Obsesión infinita

Infinity Mirror Room- Phalli┬┤s Field
Infinity Mirror Room- Phalli┬┤s Field

por Marcos Solache

Introducción.

La fama de Kusama en Asia, Europa y Norteamérica, cuenta con décadas de afianzamiento, mas nunca había existido una aproximación a su obra para Latinoamérica.

En esta ocasión, y por primera vez, el Museo de Arte Contemporáneo Rufino Tamayo, coloca en sala hasta el 15 de Enero 2015, un sucinto recorrido de más de cincuenta años por la obra de Yayoi Kusama.

La exposición, curada por Frances Morris y Philip Larratt Smith 1 para Latinoamérica, es llamada, muy acorde y en síntesis de su obra:

“Obsesión Infinita”.

I´m here but nothing
I´m here but nothing

Accumulations- Sex Obsession.

La serie de esculturas denominadas “Accumulations”, retoman el patrón repetitivo / obliterativo de Kusama; pero esta vez, y en particular la serie “Sex Obsession”, partiendo desde el fundamento sexual.

Mucho se dice sobre el trauma sexual de Kusama, y lo que representa en su obra la figura fálica; por ella misma aceptado como un encuentro catártico ante la subyugante figura sexual masculina.

Esta serie cuenta con elementos típicamente acertados a la mujer, como charolas para hornear, espátulas de cocina, zapatos con tacón, sillones de sala, entre otros; con la peculiaridad del estar cubiertos de figurines fálicos de color plateado.

Mensaje claro y absorbente, de cómo el hombre es quien domina todos los aspectos laborales y existenciales de la mujer, inclusive aquellos en los que parece más alejada.

Es un fuerte encuentro de sexos, trasladado hasta el borde viral e inevitable, en el que el hombre sigue siendo la figura predominante y dominante del mundo entero.

Infinity Mirror Room-Filled with the Brillance of Life
Infinity Mirror Room-Filled with the Brillance of Life

Aggregation: One Thousand Boats Show.

No perteneciente a la serie “Accumulations”, pero sí fincada en el mismo concepto de repetición compulsiva de esculturas fálicas; la obra “Aggregation: One Thousand Boats Show”, cuenta precisamente como objeto de disociación, con una barca repleta de esculturas fálicas.

Podría decirse, que este es uno de los primeros y más formales escenarios de la obra artística de Kusama, ya que incluye el cuarto tapizado de imágenes de la misma barca en fondo negro, exactamente novecientas noventa y nueve impresiones que se suman a la barca física para lograr el millar.

El número mil, en algunas culturas modernas representa el infinito.

Decir mil, o representar algo repetidamente un millar de veces, es un símbolo que demarca lo incontable o indefinido.

En esta obra, y seguramente por esta precisa opción, Kusama desea sumergir al espectador en la sensación infinita de un bote en un mar de botes repletos de falos.

Al igual que “Sex Obssesion”, la primicia de la obra se fundamenta a través del símbolo más sobresaliente del hombre: el pene.

La artista desea hacer una crítica reflexiva sobre el mando en dirección del sexo masculino.

El Universo es una creación del mundo del hombre para el hombre, en el que la mujer está completamente borrada.

El macho es quien dirige el bote en un mundo de botes.

Es decir, el sexo masculino ha creado un mundo que no es realmente auténtico, pero sí lo suficientemente fuerte como para que de él desaparezca la mujer.

Infinity Mirror Room-Filled with the Brillance of Life
Infinity Mirror Room-Filled with the Brillance of Life

Kusama’s Self-Obliteration.

En una pequeña sala se exhibe este cortometraje, que muestra parte de la vida artística de Kusama en Nueva York.

En este corto filme, la artista recorre de paseos en la naturaleza hasta orgías sexuales.

Un corto y joven material cinematográfico en el que se descubre parte de los modos de trabajar de Kusama, las ideas que generan el abarcamiento del rededor impregnado con puntos o elementos reproductivos absorbentes como hojas de árbol.

Vemos como puntea un caballo o un gato, como también entierra a un hombre desnudo bajo hojas de plantas.

Ambos claros mensajes fundamentales de su obra, ya que primariamente pretende obliterarnos en el Universo, creando una imagen del macro cosmos a nuestro nivel de visión.

Mirar las estrellas, puntos del Universo, en una pared o el tronco de un árbol.

Otro aspecto interesante es el curioso método que utilizaba para pintar en tela en aquella época; sumergiendo el lienzo y dejando caer las gotas de pintura.

Un trabajo no muy limpio ni consistente, que quizá solamente se proyecta de nuevo como una muestra de la conexión natural que espera la artista con el arte.

Por último, y como tema interesante en la obra de Kusama, que ciertamente le valió fama en la capital artística de América del Norte, aparece un breve recorrido por algunos “happenings” llenos de desnudos y pintura.

El fundamento de estos eventos era crear una conciencia de liberación que promoviera, como el título del filme lo indica, la obliteración propia.

El enfrentamiento del ser humano hacia la obliteración, debe hacerse desde el estado más primitivo, precisamente buscando el cambio en el origen propio.

