NABIS, espacio de arte - Fotografía por Gerson Tovar

NABIS, nuevo puente para el arte

por José Luis Dávila

El arte contemporáneo de México se encuentra en un momento de doble descentralización; por un lado, la producción artística tiene ya varias décadas en la lucha por dejar de validarse sólo al centro, a lo que las capitales, en especial el Distrito Federal, acogen como representativo del arte mismo, lo cual es en parte debido al gusto de la mayoría (una mayoría que no homogénea respecto a conocimientos estéticos, ni subjetivos ni académicos) y en parte a la crítica especializada, la cual no se interesa mucho por salir en plan Indiana Jones para poder descubrir nuevos tesoros y se conforma con lo que le llega ya casi ready made para poder asumir y expresar un juicio de valor desde contextos que no encajan en la creación que se le pone enfrente pero que funcionan para la crítica misma.

Sin embargo, el segundo frente de la descentralización del arte contemporáneo en nuestro país es el de traicionar al primero: si hay tantos años en la misión de alejarse del centro, y poco se ha logrado (pues todo inevitablemente pasa por ese centro), entonces lo mejor es realizar la operación contraria: acercar al centro para irrumpir en él con obras que puedan darse a conocer en espacios concretos, dedicados a lo periférico pero haciéndolo desde el punto de partida primigenio. Para esto siempre es necesario la participación de lugares que alberguen y difundan, que reciban, compartan y, por qué no, también comercialicen, al arte y sus producciones.

Desde dicho espíritu nace NABIS, espacio de arte, que aspira a funcionar como un puente entre el arte de Oaxaca y Puebla, un puente entre artistas y públicos, y donde a partir de esta semana se encuentra una colección de 22 artistas oaxaqueños como parte de su muestra de inauguración, la cual es un recorrido de colores y formas diversas, transiciones de nuestra actualidad en cuanto representaciones tanto introspectivas como decorativas de las preocupaciones de cada uno de los nombres que se encuentran al lado de las pinturas y esculturas.

De cierta forma, NABIS es una propuesta concreta que podría ir más allá de su objetivo principal. La construcción de un espacio de arte, como su nombre lo indica, debe llevar a un desenvolvimiento natural de alejarse de la convención de las galerías para ofrecer un distintivo que los caracterice, la idea, precisamente, de un espacio que genere no sólo exposiciones, sino que contribuya al mundo y mercado del arte en la formación y afianzamiento de nuevos nombres que tengan a NABIS como referencia de una nueva genealogía de artistas, algo que nos hace falta.

Sea, pues, bienvenida esta nueva propuesta, y esperemos que logre establecerse como uno de los nuevos centros de arte en Puebla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s