Jesús Tapia y Francisco Coca - Fotografía de Jessica Tirado Camacho

El divorciado, poniéndole una cara a la derrota

Tour Mamá, préstame dinero - Cartel
Tour Mamá, préstame dinero – Cartel

por José Luis Dávila

Si la vida está llena de hombres comunes, ¿por qué no hablar de ellos? Se encuentran entre nosotros, esperando a ser contados, a veces en las calles, frente a sus televisores, sentados en algún parque, o en un bar, derrotados conviviendo en su hábitat natural, o lo que creen que es su hábitat natural. A veces también se los encuentra al verse en el espejo, se los reconoce en el rostro propio, y entonces no queda más que reír. La risa, se puede decir, es parte de la expiación por ser culpable de aceptar a la derrota como nuestra forma de vida y sentirse bien al respecto. Pero al final, al igual que Eusebio Ruvalcaba, yo creo que la derrota es más sincera y que de ella parte la grandeza, porque cualquiera puede tener éxito y disfrutarlo, pero no todos son capaces de encontrarle el gusto al amargo sabor a cerveza del fracaso.

Aquellos que logran encontrarse con su derrotado interior, y abrazarlo fraternamente, son pocos. Uno de ellos es Jesús Tapia, director y guionista de El Divorciado, una nueva serie web que está haciendo gira por varios cafés de la ciudad, como quinceañera a la que todos los chambelanes invitan a salir. Y no es porque sea una buena serie, que lo es, sino porque conecta con la gente de primera intención. El divorciado es, pues, esa quinceañera que está chida, pero aparte de estar chida, como que tiene la sonrisita coqueta y la forma de saludar, así, de beso en la mejilla pero “sin querer” casi rozando los labios.

Jesús Tapia y Francisco Coca - Fotografía de Jessica Tirado Camacho
Jesús Tapia y Francisco Coca – Fotografía de Jessica Tirado Camacho

La historia que Tapia cuenta es la de cualquiera que se queda abajo en la cadena alimenticia de las expectativas, de un Carlos (interpretado por Francisco Coca) que podemos toparnos a la vuelta de la esquina, con problemas que muchos no ven como problemas sino como parte del día a día. Es la manera de contarlos, la perspectiva del derrotado hablando de la derrota, lo que hace a esta nueva propuesta una original forma de tocar el tedio de la cotidianidad.

En fin, recomendable para poder vernos y ver a nuestros conocidos en cada escena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s