reconocemos: la inevitable presencia de los otros en aquello que somos y que es parte de nuestro desarrollo como sujetos, una idea que amalgama y particulariza el trabajo de Armenghol y Mancilla, logrando que sea necesario verlo por uno mismo para poder entenderlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s