Walter Benjamin - Imagen Pública

Angelous Novus, el momento de alejarse

Walter Benjamin - Imagen Pública
Walter Benjamin – Imagen Pública

por Gerson Tovar Carreon

Sugar man you’re the answer
That makes my questions disappear
Sugar man ‘cos I’m weary
Of those double games I hear

Sixto Rodríguez (1970)

El presente ensayo es un breve acercamiento, una primera interpretación, al pensamiento de Walter Benjamin en su obra Tesis sobre la Historia y otros fragmentos. Si bien, esta obra es inacabada, incompleta y compleja, también significó la preocupación de Benjamin por el hombre y su camino hacia las totalidades (nazismo, fascismo, socialdemocracia, etc.). Sin embargo, la mayor preocupación de Benjamin fue el materialismo histórico de su tiempo y cómo debería concebirse un nuevo relato histórico de ruptura y redención (historiografía mesiánica) ad hoc al pensamiento crítico que caracterizó a la posguerra.

Benjamín, polémico e incomprendido, fue la figura de genialidad adelantada a su tiempo. Un verdadero pensador crítico y revolucionario. Benjamin fue poco reconocido e incomprendido entre los intelectuales de la época, y aún más hoy se desvalora sus contribuciones a la teoría estética y al marxismo occidental. La obra de Benjamin es perdurable e influyente, y su obra Tesis sobre la Historia es un compendio de pensamientos, un borrador sobre el concepto de historia o una serie de cartas a su amigo Bertolt Brencht, a saber sobre la finalidad y el misticismo que rodea a esta obra.

Las reflexiones contenidas en esta obra son una caída libre, una imagen dialéctica, un asunto del revelar con claridad el fetichismo de la sociedad moderna, la sociedad del espectáculo. Se nos presenta como una obra fresca sobre el concepto histórico y político del individuo. Reflexiones sostenidas tenuemente para los no-iniciados, y críticas sólidas para los iniciados, así el pensamiento mesiánico de benjamín abre para los primeros una suerte de testimonio claro-obscuro, que revela todo, y todo se le escapa. Y para los segundos un manantial de conocimiento inagotable, que a pesar de la distancia temporal con la obra y el autor, es un conocimiento revolucionario que en sus entrañas nos demuestra que no existe la homogeneidad del hombre ni del tiempo, sino seres dinámicos y contradictorios.

Walter Benjamin - Imagen Pública
Walter Benjamin – Imagen Pública

El pensamiento de Benjamín se revela lejos del tiempo vacío, de la revolución institucional y la historia lineal. La caída libre hacia el Benjamín crítico es la revelación de una nueva forma de concebir la realidad fetichista, es en sí la crítica al progreso. Al respecto Benjamín (2005) señala:

“La idea de un progreso del género humano en la historia es inseparable de la representación de su movimiento como un avanzar por un tiempo homogéneo y vacío. La crítica de esta representación del movimiento histórico debe constituir el fundamento de la crítica de la idea de progreso en general.” (29)

La idea de progreso se nos muestra, como unamejora a la realidad humana en la concepción oscura del tiempo. Sin embargo, dicho concepto no se acerca ni de la forma más remota a esa pretensión, es una ilusión. El materialismo, por otro lado, solo está dispuesto a “solo está dispuesta a “percibir los progresos del dominio sobre la naturaleza, no los retrocesos de la sociedad.” (26).

Y es entonces donde se levanta la crítica, en el hecho de presentar al progreso como el “huracán” que levanta ruinas a nuestras espaldas y compromete a la historia a un continuum conformista.

El ángel tiende sus alas y nos invita a volar, a seguirlo, a conspirar contra la idea de historia lineal y homogénea. Para nuestra suerte, el ángel lanza su crítica bajo el manto de la razón en contra de la historia universal y a favor de la revolución mesiánica. La revolución es transformación, es “el manotazo hacia el freno de emergencia que da el género humano que viaja en ese tren.” (40).

Para Benjamín, la revolución se extiende más allá de los limites, es inacabada detiene la locomotora para despertarnos, nos hace ver el peligro en nuestras vidas, nos hace sujetos de nuestra historia.

En Benjamín, el hombre tiene la suerte de ser sujeto de su historia entregado a través de imágenes dialécticas, destellos salvadores que nos liberan del tiempo vacío. El Benjamín teólogo se refiere a estas imágenes como mesiánicas que rompen con el continuum de la historia y nos hacen saltar de ella creando una discontinuidad. El tiempo discontinuo es el tiempo redentor proyectado a momentos de salvación.

Walter Benjamin - Imagen Pública
Walter Benjamin – Imagen Pública

Benjamín propone una nueva historiografía, un nuevo relato mesiánico alejado de a historia universal, esas historia uniforme y global que se a tiende a los círculos de poder y a la idea de tiempo vacío. Se propone entonces la redención en un tiempo discontinuo, y así proyectar los momentos de salvación, momentos para recordar a nuestros muertos, redimirlo y defenderlos. “la historia, dice benjamín, no sólo tiene la tarea de hacerse de la tradición de los oprimidos, sino también de fundarla.” (64).

Benjamín propone no solo una nueva narrativa histórica, sino una nueva base para una realidad redentora.El Ángel de la historia nos deja en Tesis de la historia y otros fragmentos sus últimas e inacabadas críticas y reflexiones sobre la brutal homogenización del hombre de mediados del siglo XX. Pensamientos que bien podría adecuarse al horizonte del siglo XXI. Nos deja con la crítica al materialismo histórico, pensado como una dialéctica entre presente y pasado; así como la mirada a contrapelo, como diría Fernando Matamoros, “una experiencia para mirar en el interior de procesos y materialidades del imaginario de la lucha”. Benjamín nos muestra un camino agrio, que debe ser remido por la historia mesiánica, escrita por hombres heterogéneos y contradictorios.

Como se ha dicho al principio del texto, esto es un primer acercamiento al discurso plasmado de Benjamín en Tesis sobre la historia.Jesús Aguirre (1999) señala que “el contenido de un texto de Benjamín nunca es doctrina. A lo cual contribuye que las vías por las que el autor logra ese cometido jamás son las del énfasis que afirma…” (16). El carácter inacabado de la obra de Benjamín hace que a veces se le lleve a donde nuca ha ido, a donde nunca estuvo. Pero es este mismo carácter inacabado que le da su quintaesencia a Benjamín; generando una condición de vitalidad y dinamismo fuera de cualquier ideología filosófica y política.
Bibliografía

Benjamín, Walter (2005). (Trad.y prólogo de Bolívar Echeverría), Tesis sobre la Historia y otros fragmentos, México, Editorial Contrahistoria.

Benjamín, Walter (1999), (trad. y prólogo de Jesús Aguirre), Poesía y Capitalismo, Iluminaciones II, España, Editorial Taurus.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s