ANUARIO-IMAGEN PÚBLICA

Anuarios y clichés gringos que no funcionan en mexicanos

ANUARIO-IMAGEN PÚBLICA
ANUARIO-IMAGEN PÚBLICA

 

Por Carolina Vargas

Para Lydia

Permítanme ponerme un poco sentimental y es que todo se debe a un sueño que tuve; quiero contarlo porque rara vez recuerdo lo que sueño y aprovecho este espacio para inmortalizarlo un poco ahora que todavía lo tengo claro.

Tenía de nuevo 28 años, porque en mi sueño todo lo que ocurría era un recuerdo de mi yo cougar y como es común en los sueños, vivencias, personas y situaciones se mezclan para formar una realidad completamente diferente en este caso un reencuentro de ex alumnos y en esta reunión ficticia confluyeron algunos de mis ex compañeros de secundaria, mi grupo de amigos de la prepa y uno que otro de la universidad, detalle curioso, al igual que en las películas mexicanas en mi sueño también está involucrado uno de los Bichir.

Todo giraba alrededor de mi reencuentro con mi grupo de ex amigos, porque desde hace años –y esto es una realidad- no los veo, incluso a casi todos les he perdido un poco la pista ni siquiera por Facebook, quizá con la única persona de ese grupo –al que amo tanto- con la que siempre he estado en un contacto relativamente constante es mi amiga Lydia, quien ahora está viviendo en Hamburgo, Alemania, y sobre ella puedo hablar tanto pero lo que más tengo que agradecerle es que fue la primera amiga en un sentido más amplio que tuve –y que tengo-; mi grupo de amigos es muy pequeño la mayoría son hombres nunca me he llevado muy bien con mi género, porque entre mujeres somos medio perras y envidiosas entre nosotras, con Lydia se rompió esa regla.

La cosa es que estaba ahí, sola, esperando ver alguna cara más que conocida, un rostro amado, ahí comenzó un freak show de malos recuerdos, de anécdotas, reencuentros y una declaración amorosa totalmente inesperada –ahí entra el sujeto Bichir-, me enfrenté al hecho fundamental de contestar esa incómoda pregunta ¿Soy la persona que esperaba ser hace diez años? La respuesta es POR SUPUESTO QUE NO, porque nadie proyecta lo malo y porque cuando idealizamos un futuro nos olvidamos un poco del presente y de las personas que pueden influir lo queramos o no en nuestras vidas, si tomáramos un poco en cuenta estos pequeños detalles quizá y solo quizá, la proyección de nuestro futuro sería ligeramente parecida a la que nos toca en la realidad, pero advierto…es solo una pequeña probabilidad. En mi caso muchas de las personas con las que me involucré hace 13 años, fecha en la que inicié la preparatoria, ya están más que fuera de mi vida, así que consideren el factor humano dentro de sus proyecciones y luego me cuentan que tal les fue.

Me dio gusto ver tantos rostros queridos, saber que en mi subconsciente siguen vivos, gratamente recordados y siguen siendo muy amados.

CHAT FACEBOOK-IMAGEN PÚBLICA
CHAT FACEBOOK-IMAGEN PÚBLICA

Pero se acabó el momento cursi y vayamos a lo realmente importante y el motivo por el que escribo esto. Al momento de despertar y quedarme con la sensación de los recuerdos y de alguna manera esa sensación del reencuentro, mi primer pensamiento fue WTF? Si bien es cierto que me dio gusto ver a mis amigos y a algunos conocidos, también vi a mucha gente indeseable que me siguen provocando las mismas nauseas que en aquel entonces y que me escupo a mí misma por darle tanta importancia a tanto hígado indeseable.

Pero vayamos por partes, primero ¿Qué diablos es una reunión de exalumnos? Les cuento, el lugar donde el morbo por la miseria humana se muestra de forma vil y descarada, muchos sacan su lado hipócrita o les da solo por mentir, eso es lo que me han contado y porque no decirlo también es parte del cliché, porque les confieso, nunca he ido a una reunión de esas, las evito a toda costa porque no me gusta fingir. Pero partiendo de mi experiencia ficticia, les puedo decir que no me quedaron ganas de experimentarla de nuevo, ya sea de manera real o de mentiras ¡NO parfavar!