Lo que resulta de ello es la desnudez y desenfreno animal, a través de un panorama de carne fláccida y puntos corridos por el sudor y las manos mezcladas.

El resultado entonces, estaba basado en la confrontación de traumas, a través de un trauma, o una serie de ellos.

El filme es una interesante postura en la que se descubre parte en movimiento de su obra, mas sin dejar nunca un espacio al cambio de estilo, lo cual indica directamente que para finales de los sesentas, Yayoi Kusama ya podía ser considerada una gran artista, porque había alcanzado lo más difícil, un estilo propio.

3.3-Infinity Mirror Room-Filled with the Brillance of Life
3.3-Infinity Mirror Room-Filled with the Brillance of Life

Infinity Mirror Room- Phalli’s Field.

El famoso cuarto que forma parte de la colección permanente del Museo Boijmans Van Beuningen 2, es un espacio pequeño con espejos en las paredes, un pequeño sendero para recorrer la mitad del cuarto, mientras lo demás del suelo está lleno de esculturas fálicas irregulares, impresas con sus también famosos, “polka dots”.

Sobre los puntos rojos en fondo blanco, que parecen ser la marca registrada de la japonesa, una suposición personal sobre su aparición, precisamente, y de nueva cuenta, en las formas fálicas.

Aunque mencioné un poco la intrusión sexual en la obra de Kusama, no he abordado directamente parte de los elementos feministas subliminales expuestos en su obra, que precisamente aparecen en este escenario.

Si antes el pene se imponía como una intromisión en todos los objetos identificados singularmente de uso femenino, apabullando y dominando; esta vez, bajo otra reflexión, la mujer es quien se impone sobre el hombre.

Tal vez la sustancial diferencia de existencia entre el hombre y la mujer, es que ella es el último portal para engendrar vida.

Y qué sino el rojo, la sangre, como símbolo pujante de nacimiento humano.

Aunque Kusama no tiene hijos, ha experimentado la menstruación y ese imperioso deseo del cuerpo por conjurar la vida, contra el otro símbolo del color blanco, que es el semen.

Así parece que los penes blancos son invadidos por gotas de sangre, óvulos muertos, pero potentes mensajeros de que la vida seguirá dándose por su imponente persistencia y repetición.

Lo anterior conceptualizado bajo el reflejo infinito de los espejos, afirma como la vida aparece y se confronta de manera indefinida.

Infinity Mirror Room-Filled with the Brillance of Life
Infinity Mirror Room-Filled with the Brillance of Life

I´m here but nothing.

Una de las peculiaridades más conocidas de Kusama, es que sufre un trastorno obsesivo compulsivo, enfermedad que la ha llevado a recluirse por las noches en un hospital psiquiátrico 3.

El trastorno que sufre la artista, la ha hecho experimentar alucinaciones de orden tal que ha sentido como millares de puntos invaden su cuerpo 4.

Este escenario, “I´m here but nothing”, representa la invasión espontánea de esos puntos que sintió Kusama recorrer por su cuerpo.

Un cuarto cualquiera acomodado al modo del curador, lleno de puntos fluorescentes bajo luces de neón, es el principio de la puntual brillantez que invaden el entorno.

Un recorrido abierto que es preludio de “The Obliteration Room”, en el que el espectador admira como un espacio urbano común, como lo es un cuarto cualquiera, se ve instantáneamente alienado con una serie de puntos.

Es un confrontamiento entre el ser humano y su cotidianeidad, un reinicio de hacer del punto un elemento, de nueva cuenta, obliterativo, basado en la obsesiva compulsión de llenar, al borde de la desaparición, los espacios comunes más básicos, que representan fundamentos sociales.

La peculiaridad de las luces, dan una sensación de suavidad, aunque realmente no puedes despegarte de lo común del escenario.

Aquí no se percibe un cambio sensorial físico importante en el espectador, quizá de ahí el título: “I´m here but nothing”.

Por supuesto que lo anterior no se interpone para reflexionar, a partir de la simpleza, en las percepciones invisibles que la cerrazón citadina no permite admirar.

Esos ligeros puntos de luz, que por ningún lado vemos, pero por todos lados existen.

3.5-Infinity Mirror Room-Filled with the Brillance of Life
3.5-Infinity Mirror Room-Filled with the Brillance of Life

Infinity Mirror Room- Filled with the Brilliance of Life.

Este cuarto, quizá de los más actuales, mandado hacer para el “Tate” en 2011 1, es uno de los escenarios mejor logrados, tanto por la hechura como por el concepto.

El acomodo de espejos es tan sobresaliente, transparencias colocadas una detrás de otra, que efectivamente, dan la impresión del infinito, reproduciendo la imagen de quien está parado junto con las luces LED, decenas de veces.

El pequeño cuarto es un recorrido en zigzag, flanqueado por luces que cambian de color, colgadas al techo.

En las paredes espejos, y en el piso, agua.

Demás decir que el escenario parece una transportación sideral, que precisamente evoca movimiento y traslación a partir del camino que marca el recorrido.

El patrón en zigzag es difícil de afianzar, pero puede deberse a la propiedad curva del Universo, en el cual absolutamente nada, ni siquiera la luz, logran la perfecta rectitud.

