Luna Escondida - Imagen pública

Luna Escondida

Luna Escondida - Imagen pública
Luna Escondida – Imagen pública

Por Jessica Tirado Camacho

Luna escondida es una comedia romántica que no tiene una propuesta realmente buena, por momentos está cargada de surrealismos mal logrados, de errores de continuidad y fotografía o de telenovelismos ya muy vistos, es decir, si no se busca más allá de la superficie es una película espantosa, pero tiene algo rescatable.

La historia es muy simple, Miranda es una mujer que quiere ser actriz, para eso se va a Los Ángeles a cumplir su sueño americano, pero pronto se da cuenta que las cosas no son como en las películas y se ve en la necesidad de hacer un “último trabajo” como actriz para regresar a México, pero ella no regresa al país lleno de violencia, corrupción y groserías sin sentido a la que recurren la mayoría de películas que buscan “realismo”, ella llega a un México colorido y sano.

Luna Escondida - Imagen pública
Luna Escondida – Imagen pública

Luna escondida puede verse como una metáfora del propio sueño americano que ha tenido el cine mexicano, muchas de las formulas para hacer películas vienen de clichés viejos en Estados Unidos, los efectos especiales también, pocas veces nos encontramos con argumentos originales o propuestas realmente novedosas, pero al igual que Miranda, Luna escondida regresa la mirada a México y lo presenta de una forma que pocas veces lo hemos visto en el cine moderno, las calles de Guanajuato, la dulcería y el taller de ceras, están preparados para ser admirados, es una película paisajista en todos los sentidos. ¿Parece falso? Sí, pero de eso se trata una comedia romántica, de endulzarlo todo, de mostrar lo mejor del mundo, de hacerte creer que el amor todo lo puede.

Luna Escondida - Imagen pública
Luna Escondida – Imagen pública

Desde los tiempos del cine de oro mexicano no se ha explotado la belleza natural de una ciudad como en Luna escondida y qué mejor pretexto para algo tan noble como el amor, desde el tráiler Miranda deja claro que regresa no porque haya visto que la vida en Estados Unidos no fue tan “alegre” como imaginaba, sino porque descubre que dejó todo lo que amaba por un espejismo, y tal vez si dejamos de ver las películas como si pretendiéramos que estamos viendo Hollywood seríamos capaces de ver la belleza de nuestro propio cine, encontrar esa luna escondida que está ahí.

Luna escondida es para los que gustan de las comedias románticas, o tal vez (y sólo tal vez) para aquellos que buscan un cine sano y paisajista.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s