Les cuento, vas a que todo mundo te haga preguntas incómodas y anacrónicas porque claro, como son personas a las que hace años no ves y con las que nunca te llevaste no tienen idea de tu vida y obvio no hay empatía ni tema de conversación eso por un lado; por el otro darte cuenta de lo que siempre supiste y te negaste a aceptar: el niño que te encantaba en la secu era un loser, estaba horrible y a la fecha ves que sigue igual, con el aderezo de unos 30 kilos de más varios hijos con diferente mamá y un empleo que tú no hubieras aceptado ni a los 17 años y sorpresa ya tenemos casi 30. Por otro lado ves a las flacas engordar, a las gordas adelgazar, a los losers más losers, a los nerds como subempleados, ejércitos de Godínez, amas de casa frustradas y el clásico “como hemos cambiado” lo cual es mentira porque te das cuenta que de ser los chamaquitos pendejos y desubicados pasamos a ser los adultos escatológicos y locochones cercanos a la transición del cambio de dígito.

Matrimonios, divorcios, hijos, solteros, graduados, fracasados, freelancers y patas de perro, pero en definitiva el denominador común de todos, es que ni en nuestros más locos debrayes nos habríamos imaginado lo que hoy por hoy somos.

Quizá lo más duro es enfrentar lo evidente, ya no somos niños ni adolescentes, somos adultos y lidiar con esos viejos sentimientos de amor, odio, rencor envidia o lo que sea es absurdo, añejo, humano e inevitable, por eso cuando ves a la tipa que tanto te cagaba en la prepa y darle ese “hola” cargado de hipocresía es una de las escenas más absurdas, y creo que en eso se definen esta clase de reuniones ¿Para qué sirven? No tienen ningún sentido, tus amigos serán tus amigos siempre y podrás estar en contacto con ellos de alguna manera, pero si nunca fuimos amigos ni tuvimos nada en común, independientemente si me caían bien o no ¿Cuál es el punto de reunirte con fantasmas del pasado? ¿Por qué nos aferramos tanto al pasado? Situaciones y épocas que ya no volverán, quizá de aquí parten muchas de nuestras neurosis, revivir lo que no pudimos, vencer la inseguridad y el miedo que nos dio nuestra edad e inmadurez y que a la distancia lo vemos como torpeza, cuando es algo perfectamente normal ser torpe y estúpido cuando no se tiene mucha experiencia, aferrarse a otros tiempos que se nos antojan mejores por el simple hecho de evadir el presente. Les tengo noticias el mejor tiempo es hoy porque es sobre el único que tenemos cierto control, buscar revivir viejos tiempos, sean mejores o no,  es la raíz de nuestro melodrama como sociedad…el eterno síndrome del conquistado ampliamente conocido y que no tiene caso tocar.

CRISTO DE LAS NOAS-IMAGEN PÚBLICA
CRISTO DE LAS NOAS-IMAGEN PÚBLICA

Para cerrar esto me gustaría decir que efectivamente guardo bellos recuerdos de mi adolescencia, que hay personas muy queridas y amigos entrañables que me acompañan desde esos tiempos, que por circunstancias muy pero muy personales me aleje de mis amigos y es algo de lo que todavía  me cuesta mucho trabajo hablar, por lo mal que maneje las cosas. A mis ex compañeros de la Técnica #1 en Torreón, mis amigos en LUZAC, a la generación ’03-’08 de la Facultad de medicina de la UA de C con ustedes crecí y una parte de mi vida se formó, mentiría si dijera que me acuerdo de todos, de la misma manera en la que muchos de ellos no se acuerdan de mí, pero para la gente de la que tuve la fortuna de conocer y de llegar a querer, les digo: jamás me inviten a una reunión de ex alumnos, si quieren que nos veamos mejor vamos por un café o algo así, evítenme la pena de decirles a la cara que no, el resto, no sé ni quienes son así que pueden ahorrarse la molestia…de nada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s