No hay que salvar (Fragmento)

Ninfa

Por Gerson Tovar Carreón

El alcohol se pierde a través de mis venas, agrieta mi memoria y junta, una a una, mis penas bendecidas por sus ojos. Y bajo las luces de neón, extraño el rojo de tus labios, el mismo que te viste. Ese color oculta de mis pensamientos, lo sagrado de tu cuerpo. Lástima de ellos, que perdidos, se consuelan en la magia de la noche. Y afuera, el neón acaricia los senos de las ninfas. Ellas salen a jugar y bailar sobre el mosaico desgatado. Los gatos de ojos brillantes alimentan la noche de ninfas, ángeles, cuervos y quimeras en el averno del pacer. Cada día me pregunto si hay algo qué salvar.

De los muros electrificados salta la luz sobre la obscuridad, como la bala que sale de su guarida de acero. Son lobos, perros, animales, bestias… hijos perdidos de todas las madres. Muertos estamos, mientras el neón acaricia los senos y las caderas de las ninfas dueñas del placer. Antes del amanecer, el acto comienza. La música anuncia la entrada de la dama y su danza. Cuatro paredes infinitas clavadas bajo mi piel. Sus senos sellados en mis ojos. La primera danza es suave y triste. La música juega con sus labios y su vientre. Su mirada abre la puerta de lo infinito y lo incontable.

En la daga erguida, la ninfa juega a su alrededor. Nalgas, senos, lengua coordinan movimientos lentos con las miradas del placer. La música se detiene. El neón cambia. A media luz la loba se despoja de su piel. Nacen perros, lobos, animales, bestias y gritan mientras la metamorfosis culmina. Me siento en casa. La serpiente sale de la piel de la loba, arranca el aliento de las figuras nocturnas y nos envuelve en discordia y erecciones. Maldita sea, un recuerdo me despierta del amor nocturno. Fueron sus labios, sus ojos cristalizados y su cuerpo desnudo. Mi mundo está entre sus manos. La suerte no está de mi lado esta noche, ni ninguna otra.

La vida es algo precioso, lastima de las máscaras y sueños rotos que tapizan el mundo con la mentira del amor o ¿es el amor lo único que vale en la vida? La vida se escapa entre sus caderas. Detente. Calla, no hables, porque por uno de sus suspiros muero por dentro. Es divertido mirar la licantropía de la mujer. Mis palabras favoritas: Un baile más y nos vamos. No cambies por mí, no lo mereces. Ni yo merezco cambiar por ti. Un baile más, deja que la música comience, mueve tu cabello, tu senos, tus labios por mí y por mi dinero. Ninfa que a lo lejos te gritan puta. Y de cerca te llaman amor. Una copa más. Esta noche las lobas bailan, los lobos cantan, y la mejor parte de la noche es que nada es lo que parece.

Mírame, pensando en alguien más. La mejor parte a pasado, Azul es el título de la pieza. La música se detiene. Se acelera mi corazón; sonrió. El viento de las ninfas tocan mi corazón. No hay tiempo para soñar, pero sí de beber. Pieza por pieza, las ninfas regresa a su guarida a esperar el llamado de un corazón solitario. La diversión y el placer se detienen. El amanecer se acerca. Y yo aquí, miserable, pensando en tus labios y esa lencería roja que te queda tan bien. Me pregunto si hay algo qué rescatar en este mundo Te sueño. Te miro a los ojos y me contestas. El amor. La tarifa es la misma cada noche. Licantropía, senos y vasos rotos.  Alcohol que no llego a mis venas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s