Walter Benjamin - tomada por Germaine Krull

El concepto del aura en Walter Benjamin

Walter Benjamin - tomada por Germaine Krull
Walter Benjamin – tomada por Germaine Krull

Por Lizbeth Cervantes Neri

Benjamin Walter, en 1936, escribió La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica, donde podemos ver una estética influenciada por el materialismo histórico así como por los movimientos sociales y políticos, reflejando una teoría marxista y un amplio conocimiento de la historia del arte.

En la época de Benjamín el arte se encontraba en un cambio donde el valor de culto con el que propiamente el arte había tenido su origen se estaba transformando en un valor de exhibición. Esto partiendo de que en la historia del arte la obras siempre han tenido dos formas de verse: una de quien la produce y la de quien la consume.

En la primera, la obra de arte tiene un valor histórico por ser testigo y documento de todo acto ritual y acontecimiento del hombre, mientras que la segunda da a conocer una experiencia profana, es decir, que el hombre tiene una experiencia estética de la belleza.

Esta segunda forma de ver la obra de arte no se deriva de la primera, a pesar de que están unidas. Es decir que la experiencia estética no se deriva del valor de culto de la obra de arte, o bien, no de la objetividad de culto sino del objeto artístico. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la obra de arte tuvo su origen atado al valor de culto.

El valor de culto se mantuvo como un propósito en el nacimiento del arte, ya que el arte era dirigido para un acto ritual, mágico, de lo sobrenatural y sobrehumano; el propósito de hacer arte en sus inicios fue para experimentar una semejanza, unidad y contacto con lo religioso. La historia del arte y de la religión se mantenido unidas por medio de la política de los hombres que se mantienen al frente del pueblo. Aquellos hombres que tienen en su mano dirigir los ritos, conllevan un poder sobre el pueblo, poder que manifiestan en el arte.

La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica - Imagen pública
La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica – Imagen pública

Una de las formas en que se utiliza el arte es para educar al pueblo sobre la religión y de cada una de las formas en que se deben hacer los ritos. Otra de ellas es que la obra de arte pueda transcender más allá del tiempo y espacio, esto es, que tenga una conexión con lo desconocido al igual que lo espiritual.

Mientras, el valor de exhibición es aquel donde la obra de arte deja de ser transcendental en la historia, y sólo es creada para dar una experiencia estética al hombre, a la experiencia de bella que se tiene, a la forma u objeto de arte. El valor de exhibición al sólo proyectar experiencias por medio de la sensibilidad del hombre crea un acto profano y altera el origen del arte y valor de culto. Lo comienza a eliminar.

Es cuando comenzamos a ver en Benjamín que el valor de culto es parte del aura del arte, aura que es corrompida con la experiencia estética, pero que es lo que caracteriza esencialmente a la obra de arte con aura, haciendo que el mismo Benjamin afirme que 

“las obras de arte pueden compartir con determinados hechos naturales -, esta presencia, que sería lo cercano en ella, lo familiar, revela ser sólo la apariencia consoladora que ha adquirido lo lejano, lo extraordinario”

Así, al igual que Ludwig Klages, asevera que el aura es “el aparecimiento único de una lejanía, por cercana que pueda estar”, el aura debe ser irrepetible y singular, dando valor al lugar, momento acontecimiento, ritual donde fue hecha o para el que fue hecho, manteniendo una cercanía con lo espiritual o sobrenatural.

Teniendo en cuenta que la obra de arte con aura procede del valor de culto, sólo puede ser en una obra de arte autentica, no en replicas o copias. Ya que toda replica de la obra de arte es una profanación. La réplica o copia de obra de arte da a conocer un valor de exposición, corrompiendo lo único y singular de la obra, entregando a la obra al valor de exhibirse y otorgando la experiencia estética al hombre.

Walter Benjamin - Imagen pública
Walter Benjamin – Imagen pública

Sin embargo, la diversidad de la obra de arte no excluye el aura de la obra original, sólo la corrompe con las multiplicaciones de ella.

Pero, ¿qué es el aura? Benjamín la describe como “un entretejido muy especial de espacio y tiempo: aparecimiento único de una lejanía, por más cercana que pueda estar”; el aura siempre está presente en una obra de arte natural y única, pero Benjamín la da a conocer como una obra de objeto en la historia, con concepto y única, puesto que cuando la obra u objeto tiene replicas se corrompe y es consumida por la masa, dejando de lado todo valor de culto del que es desprendida el aura.

Es decir que el aura lleva a la cercanía con sobrenatural, lo que acerca al hombre con lo espiritual o con la esencia del objeto como del ritual e historia que pertenece. Ese objeto es la obra de arte natural o del hombre.

Anuncios

Un pensamiento en “El concepto del aura en Walter Benjamin”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s