Hecho en México - Póster

Hecho en -ojalá no, pero sí- México

Hecho en México - Póster
Hecho en México – Póster

por Andrea A. Rivas

Dos años tardé en ver la cinta, largometraje, pseudo-documental o mega-videoclip del director Duncan Bridgeman, Hecho en México, y no. No. No…

Pero a ver, es que hay que analizar un poquito qué es lo que está pasando porque esto no puede ser. Vamos allá.

Esta curiosa dicotomía que Bridgeman presenta en la que lo folklórico es lo bueno y el resto lo malo, lo pervertido, lo gris, lo tachable… me parece tan absurda como hipócrita, siendo este un “documental” con producción de Emilio Azcárraga.

Pero no podemos decirlo a la ligera. Es un gran problema, planteado ya desde hace muchísimos años, el de la identidad del mexicano, y es que seguimos neceando, por un lado, sintiéndonos bien nativos, hijos de Quetzalcóatl, españoles-hijos-de-la-chingada-que-vinieron-a-jodernos y por otro lado, viva el rock, viva mi iphone 20, viva mi té ultra nice importado de tierras exóticas y el chocolate suizo es más chingón.

Hay una escena particular en la no pude evitar reír: tomas de Amandititita y unos hipsters cuya agrupación o procedencia desconozco y los cuales, además de los lentes claramente no-made in Tepito, poseen y hacen uso de una brillante y blanca Mac. Esta escena precede a la canción que canta “tan lejos de Dios, tan cerca de United States…” …¿Neta? ¿Sí hubo un encargado de edición? O simplemente saben que el público mexicano suele ser un público mediocre que no analiza lo visto y se siente contentísimo creyendo que es súper intelectual cuando le ponen un filme masticado que hace sentir que se piensa, que se es crítico y entonces se conforma con aplastarse con palomitas a engullir y aplaudir la información absurda que les entra por la córnea?

Hecho en México - Fotograma
Hecho en México – Fotograma

El mexicano del filme no tiene idea de quién es. Intenta defender la identidad de indígena y se aleja de la identidad del ciudadano; nos dividimos en vez de hacernos parte de la unidad de una cultura polifacética, híbrida y completa. Porque además de mentar madres el consumismo patrocinado por nuestros vecinos de gringolandia, nos encanta tener Converse y ver a Woody Allen, ¿o qué no..? Las culturas ajenas no son tan ajenas, nos componen también, se vuelven parte del imaginario colectivo que nos hace ser los mexicanos que somos, nos guste o no nos guste. Que Hecho en México no venga a decirnos que sólo el mexicano es chingón cuando necesita pedir la actuación de Adanowsky en el metro para completar su filme, cuando filma con tecnología, estoy segura, no hecha en México y cuando presenta realidades tan ambiguas como falsas de un México donde Diego Luna y Chavela Vargas son las autoridades máximas que firman nuestro destino como paisanos.

Entre los tantos absurdos presentados en el filme se encuentra el del dinero. Hay una victimización del mexicano, afirmando primero que no necesita el dinero para ser feliz, quejándose luego de su pobreza a causa de los que tienen el poder… De nuevo la identidad. Mexicanos víctimas. El dinero termina pintándose como un inalcanzable y al mismo tiempo, símbolo del mal…

Hay ocho millones de escenas, temas y asuntos de este documental en torno a los que podemos hacer polémicas, pero no. El punto no es que venga yo a decirles cada razón por la cual creo que Hecho en México es un trabajo nefasto, el chiste es que, si lo miran, lo hagan con ojos críticos y no contentos con todo el intelectualismo falso con que se anuncia.

Y qué les digo. La cosa es que nos han metido en la médula esta cuestión de no saber quiénes somos ni a dónde vamos y en vez de mirar todos estos conflictos como algo que está, los miramos como algo intocable, terrible. La globalización está, así como está la maravilla de nuestras tradiciones, lo nefasto de este “documental”, trágicamente, también está y la única pregunta que verdaderamente debería ocuparnos es, ¿qué vamos a hacer con esto? ¿Cómo vamos a usarlo..?

Hecho En Mexico - Todos  los pósters
Hecho En Mexico – Todos los pósters

Ficha técnica

Hecho en México
(México, 2012)
Dirección: Duncan Bridgeman
Con: Daniel Giménez Cacho, Diego Luna, Juan Villoro, Julieta Venegas, Kinky, Lupe Esparza, Rubén Albarrán, Adanowsky, Lila Downs, Laura Esquivel, Los Tucanes de Tijuana, Tito Fuentes, Elena Poniatowska
Guión: Duncan Bridgeman
Fotografía: Gregory W. Allen, Lorenzo Hagerman, Alexis Zabé

NOTA: Por amor del santo al que le recen, que se entienda que no pretendo hacer un juicio sobre la existencia de ningún artista presentado por el filme. La crítica es a la dirección, producción, etc, y no a los juicios individuales de los sujetos que aparecen en él.

Anuncios

Un comentario en “Hecho en -ojalá no, pero sí- México”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s