Naguib Mahfuz - Imagen Pública

El callejón de los milagros

Naguib Mahfuz - Imagen Pública
Naguib Mahfuz – Imagen Pública

por Emanuel Bravo Gutiérrez

Basta un día para ejemplificar la vida de una persona, basta un gesto para resumir la complejidad de una  emoción. Borges comenta que la vida de un hombre puede resumirse en el momento en que se da cuenta de quién es. Para Naguib Mahfuz basta la vida cotidiana de un callejón para resumir las facetas del hombre, basta un callejón para sintetizar los conflictos del mundo moderno.

Nuestro escenario es el callejón de Midaq que se encuentra dentro del exótico bazar de Jan el-Jalili en la ciudad de El Cairo. Es fácil imaginarse los puestos de té, café, narguiles, alfombras, lámparas y vasijas. Esto es Midaq, un microcosmos, una sociedad cerrada a la cual penetramos con mirada de voyeur, espiamos la vida cotidiana de sus habitantes y en cuestión de pocas páginas nos sentimos huéspedes más del callejón. 

Nos encontramos con una novela coral,  en cada capítulo conocemos con nuevos personajes,  argumentos que se van desmadejando en intricados laberintos y se entrelazan con las agujas del azar y la casualidad. ¿Qué es la novela de Mahfuz?, es un mosaico lleno de arabescos narrativos, una descripción  realista del Egipto de la Segunda Guerra Mundial, un inventario de la burguesía árabe, un retrato del pensamiento islámico.

Naguib Mahfuz - Imagen Pública
Naguib Mahfuz – Imagen Pública

“Si quieres ser universal pinta tu aldea” dice Chejov, Mahfuz pinta un zoco egipcio, que a primera vista pertenece a un contexto distante, sin embargo, su maestría reside en revelar el núcleo del alma humana, les arranca  los disfraces y velos a los comportamientos y los gestos. Esta característica permitió que en 1995 fuera adaptada por Vicente Leñero en la película igualmente titulada “El callejón de los milagros” con las actuaciones de Salma Hayek, Ernesto Gómez y Bruno Bichir.

El uso de varias perspectivas que es propio de la nouveau roman francesa dota a la obra de Mahfuz de gran vivacidad y dinamismo, sus personajes entran y salen, algunos más independientes de otros, procedimiento que nos recuerda vagamente a la novela de George Perec “Vida: Instrucciones de uso”, pero sin llegar a ese paroxismo.

Naguib Mahfuz - Imagen Pública
Naguib Mahfuz – Imagen Pública

Aunque si nos detenemos más en este procedimiento, en esta filigrana narrativa nos encontramos con un procedimiento propio de Las Mil y Una Noches, Mahfuz se convierte en la  Scheherezada que entrelaza los destinos de sus criaturas en cada página, nos encontramos a la hija rebelde que quiere escapar del destino impuesto por su madre, el empresario demasiado ocupado en sus negocios para poder vivir, la senil viuda que aún tiene deseos de ser feliz, el vendedor de café cuya pasión secreta lo llevará a los menoscabos de la humillación, el adolescente idealista y con planes para el porvenir,  la casamentera que conoce al dedillo la vida de sus vecinos, todo con gran naturalidad, de forma espontánea Mahfuz  nos revela la vida secreta que se esconde detrás de una puerta, de una ventana semicerrada, de una conversación oída a través de una rendija, de un  rostro oculto tras el velo de la noche. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s