Otro elemento fundamental de la obra, como ya lo mencioné, es el agua, primer espejo para el ser humano.

Importantísimo que sea este elemento el que fundamente a partir del suelo, el reflejo infinito en el que nos sumergimos.

En lo personal, aunque imposible de exponer, hubiera sido más significativo llenar el escenario de agua, y permitir que el espectador caminara a partir de esa conexión acuosa, sin ningún patrón, a través de los brillos infinitos de vida.

Sobre el título, la luz representa vida, porque representa esperanza.

Finalmente, y de nuevo jugando con escalas, nosotros somos puntos dentro de otro punto, en una serie infinita de puntos que brillan en el vacío infinito del Universo.

Obliteration Room
Obliteration Room

Últimas Pinturas.

Kusama afirma que si dejará de pintar un día, se suicidaría 4.

La pintura, la mantiene con vida, y con el suficiente cansancio por pintar tantos patrones semejantes, que por las noches, que es cuando no pinta, solamente le queda descansar o ser vigilada en el hospital.

Esta serie de lienzos, cuenta con diversidad de colores y formas, rayando en el terror onírico, que pueden acercarnos al misticismo que rodea, incluso su literatura.

Aquellas redes infinitas y suaves, podrían decirse minimalistas, son contrastadas con decenas de ojos, formas celulares, puntos y colores estrambóticos.

De lo que personalmente más agrada en esta serie, es el primitivismo en sus trazos y conformaciones, todas irregulares y repetitivas hasta el agotamiento.

Un sentimiento, escribiré de retroceso, aunque no acertando en el término, mas sí en la vereda que está dejando Kusama, que como todo gran artista, experimenta el regreso a lo original, aunque parezca disfrazada de elementos cargados.

The Obliteration Room.

The Obliteration Room”, es un acercamiento al público, y una invitación para intentar conceptualizar toda la obra de Yayoi Kusama, en tres de sus fundamentos:

1.- El punto.

2.- La repetición.

3.- La obliteración.

De nueva cuenta la experiencia momentánea no es el enriquecimiento que concluye la intención, sino la reflexión posterior a él.

No borras nada o anulas algo del ser en el momento, sino en el resguardo de la experiencia, la reflexión posterior de ella, y la transfiguración metafísica del espíritu en un humilde punto, poco aditivo, casi nulificado, mas nunca eliminado del equilibrio esencial y perfecto del Universo.

Conclusión.

Brevemente concluyo esta opinión con una reflexión interesante de Kusama, que por cierto, seguramente desde sus primeros años de madurez convirtió en credo:

“I was under the spell of the polka dot nets. Bring on Picasso, bring on Matisse, bring on anybody! I would stand up to them all with a single polka dot!” 5 .

Lo mínimo, sea un punto, una línea, o una forma básica, no son el origen.

El origen es la búsqueda descriptiva del uno mismo creado y reflejado en la sociedad, la obliteración personal de ello hasta encontrar la auténtica individualidad, esa que es totalmente misteriosa, llena de puntos o de uno solo, monocromático o multicolor, pero siempre propia, auténtica y verdadera; por lo tanto infinita y eterna.

Recursos en línea:

1.- Obsesión Infinita. Yayoi Kusama. Museo de Arte Contemporáneo Rufino Tamayo. Disponible en http://museotamayo.org/modulario/canal/video/yayoi-kusama.-obsesion-infinita . Diciembre 2014.

2.- Mirror Room Yayoi Kusama – Infinity Mirror Room – Phalli’s Field. Art Museum Boijmans Van Beuningen. Disponible en http://www.boijmans.nl/en/7/calendar-exhibitions/calendaritem/913/mirror-room-yayoi-kusama . Diciembre 2014.

3.- Did You Know Yayoi Kusama Actually Lives in a Mental Institution?. Blouin ArtInfo. Disponible en http://blogs.artinfo.com/artintheair/2012/01/09/did-you-know-yayoi-kusama-actually-lives-in-a-mental-institution/ . Diciembre 2014.

4.- Obsesión Infinita. Yayoi Kusama. Un film de Martín Rietti. Canal Museo MALBA. Disponible en https://www.youtube.com/watch?v=J_Ppf-B9AuQ . Diciembre 2014.

5.- Yayoi Kusama and the Art of Infinity. David Galenson. Huffpost Art and Culture. Disponible en http://www.huffingtonpost.com/david-galenson/yayoi-kusama_b_1173265.html . Diciembre 2014.

Crédito Fotográfico:

* Karyna Illescas Madariaga. Exposición Obsesión Infinita: Yayoi Kusama. Museo de Arte Contemporáneo Rufino Tamayo. México, D.F. Noviembre 2014.

Anuncios

Un comentario en “Obsesión infinita”

  1. “I was under the spell of the polka dot nets. Bring on Picasso, bring on Matisse, bring on anybody! I would stand up to them all with a single polka dot!” Me encantó la frase de la artista. Gracias por compartir con nosotros un artículo en el que pudimos apreciar un poco más en que consistían sus obras. Me encantó!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s