Especial

Miriam Medrez/ Cuerpo Ausencia Hilvanando identidades

Especial
Especial

por Mathieu Branger

La Capilla del Arte continua su exploración de la creación contemporánea con la presentación del trabajo de la artista mexicana Miriam Medrez. La exposición Cuerpo ausencia, hilvanando identidades muestra el trabajo mas reciente de la artista de Monterrey, sobre el tema de la identidad y de la feminidad con maniquís y vestidos de telas intervenidos con diversos materiales y varios textos bordados.

La Capilla del Arte, ubicada en la parte alta del antiguo edificio de las Fabricas de Francia, en la calle 2 norte, es el espacio cultural de la UDLAP, y tiene como vocación vincular el arte, en todas sus modalidades con la comunidad, trayendo a Puebla proyectos novedosos, ambiciones y de gran alcance.

En esta ocasión, se trata de Miriam Medrez artista bien conocida del mundo del arte, con una larga trayectoria, que radica en la ciudad de Monterrey, donde produce la mayor parte de sus obras. Desde los años ochenta empezó a trabajar formas orgánicas, inspiradas en lo vegetal ,o en lo animal, para dar vida a grandes esculturas, que integran también en su mayoría figuras humanas. Medrez es una artista polifacética, muy reconocida pero discreta, que traza su propio camino, sin dejar de pensar el arte como una experiencia que incluye al espectador, lo involucra.

La exposición de la Capilla es importante porque nos muestra una nueva linea en el trabajo de la artista, con esculturas ya no de barro sino de tela y de bordados. La tela es un material femenino, frágil, que sirve en este caso como punto de partida para presentar el cuerpo de una mujer, Miriam Medrez, y proyectar estados, realidades o fantasías, pero siempre de manera directa.

Miriam Medrez
Miriam Medrez

En los maniquís de tamaño natural, existe un tensión entre un mundo interior y la realidad social, entre cuerpos reconocibles y elementos que brotan, que saltan a la vista y son expresiones de la subjetividad de una mujer o expresiones sociales, sin eludir el dolor, el sexo, el cansancio del cuerpo. Se profundiza todavía mas esa relación con la serie de vestidos invertidos, en los cuales quedan solamente vestidos vaciados de cuerpo. El espectador se encuentra, al igual que en una exposición de moda con grandes envolturas tejidas, pero si se acerca se tiene que afrontarse con imágenes bordadas de mujeres desnudas expuestas en su intimidad.

Es más que un trabajo de creación de objetos artísticos, es la reconstrucción de un imaginario, a través del vestido. Los maniquís de tamaño real, con o sin cuerpos, desnudos o descarnados, nos interpelan, de manera no tan ingenua, para saber que seria “ser mujer” y nos dejan sin embargo sin respuesta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s